Mar 25 2017
377 lecturas

Política

Cuidado, Argentina: una chispa puede incendiar una pradera

 

Hace pocos días el expresidente provisional Eduardo Duhalde advirtió: “Hay bronca, cualquier chispa puede generar un incendio”. Así de grave es la situación y no caben dudas que los multitudinarios reclamos populares si no son atendidos o fueran reprimidos pueden derivar en destinos inesperados.  Después de varios años de perfil bajo ha reaparecido Duhalde. Su intervención y responsabilidad en los sucesos que terminaron con el asesinato de los jóvenes Maximiliano Kosteki y Darío Santillán, de la Coordinadora de Trabajadores Desocupados Aníbal Vrón en 2002, y pusieron fin a su sueño de ser electo Presidente, le dan -a sus palabras- una significación  mayor.

Es por eso que conviene recordar, sobre todo para los más jóvenes, quién es Duhalde y el sentido de su reaparición y de sus palabras en medio de una situación más que conflictiva.

Duhalde es uno de los símbolos de lo que se puede caracterizar como la política más tradicional y que aún sigue trajinando en los contertulios de la dirigencia. Fue concejal en los 70, llegó a la intendencia de Lomas de Zamora luego que su antecesor fuera asesinado por la “Triple A”; más tarde vicepresidente de Carlos Menem; gobernador de la Provincia de Buenos Aires; candidato a la presidencia por el Partido justicialista fue derrotado por el radical Fernando de la Rúa y finalmente llegó a ejercer –en forma provisional- la presidencia, luego de haber acorralado y destronado a Adolfo Rodríguez Saa, en las penumbras de las jornadas de diciembre del 2001.Resultado de imagen para eduardo duhalde en el congreso 2017

Desde allí logró controlar el fervor de cambios profundos y encauzar el temor colectivo, superando los aspectos más duros de aquella crisis y avanzando hacia la restauración de las viejas y cuestionadas instituciones. Esta tarea luego sería completada por quien eligiera para sucederlo, Néstor Kirchner. Distanciado de su continuador, eligió el camino de un bajo perfil que cultivó hasta estos días. El 1° de marzo apareció en la Asamblea Legislativa, cuando Macri leyó su discurso, sentado entre los ministros del gobierno actual. Duhalde conoce al dedillo las rendijas del sistema de poder, por eso sabe de lo que habla y el camino que se propone a sí mismo indica cómo piensa que debe resolverse.

Cuando Duhalde plantea el riesgo de una chispa que genere el incendio se refiere –explícitamente- a la posibilidad que, en medio de gigantescas movilizaciones u otras formas de reclamo popular, se produzca algún hecho que pueda desencadenar una situación ingobernable. Advierte concretamente sobre los riesgos de una represión, como la planteada por la ministra de Seguridad Patricia Bullrich, que puede producir situaciones irreparables. Él lo sabe por experiencia propia.

Este es el gran temor de Duhalde porque sabe que bajo esas condiciones, estas endebles instituciones pueden naufragar. Por eso, ante las dudas que Macri sea un navegante apto para conducir el barco en aguas embravecidas, se ofrece como una alternativa de mediano plazo para darle sobrevida a este vetusto sistema.

¿Cuáles son las cuestiones que hoy desvelan a Duhalde?

Entre ellas cabe destacar que, respecto a las próximas elecciones legislativas, no expresa tener mayor interés, salvo asegurarse que Cristina Fernández de Kirchner no sea la gran protagonista. Ello atentaría contra sus planes estratégicos de reunificar a todo el peronismo y consolidarlo como el gran partido del gobierno y del sistema vigente.

Otra de sus preocupaciones gira en torno al tema de construir un peronismo apto para dos momentos alternativos. Uno que sea la “tabla de salvación” del sistema actual, impidiendo que se hunda ante una desbocada situación social y sea necesario buscarle un rápido reemplazo a la ingobernabilidad que –en ese caso- podría darse. Es decir algo parecido al 2001/2002. La otra alternativa, la que más lo motoriza, es presidir un “peronismo unido” y poder designar al futuro Presidente y las figuras claves de esa nueva perspectiva.

Duhalde sabe que si la pradera prende fuego, nadie conoce el destino final de ese incendio. También es consciente que el macrismo está haciendo las cosas de un modo tal que parece estar “jugando con fuego”. Por eso Duhalde, un viejo “piloto de tormentas” –como le gusta autodenominarse-   advierte sobre los riesgos existentes y se prepara para el futuro. La conducción del PJ o peronismo unido es su primer gran objetivo, si se logra evitar el incendio.

Datos electorales: la única verdad es la realidad

Las encuestas nos inundan con informaciones contradictorias, según el interés al que responden las empresas que hacen esos trabajos. En momentos como éstos es importante encontrar algunos datos ciertos. El dato más veraz e indiscutible que está al alcance de la mano es el resultado de la elección legislativa realizada en el año 2015. Si bien las condiciones no son las mismas tampoco ha pasado tanto tiempo y la cabeza de cada votante conserva en su memoria las razones por las que votó a uno u otro candidato en esa contienda.Resultado de imagen para argentina elecciones 2017

Traer a esta actualidad aquella realidad nos permitirá tener una base para analizar las cifras que circulan –en una confusa sucesión de datos imposibles de comprobar- por todos los despachos políticos, cafés, oficinas y reuniones familiares. Colocar los resultados de todos los distritos sería atiborrarnos de una información difícil de asimilar. Por eso solo se mencionará lo acontecido, en aquella primera vuelta electoral, en el nivel nacional y en la provincia de Buenos Aires, la que por su peso numérico y valor simbólico tiene una relevancia especial.

A escala nacional los resultados de esa elección, realizada el 25 de octubre de 2015, le dieron el triunfo al Frente para la Victoria (FpV), que incluía al PJ, con el 37,41% de los votos; le siguió el Cambiemos de Mauricio Macri con el 35%; más atrás venían la fuerza del massismo con 17.54%; el izquierdista FIT con el 4,18%; el progresismo que encabezaba Margarita Stolbizer con el 3,41% y Compromiso Federal de los Rodríguez Sáa con 1,16%.

En lo que respecta a la Provincia de Buenos Aires, donde vota alrededor del 37% del padrón nacional, los resultados no fueron muy diferentes a los nacionales. Se impuso el FpV con 37,28% de los votos; Cambiemos recogió el 33,75%; el massismo alcanzó el 20,98%; FIT reunió 4,46% y el progresismo 3,53%. Las elecciones para Presidente, con sus matices, fueron semejantes a las legislativas ya citadas.

Todos sabemos de qué modo, en  el macrismo doblegó al FpV en la segunda vuelta, al darse la confrontación solo entre los dos primeros candidatos presidenciales. Pero las próximas elecciones son de mitad de período y –usualmente- el voto se reparte mucho más, al no estar en juego la disputa por el ejecutivo. Por otro lado las próximas elecciones de octubre son distritales, de modo que pueden aparecer variantes y acuerdos locales difíciles de encajar en el mapa nacional.

Tomando los datos anteriores y con vistas a las próximas elecciones hay que contemplar algunas modificaciones respecto a las principales fuerzas contendientes. El triunfador FpV, de hegemonía kirchnerista, está cediendo espacios a favor del PJ, sin estar definido si todo el peronismo irá en un solo bloque. Uno de sus problemas es la pérdida de buena parte del poder institucional, sus ventajas tienen que ver con el hecho de ser la principal fuerza opositora.

Estas contradicciones y los datos que siguen están referidos, fundamentalmente, a la provincia de Buenos Aires. La figura de Cristina constituye una ventaja y un problema. No todo el peronismo acepta encolumnarse detrás de la misma y por otro lado ella es la mayor referencia de ese conjunto.

El macrismo tiene la ventaja del poder institucional que ostenta, pero la situación económico-social y la ausencia de figuras que lo puedan referenciar constituyen problemas que se vienen manifestando y que ponen en duda si podrá mantener el caudal electoral que tuvo. Procura salvar esas dificultades polarizando la disputa con Cristina. Si no encuentra un respiro en materia económico social, es difícil que logre su objetivo y en ese caso es posible que Sergio Massa –en alianza con Margarita Stolbizer- sean los principales beneficiados.

Los olores que deja el cambio en el PAMI

Resultado de imagen para pami jubilados“La mujer del César no solo debe ser honrada, sino –además- parecerlo”. Julio César, el emperador romano, se divorció de su esposa  porque había participado –aparentemente solo como espectadora- de una “saturnalia” una orgía sexual romana. Cuando le cuestionaron su divorcio, porque fue solo como espectadora, el Emperador lanzó esa frase que se ha instalado en la historia.

¿A qué viene lo anterior? El gobierno de Macri navega entre dos polos contradictorios. Su discurso ético que vendría a poner fin a la cleptomanía kirchnerista y por otro lado el origen de su fortuna familiar desplegada al amparo de ventajas estatales concedidas por diversos gobiernos. Es por eso que Macri y sus funcionarios, “ejecutivos”  de diversas empresas, comienzan a ser mirados con ojos de desconfianza por sectores cada vez más grandes de la población.

El macrismo, en el gobierno, ha hecho poco y nada por despejar esas dudas. Hechos como el del Correo; los negocios de IECSA en manos de su primo Angelo Calcaterra ahora transferida a Marcelo Midlin; las obras que “casualmente” recaen en empresas de Caputo, su amigo de la infancia; son muestras que –más allá que puedan ser legales- no “parecen” adecuadas a las promesas éticas de Macri.

Lo ocurrido en el PAMI (Instituto Nacional de Servicios Sociales para Jubilados y Pensionados) entra en el mismo esquema. Fue separado de su cargo su Director, Carlos Regazzoni. Fue reemplazado por Sergio Cassiontti, quien se veía desempeñando al frente IOMA, la Obra Social de los estatales bonaerense. Pero antes tuvo dos funciones que son llamativas. Fue, durante más de una década, jefe de la obra social de UPCN el poderosos gremio de los agentes estatales y miembro de la central obrera CGT. Pero también fue director ejecutivo de una Cámara que agrupa a empresarios farmacéuticos. Algunos mal pensados recuerdan que uno de los integrantes de la llamada Mesa Chica del gobierno nacional, Mario Quintana, es dueño de la cadena farmacútica Farmacity, una entidad más que importante en las compras del PAMI.

A esta gente no le caería bien el proverbio romano del Emperador Julio César.

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario