Feb 18 2005
367 lecturas

Sociedad

Cuando es difícil ser un opositor pacífico

Aparecida en la revista Piel de Leopardo, integrada a este portal.

El caso Gutiérrez Menoyo es curioso. Residente en EEUU, en agosto de 2003 viajó a Cuba en compañía de su cónyuge y tres de sus hijos para visitar a familiares. No era la primera oportunidad que regresaba al país. Pero durante ese viaje decidió quedarse y buscar un estatus legal para sí y para la organización que dirige.

Desde entonces ha entrado y salido de Cuba en varias oportunidades con la anuencia del gobierno de la isla, que en todo momento “me garantizó que podría regresar…lo cual ha cumplido”, me dijo en una entrevistas meses atrás (ver “La vía de confrontación no contribuye para nada”, en Progreso Semanal -29 de julio-4 de agosto, 2004-.

Ahora una comunicación de OFAC (Oficina de Control de Activos Extranjeros) del Departamento del Tesoro de EEUU le advierte que puede ser procesado y condenado. ¿Qué está pasando con Eloy Gutiérrez Menoyo? ¿Por qué esta comunicación al único opositor al gobierno de La Habana que ha decidido abandonar el enclave miamense para residir en Cuba, a fin de “abrir espacios para la oposición pacífica e independiente”, como ha declarado?

Quizás la clave estriba en que su postura es independiente de Wáshington, no violenta y ajena a propiciar situaciones que justifiquen la intervención militar de la administración Bush.

Pero hay más, y es que probablemente en la persona de Gurtiérrez Menoyo se dirimen dos enfoques sobre Cuba: la vía de la confrontación y del desmantelamiento del sistema cubano -que es la política oficial de Wáshington- y la ruta del diálogo, las relaciones y los intercambios patrocinada por la Unión Europea y que fuera promovida por el actual gobierno español.

Gutiérrez Menoyo está muy vinculado a ese gobierno y al Partido Socialista Obrero Español (PSOE), a cuyos congresos ha sido invitado en más de una oportunidad. No existen discrepancias, sino una nítida identificación de enfoques entre Gutiérrez Menoyo y la actual política exterior de España hacia Cuba.

También puede que haya “un pase de cuentas”. En sus declaraciones públicas y sus actitudes, el disidente cubano ha ido desbancando a otros dirigentes de la oposición interna, a varios de los cuales ha catalogados como dependientes de la Sección de Intereses de los EEUU en La Habana.

Todas estas posibles explicaciones quedarían cojas si no incluyéramos que en el “caso Cuba”, como le llaman en las distantes oficinas especializadas, podría haberse planificado un diseño de policía malo/policía bueno, representado el primero por la administración Bush y el segundo por los europeos. Para implementarlo no es necesario que los europeos hayan participado del planeamiento, bastaría con saber que sus intereses y enfoques son diferentes para prever las movidas y beneficiarse de éstas sin pagar el costo político que un cambio público de agenda pudiera representarle al policía malo.

Abro este argumento como parte de un ejercicio de posibilidades, pero no creo en él. Las administraciones dogmáticas, y mucho menos los imperios, generalmente no son dados a los juegos finos y delicados.

Mis notas no son más que una suerte de introducción a la entrevista que acabo de hacerle a Eloy Gutiérrez Menoyo y que a continuación les reproduzco**.

 
-¿Cómo entiende usted esta notificación de las autoridades norteamericanas?

-Es incomprensible que me estén amenazando con 10 años de prisión después de haber estado 22 en la cárcel cubana, en un sistema que se las trae. Por otra parte, me sorprende que esta amenaza se pueda efectuar contra un opositor en los momentos en que el propio gobierno de los EEUU está pidiendo la liberación de todos los presos en Cuba.  Es una contradicción.

-¿Cómo explica el contrasentido?

EGM: Entiendo que en este momento se están definiendo dos vías. Una, que es la de la confrontación, que se ha seguido durante tantos años y que solamente ha contribuido a llenar las cárceles.  La otra, la vía de la solución pacífica que, por los menos, contribuye a poder vaciar las cárceles de la que yo soy un ejemplo vivo.  ¿Quién me sacó de prisión?  El presidente Felipe González, de España.  

Mediante la confrontación jamás me habría podido rescatar de las cárceles. Fue mediante el diálogo constructivo. Otro ejemplo: siendo Javier Solana Ministro de Exteriores de España, logró que yo me entrevistara con Robaina, cuando éste era jefe de la diplomacia cubana.

A partir de aquel entonces Cambio Cubano, que es la organización que yo presido, ha participado en numerosos encuentros internacionales donde ha habido delegaciones de alto nivel de Cuba, las que jamás han rechazado la presencia de Cambio Cubano. La vía pacífica sí abre puertas. Entonces, me pregunto: todas estas presiones, la carta que me han enviado, ¿a qué se deben?  

Pues puede ser que la política norteamericana siga secuestrada  por
determinados grupos del exilio.

-¿Por qué últimamente la derecha del exilio cubano-americano está centrando sus ataques en usted?
 

-Medio en broma, medio en serio, te digo que si después de recibir tantos millones del gobierno norteamericano durante tanto tiempo, pudiera demostrarse que la vía que yo planteo es la que conduce a abrir un espacio legal para establecer una oposición independiente, y eso lo logra Menoyo sin tener esos recursos, prácticamente sin un centavo.  Tienen temor a que sean cesanteados, porque el primero que reconocería que esa vía no sirve es el gobierno de EEUU.  

Así que cuando me envían esa carta estoy demostrando que soy un ente totalmente independiente. Y que mi línea molesta a mucha gente.

-¿Qué hechos le llevan a pensar que la política hacia Cuba está secuestrada por determinados grupos en Miami y que su línea política les molesta?  ¿Lo asocia con el portazo que el Ministro Moratinos de España dio a Jorge Más Santos y a otros directivos de la FNCA (Fundación Nacional Cubano Americana)?  ¿Lo asocia con la reciente reunión del ex jefe del gobierno español, José María Aznar con Mas Santos y otros dirigentes de la FNCA, a fin de reflotarlos por lo del portazo dado por Moratinos?

-Creo que hay que asociarlo con todo eso que mencionas y te agregaría otra que no que no debemos dejar de tener en cuenta.  El pasado año en Praga hubo una reunión de esos señores que tú mencionas y otros, y también estuvo el embajador Cason (jefe de la Oficina de Intereses de EEUU en La Habana); por cierto, desconozco a qué grupo de oposición representaba en esa reunión. En aquel entonces yo escribí un artículo titulado “Los dólares no compran primaveras”, el cual  molestó e irritó no solamente al Sr. Cason y a Aznar, sino a muchos de los participantes en el evento.

Creo que la reacción en contra mía no tiene sentido. Si abogamos por la democracia debemos partir de la base que ella se hace de la diversidad, por lo tanto que uno discrepe de una línea no quiere decir que no podamos mantener cierta armonía  cierto diálogo.  Nosotros siempre estaríamos dispuestos a discutir que la vía de confrontación no ha conducido ni conducirá a nada; sin embargo, en una forma civilizada podríamos entender que la mejor forma de contribuir a la democratización de Cuba sería una política de buena vecindad por parte de todos los países y especialmente por parte de los EEUU.

-Ante el reclamo de la OFAC y de lo que de éste pudiera derivarse, ¿ha recibido algún tipo de solidaridad por parte de otros grupos de la oposición?
 

-No. Si fuera a la inversa yo inmediatamente saldría en defensa del derecho que tienen a actuar en la forma que lo hacen…  No, hasta el momento no ha habido reacción alguna por parte de ellos.  Sin embargo, sí la habido por parte de algunos congresistas norteamericanos -los Representantes Delahunt, demócrata, y Flake, republicano-, que han hecho pública una carta sobre el tema.

Tengo además noticias de  que algunos otross senadores intervendrán en el asunto.

-¿Ha pensado iniciar alguna acción legal para enfrentar la demanda de Ofac?

-Estamos estudiando el asunto. No sabemos de cuál nivel ha salido la idea de enviarnos esa carta. Estamos en espera de la respuesta a una carta que mi hija envió. La situación creada por OFAC me pone en una situación difícil, porque yo tengo la residencia en EEUU y tengo cuatro hijos nacidos allí.

Deseo lo mejor para ese país, pero desde mi punto de vista y en ejercicio de mi libertad, cada vez que vea una política equivocada la voy a criticar abiertamente, es mi derecho. Tampoco me voy a dejar a arrebatar mi residencia. Si tengo que ir a EEUU y afrontar las consecuencias, lo haré.

Realmente esa carta no me infunde temor. Considero que donde hay que abrir un espacio legal es en Cuba, donde hay que abogar por las libertades es en Cuba, y espero que el gobierno de los EEUU entienda que no hay razón para sancionar de esa forma a un opositor.

——————————-

* Manuel Alberto Ramy es jefe de corresponsales de Radio Progreso Alternativa en La Habana, Cuba, y editor de la versión en español de Progreso Weekly/Semanal (www.progresosemanal.com). 

**Ésta es una versión de la entrevista transmitida íntegramente el 11 de febrero de 2005 en el programa Ayer en Miami, que dirige el periodista cubano-americano Francisco Aruca.

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario