Ene 25 2007
292 lecturas

Economía

Cuba. – LA ENERGÍA DE UNA REVOLUCIÓN ENERGÉTICA

Aparecida en la revista Piel de Leopardo, integrada a este portal.

Estas interrupciones se presentaron en los años 2004 y 2005 al prácticamente colapsar el funcionamiento del Sistema Electroenergético Nacional (SEN) debido a varios factores acumulativos como fueron, en primera instancia, el corte abrupto de los suministros de petróleo y las dificultades para adquirirlo en el mercado foráneo a los nuevos y elevados precios, así como el mal estado de las plantas termoeléctricas.

Para esa fecha, luego de cuatro décadas de Revolución, la electrificación en el país, gracias a los planes de desarrollo del Gobierno, había crecido a un 95,5%. En el año 1959, era de un 56% y la población de Cuba era la mitad de la actual, calculada en 11.120.000 habitantes.

foto
Hoy la capacidad total de generación instalada en Cuba es de 4.605 mw, a diferencia de los 397,4 mw que había en enero de 1959. Como primer paso, la dirección del país reformuló sus estrategias en el sector, preparando varios programas a corto y mediano plazos que se desarrollan simultáneamente, cuya ejecución encabeza el Ministerio de la Industria Básica (MINBAS), y que van más allá de la eliminación de los “apagones”, para concentrarse también en el uso racional de los portadores energéticos, así como en el desarrollo de diversas fuentes alternativas de energía, acciones cruciales en tiempos en que se está presentando una crisis mundial por el agotamiento de los recursos no renovables a causa de su uso irracional en la producción de energía.

Tan colosal tarea, solo es posible cuando, además de la voluntad gubernamental, hay un respaldo económico. Y justamente, el ministro de Economía de Cuba acaba de anunciar que el PIB creció 12,5%, o sea, 0,7% más que el pasado año, la cifra más elevada en 48 años de Revolución, y que la reportada este año en América Latina y el Caribe, que promedió 5,3%, según datos de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL).

fotoGrupos electrógenos

Para llevar a cabo esta Revolución Energética, fue necesario romper con los esquemas tradicionales en la generación eléctrica: el país contaba con grandes plantas termoeléctricas, algunas construidas luego del triunfo de la Revolución, que en su momento desempeñaron un importante papel pero que se habían convertido en un problema por su alto consumo de combustible e insumos, y porque a causa de su mal estado técnico y tecnológico acumulado durante el período especial, sufrían constantes averías y debían salir del SEN.

La situación se agravaba al influir los huracanes sobre las redes áereas de suministro, interconectadas de oriente a occidente, lo cual lo hacía cada vez más vulnerable. Además, como las plantas estaban dispersas en puntos distantes de los consumidores, se producían altas pérdidas en la transmisión de electricidad.

Así comenzaron a llegar al país baterías de grupos electrógenos de alta calidad y eficiencia, de diesel, que sincronizadas al SEN apoyan actualmente a las termoeléctricas, generando electricidad durante las horas del día en que tiene lugar el pico en la demanda. Hasta la fecha se han incorporado más de 1.100 mw provenientes de los grupos electrógenos situados en 116 de los 169 municipios, lo cual representa más del 40% de la necesaria en el territorio en los horarios de máxima demanda. En breve debe disponerse de unos 300 mw más por esta vía, según fuentes del MINBAS.

Paralelamente, se continúa la instalación de grupos de más potencia, en este caso de fuel oil, más económico, lo cual permitirá sustituir paulatinamente las plantas termoeléctricas, que generarán más de 1.750 mw. Como ventajas se logra una considerable disminución de las pérdidas por transmisión, dada la cercanía de las plantas a los consumidores, así como un menor consumo de energía, a lo cual se agrega que la puesta en marcha de estas plantas no impacta sobre el SEN y, por la facilidad para su instalación, se acortan sustancialmente los plazos de arrancada, todo lo cual garantiza vitalidad económica y social ante cualquier evento natural u otros imprevistos.

De igual modo, se han instalado hasta la fecha más de 4.000 pequeños grupos electrógenos en cada ciudad, en centros vitales de la economía –como los asistenciales de la salud, escuelas, centros de elaboración de alimentos– y otros servicios, entre estos el bombeo de agua potable, las comunicaciones gráficas, radiales y televisivas, que entran también en operación en caso de cualquier emergencia. Para llevar a cabo estos montajes y el mantenimiento de los equipos, el país prepara al personal idóneo.

foto
Rehabilitación de redes

Tal vez menos palpable, pero de gran envergadura y minuciosa laboriosidad resulta el abarcador programa de rehabilitación de todas las redes de distribución eléctrica y la sustitución de otros complementos, cuya inversión aproximada, asciende a más de 262 millones de dólares y su ejecución se encuentra al 50% del plan real y debe concluirse en el año 2008, afirman fuentes del MINBAS.

Sus mayores beneficios se ubican en la supresión de las zonas de bajo voltaje, la disminución del tiempo de interrupción por usuario de 170 a diez horas por año y la reducción de las pérdidas de distribución de 14,25% hasta un 9%.

Entre las acciones que se acometen dentro del mencionado plan están la sustitución paulatina de más de 21.290 kilómetros de líneas de distribución por conductores de superior calibre; el cambio de 116.134 postes y de cerca de 1.516.400 acometidas de viviendas. Igualmente se sustituirán un 1.200.000 metros contadores por otros de tecnología de punta; 3.250.000 breakers, correspondientes a prácticamente la totalidad de las viviendas electrificadas en Cuba, plan este último que se ha cumplido al 74%. En medio de tal proceso se instalará el servicio a más de 108.000 nuevos clientes, acción sobrecumplida en un 7%.

Lo hecho hasta la fecha ha permitido eliminar más de 6.589 zonas de bajo voltaje de las cerca de 10.550 identificadas en la nación, con lo cual se ha beneficiado a medio millón de clientes. El resto, según lo previsto, debe quedar superado a finales de mayo de 2007. A medida que continúe este proceso pueden aparecer otras zonas de bajo voltaje que se incluirán en planes posteriores.

Simultáneamente se ha llevado a cabo un proceso inversionista que ha permitido a los especialistas de la industria nacional incrementar las producciones de transformadores de distribución, postes de hormigón, cables eléctricos de cobre, e introducir la fabricación de otros como cables eléctricos de aluminio, lo cual beneficia al país al sustituir importaciones.

foto
Revolución hogareña

La más popular de las acciones que se realizan dentro de la Revolución Energética, por involucrar y aludir tan directamente a la población, es el cambio de bombillos incandescentes por ahorradores y la sustitución de viejos equipos electrodomésticos altos consumidores de electricidad por otros más eficientes.

Jóvenes trabajadores sociales y miembros de organizaciones de masas en las cuadras, han distribuido gratuitamente en cada domicilio los nuevos bombillos, cuyo uso influye favorablemente en los hogares, dado que se reduce el gasto mensual promedio en 5,7 kw/h al mes por cada bombillo que se sustituya al consumir un 80% menos de la electricidad que el incandescente, y se logra igual luminosidad.

Según cálculos realizados por especialistas del sector, por cada millón de bombillos incandescentes sustituidos por ahorradores se reduce el consumo diario como promedio en el país en 240 mw/h y en 22 mw/h de demanda en el pico eléctrico nocturno. Como resultado inmediato, dejan de quemarse 68 toneladas de petróleo, (cada tonelada se cotiza en la actualidad a US$ 250 y el barril ronda los US$ 60).

Para renovar en todos los hogares los diversos equipos ineficientes como refrigeradores, aire acondicionados, ventiladores, televisores y la sustitución de cocinas para gas manufacturado (GLP) o para keroseno por hornillas que funcionan con electricidad, así como la entrega de módulos de cocción eléctricos, el Estado este año compró y distribuyó más de 29 millones de utensilios y efectos electrodomésticos. Dichas ventas a la población han estado respaldadas por las facilidades crediticias que el Estado ha dado según el poder adquisitivo de cada núcleo familiar y de manera gratuita en los casos sociales.

En la economía nacional esta operación ha reportado igualmente considerables ventajas, pese a las erogaciones de dinero para adquirir estos equipos, si se tiene en cuenta que el precalentamiento de las cocinas de keroseno era con alcohol, combustible en el que se invertían anualmente 50 millones de dólares. Por otra parte, el keroseno sustituido permite a la industria de refinación utilizarlo para incrementar la producción de turbocombustible, empleado en aviación.

Las medidas a adoptar en el sector industrial como mejoras técnicas en los sistemas de refrigeración y climatización, cambio de bombas de agua y de motores ineficientes, entre otras, se incluyen en el plan que se instrumenta para este segmento del país y que también conllevará un considerable ahorro de electricidad.

Alternativas de energía

El secretario del Comité Ejecutivo del Consejo de Ministros, Carlos Lage, en un reciente recorrido con la ministra del ramo, Yadira García, por las instalaciones de producción de gas acompañante del petróleo, dijo a la prensa que en el año 2006 se concluyeron 140 mw de potencia nueva instalada, con lo cual se dispone ahora de más de 405 mw de potencia instalada solo con ENERGAS. Ello permite asimilar la producción actual y del futuro inmediato de gas acompañante, una importante fuente alternativa que Cuba viene utilizando.

foto
El plan para el 2007 es crecer en unos 70 mw más de potencia instalada y continuar ampliando ésta sucesivamente, en correspondencia con los incrementos en la obtención de gas sujeto a la producción petrolera, que se deduce también debe aumentar. Lage informó que se terminaron 25 pozos este año, de los cuales cinco están desarrollándose.

