Nov 11 2012
1868 lecturas

Pol铆ticaSociedad

Curas argentinos en la opci贸n por los pobres critican duramente documento obispal

El Grupo de Curas en la Opci贸n por los Pobres calific贸 de 鈥減obre鈥 e 鈥渋nsuficiente鈥 el documento emitido el viernes por la asamblea de la Conferencia Episcopal Argentina. En el escrito, los obispos cat贸licos retoman el tema de las violaciones a los derechos humanos durante la dictadura y aluden a los se帽alamientos de complicidad con el r茅gimen que se le hacen a la jerarqu铆a cat贸lica, situaci贸n que fue reconocida recientemente por el dictador Jorge Videla.

Lamentan los curas que los obispos hayan perdido otra oportunidad y sostienen que 鈥渢anta reticencia durante a帽os a llamar las cosas por su nombre no nos permite confiar plenamente como quisi茅ramos en la efectividad de estas declaraciones鈥.

El documento de la Conferencia Episcopal fue tambi茅n una respuesta a un reclamo planteado por un grupo de aproximadamente cuatrocientos laicos cristianos liderados por el escribano Hern谩n Pati帽o Mayer, que exigieron a sus obispos un pronunciamiento sobre un tema que parec铆a definitivamente cerrado para las autoridades de la Iglesia.

En uno de los p谩rrafos m谩s cr铆ticos de la declaraci贸n el grupo de sacerdotes dice que 鈥渄ebemos confesar que nos escandaliza que ante la sociedad parezca que usar preservativo sea m谩s grave que la tortura; que el sexo pre-matrimonial sea m谩s grave que violar mujeres detenidas-desaparecidas; que engendrar hijos fuera del sacramento del matrimonio sea m谩s grave que apropiarse de ni帽os despu茅s de tirar al mar a sus padres, que la homosexualidad es una enfermedad perversa y m谩s grave que ser un torturador o presenciar con sadismo y complicidad sesiones de tortura, que el aborto de una mujer angustiada en su situaci贸n de embarazo no deseado o provocado sea tenido por genocidio y como algo mucho m谩s grave que arrojar personas vivas al mar, atadas, dopadas y secuestradas鈥.

Los Curas en la Opci贸n por los Pobres rechazan la llamada 鈥渢eor铆a de los dos demonios鈥 en la cual 鈥揹icen鈥 se enmarca el documento episcopal al equipar el 鈥渢errorismo de Estado鈥 con la 鈥渧iolencia guerrillera鈥. Pero respecto de las complicidades entre la dictadura y la jerarqu铆a, los sacerdotes recuerdan que en sus declaraciones 鈥渆l genocida Videla fue m谩s all谩 del reconocimiento de una connivencia entre la conducci贸n facciosa del Estado y la c煤pula eclesi谩stica鈥, ponen en duda las palabras del arzobispo Jos茅 Mar铆a Arancedo, quien niega que tal connivencia haya existido, y se帽alan que existen otras 鈥渕uchas instancias que no son tenidas en cuenta en el documento鈥 episcopal.

Otro tema est谩 referido a cu谩nto sab铆an los obispos de entonces 鈥揳 quienes la jerarqu铆a menciona como 鈥渉ermanos mayores鈥濃 sobre lo que estaba ocurriendo en el pa铆s. Los curas dicen que 鈥渘o hace falta demasiada investigaci贸n鈥 porque all铆 est谩n los discursos de monse帽or (Victorio) Bonam铆n, monse帽or (Antonio) Plaza, monse帽or (Adolfo) Tortolo (presidente de la CEA), por nombrar solo los m谩s emblem谩ticos鈥.

Denuncia tambi茅n el grupo de sacerdotes que, m谩s all谩 de los p谩rrafos de documentos con los cuales los obispos intentan justificar que algo hicieron en materia de denuncia, 鈥渟abemos bien que fueron muchas las voces eclesi谩sticas episcopales o presbiterales que justificaron la tortura p煤blicamente como un 鈥榤al menor鈥, e incluso participaron de las mismas鈥.

El documento que lleva la firma de Juan Carlos Baigorri, Marcelo Ciaramella, Roberto Murall y Eduardo de la Serna, integrantes del secretariado de Curas en la Opci贸n por los Pobres, dice que 鈥渘o se entiende el tibio y limitado pedido de perd贸n de 2000 si realmente creen que hicieron todo lo debido y necesario. No se entiende el silencio de los nombres de nuestros m谩rtires desaparecidos, asesinados o torturados, como el obispo Enrique Angelelli, Carlos de Dios Murias, Gabriel Longueville, Carlos Bustos, Pablo Gazzarri, Mauricio Silva, Orlando Yorio, Francisco J谩lics, Wenceslao Pedernera, Alice Domon, Leonie Duquet y tantos otros, si el supuesto pedido de perd贸n se pretende serio y responsable鈥.

Se帽alan tambi茅n que en la sociedad faltan muchos sectores que no han hecho su 鈥渕ea culpa, pero no se trata de especular con el mal de muchos sino de afirmar lo que se espera del pastor: que d茅 鈥榣a vida por sus ovejas鈥欌.

Y en referencia a lo que ahora est谩 ocurriendo advierten que 鈥渃uando se avanza en los juicios, se escuchan voces que hablan de reconciliaci贸n, de perd贸n, deslizando la idea impl铆cita de que los juicios son motivados por venganza o revanchismo, desdiciendo todo lo que han afirmado de 鈥榣a verdad y la justicia鈥欌. Dicen tambi茅n los curas que les gustar铆a ver 鈥渦na cercan铆a fraterna de los obispos con los organismos de derechos humanos que siguen luchando por la verdad, la memoria y la justicia en especial las Madres y Abuelas de Plaza de Mayo, como en su momento lo hicieron con cari帽o y valent铆a Jorge Novak y Jaime de Nevares鈥 para subrayar que 鈥渉oy 鈥揷omo ayer鈥 m谩s bien percibimos distancia鈥.

Desestiman los curas el pedido gen茅rico de perd贸n hecho por los obispos 鈥減orque el pedido de perd贸n debe ser concreto鈥, se帽alando que 鈥渘inguno de nosotros (como sacerdotes) aceptar铆a una confesi贸n tan gen茅rica sin reconocimiento concreto de las faltas o delitos cometidos鈥. Ante la presunta disposici贸n de la jerarqu铆a a profundizar las investigaciones los sacerdotes denuncian que la Conferencia Episcopal posee 鈥渓ibros bastante documentados sobre este y otros temas semejantes鈥, piden que los obispos 鈥渃olaboren en todo con la Justicia, se acerquen a aportar toda la informaci贸n disponible, y acepten los fallos correspondientes para cerrar heridas no desde el olvido y la impunidad, sino desde la verdad y la justicia que tanto proclamamos鈥, lamentan que no se encare la complicidad de los capellanes militares con el genocidio, mientras el 鈥渃ondenado por la Justicia Christian von Wernich no fue suspendido en sus licencias o expulsado del ministerio鈥 y 鈥淰idela sigue comulgando y lo dice abiertamente a pesar de haber reconocido p煤blicamente su delito que parece no ser entendido como pecado鈥.

  • Compartir:
X

Env铆e a un amigo

No se guarda ninguna informaci贸n personal


    Su nombre (requerido)

    Su Email (requerido)

    Amigo(requerido)

    Mensaje

    A帽adir comentario