La producción de gas y petróleo prevista para este año de 3.900.000 toneladas, se cumplió anunció Lage. Esta cifra representa casi siete veces lo que se obtenía en 1990, y el 50% de lo que actualmente requiere el país. De ese total unas 920.000 toneladas es el petróleo equivalente al gas, lo que significa una considerable ventaja pues en el plano medioambiental se elimina el impacto negativo producido por su escape a la atmósfera y económicamente se sustituyen casi un millón de toneladas de petróleo.

Calculando una tonelada de crudo a 260 dólares por el precio equivalente del fuel oil, Lage destacó que esa producción representa 260 millones de dólares que se ahorran, a lo que se suma el prescindir del transporte para traerla al país. Consideró que el mayor gasto en el que se ha incurrido es por inversiones para habilitar esta industria, lo cual se amortiza a corto plazo, teniendo en cuenta los precios tan altos del petróleo en el mercado foráneo.

De los 405 mw, cien se producen en la termoeléctrica al este de La Habana, a la cual se incorporaron quemadores para asimilar esta operación y el resto, en la planta ENERGAS, perteneciente a la empresa mixta de igual nombre constituida en 1997, integrada por un socio extranjero y de la parte cubana, por la Unión Eléctrica y Cupet (Cubapetróleo).

El aporte de ENERGAS representa en la actualidad aproximadamente el 15% de la demanda actual del SEN, con una energía más eficiente y económica. Otra parte del gas producido, unos 360.000 m3, va a las plantas de gas manufacturado para ser utilizado en las cocinas domésticas (aire metanado).

Como se aprecia, no es desde este año que el país viene haciendo su Revolución Energética, solo que ahora se diversifica y se hace integralmente abarcadora.

Además de los planes expuestos, según fuentes del MINBAS, este Ministerio y CUPET están liderando, junto al Centro de Investigaciones del Petróleo desde comienzos de 2006, un proyecto para la ubicación de yacimientos de gas seco (libre) y su posible explotación en la parte occidental del país, donde se concentran también las mayores reservas actualmente probadas de crudo.

El gas natural, además de ser utilizado en el mundo para la generación eléctrica y como combustible, en los últimos años se está empleando en la industria petroquímica en general, lo cual le da un valor añadido a este perseguido recurso natural, cuyas mayores acumulaciones probadas se ubican en Rusia, Irán, Qatar, Arabia Saudita, Abu Dhabi, Estados Unidos, Nigeria, Argelia y Venezuela. Este último, que está en proceso de nueva certificación de sus recursos y posee las mayores acumulaciones de dicho hidrocarburo en América del Sur, seguido de Bolivia, según datos de la revista Oil&Gas Journal.

Otra importante arista de la Revolución Energética es el desarrollo de programas que permitan utilizar la energía renovable disponible, como es la del Sol, cuyo potencial en Cuba se ha calculado aproximadamente en 1.700 horas de radiaciones solares aprovechables con 6 kw/h por m2 de instalación fotovoltaica.

Por el momento, con la habilitación de más de 7.000 módulos fotovoltaicos se está suministrando a centros de educación y de salud ubicados en zonas aisladas del territorio.

La explotación de la energía eólica está igualmente en consideración dadas las perspectivas favorables al respecto en varias zonas de la Isla, por lo que se actualiza el Mapa Eólico Nacional para tomar en corto plazo decisiones al respecto.

En cuanto a la biomasa, el país tiene ya experiencia en la utilización del bagazo de la caña de azúcar para la generación de electricidad en los propios centrales azucareros, donde se dispone por el momento de una capacidad instalada de generación a partir de este biocombustible que representa el 107% de la demanda de esa industria.

Y no se puede pasar por alto que cuando en el mundo se agotan precipitadamente por su uso indiscriminado las reservas probadas y probables de combustible, la isla está por descubrir su potencial de crudo en aguas profundas de la zona exclusiva de Cuba en el Golfo de México.

Los trabajos, que comenzaron hace unos diez años, se han intensificado en el 2006 con la inclusión de nuevas importantes compañías foráneas. En la actualidad se opera en un área superior a 30.000 km2 que abarca 16 bloques contratados de los 59 que tiene la totalidad de este zona de 112.000 km2.

Por otra parte, se realizan investigaciones de conjunto con otros prestigiosos centros de varios países para mejorar la calidad del crudo pesado que se extrae en la Isla, reduciéndole los contenidos de agua y azufre.

A las puertas de una crisis energética mundial el imperio del mundo, Estados Unidos, hoy se da el lujo, de acuerdo con datos de la revista Oil&Gas Journal, anteriormente citada, de consumir 3.474.755 gw/h de energía eléctrica –casi dos veces y media más que la energía que consume el país más poblado del mundo, China–, pese a estar en el sexto lugar en cuanto a las reservas mundiales de gas y no figurar entre las diez naciones de mayores reservas probadas de petróleo, combustible del cual utilizan 22 millones de barriles diarios, equivalente al 26,2% de los 84 millones de barriles de petróleo que emplea el planeta cada día.

—————————

foto

* Periodista.

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario