Sep 2 2017
1192 lecturas

Pol铆tica

De las armas a las urnas, se lanza en Colombia la Fuerza Alternativa Revolucionaria del Com煤n

Despu茅s de cinco d铆as de reuni贸n y deliberaciones se cerr贸 el Congreso de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, Ej茅rcito del Pueblo (FARC-EP), para dar paso al nuevo partido pol铆tico Fuerza Alternativa Revolucionaria del Com煤n (FARC).

Los d铆as de congreso, en el Centro de Convenciones Gonzalo Jim茅nez de Quesada, situado en el centro de Bogot谩, a menos de tres kil贸metros en l铆nea recta del Palacio de Nari帽o, residencia oficial del presidente y sede del gobierno de Colombia, han reflejado la intensidad de las distintas culturas pol铆ticas que confluyen en el partido. Principalmente dos: la de los guerrilleros de los diferentes bloques (mediante los que la guerrilla ejerc铆a el control territorial de parte del pa铆s) y la de los militantes del Partido Comunista Clandestino Colombiano (PC3), expresi贸n pol铆tica de las FARC en 谩reas urbanas.

Despu茅s del trabajo en comisiones, el 煤ltimo d铆a de debate fue inaugurado por Ernesto Samper, ex presidente de Colombia. El tambi茅n ex secretario general de la Uni贸n de Naciones Suramericanas dio la bienvenida a la pol铆tica a la ya ex guerrilla con un discurso en el que apost贸 por un socialismo del buen vivir (con menciones a Bolivia y Ecuador), en el que se d茅 un valor agregado a los recursos naturales, se impulse la econom铆a campesina y el reparto de la tierra y se tengan relaciones bajo un horizonte sur-sur.

La jornada final del congreso tuvo varios momentos de discusi贸n. Uno de los puntos centrales fue la orientaci贸n ideol贸gico-pol铆tica del partido que iba a nacer. La definici贸n final, aprobada en votaci贸n, fue la de una organizaci贸n que recoge los principios y elaboraciones te贸ricas de las derivadas del pensamiento cr铆tico y libertario, as铆 como de las experiencias que a partir de ellas se han elaborado tanto a escala mundial como de Am茅rica Latina, especialmente las formuladas por los fundadores de las FARC-EP Manuel Marulanda y Jacobo Arenas. Todo ello con una orientaci贸n clara, destinada a superar el orden social capitalista vigente.

Otro momento de votaci贸n importante fue para definir el nuevo nombre y logotipo del partido. En este caso, aunque se barajaba la alternativa de Nueva Colombia, se decidi贸 por mayor铆a mantener el acr贸nimo FARC, siglas hist贸ricas, en una decisi贸n que intenta mantener la cohesi贸n interna de la hasta ahora organizaci贸n pol铆tico-militar, aunque probablemente tenga un costo negativo en la percepci贸n urbana. Junto al nombre, un nuevo logo que simboliza una rosa moderna con una estrella roja en su interior, ya criticado en redes sociales por su semejanza con la tradicional rosa de la socialdemocracia.

Pero el momento culminante del congreso tuvo lugar cuando los mil 100 delegados votaron por la direcci贸n del nuevo partido pol铆tico. Antes ellos, la decisi贸n de escoger a las 111 personas que deben integrar la direcci贸n, una urna y dos tarjetones; uno rojo, con 111 nombres propuestos por el Estado Mayor Central de las FARC, y otro verde, con m谩s de 50 nombres que se hab铆an ido proponiendo durante los d铆as del congreso. El resultado, m谩s all谩 de la cantidad de votos a cada candidato, consolid贸 la direcci贸n de 111 propuesta por el Estado Mayor Central, con los principales cuadros pol铆ticos del secretariado de las FARC-EP en los primeros lugares: Iv谩n M谩rquez, Timole贸n Jim茅nez, Pablo Catatumbo, Joaqu铆n G贸mez, Pastor Alape o Ricardo T茅llez, entre otros.

El propio momento de la votaci贸n fue hist贸rico para buena parte de los participantes en el congreso, quienes, como afirmaban con emoci贸n, en sus d茅cadas de vida y militancia en las FARC, era la primera vez en su historia que depositaban un voto en una urna. A partir de ahora ser谩n muchas las veces que lo tengan que hacer en un partido que tiene asegurados por los Acuerdos de La Habana cinco senadores y cinco diputados en la C谩mara de Representantes para la legislatura 2018-2022.

Una vez clausurado el congreso fundacional del nuevo partido, con la elecci贸n de su direcci贸n y presentado la organizaci贸n naciente en un acto pol铆tico-cultural en la plaza Bol铆var de Bogot谩 鈥搉ada es casualidad鈥, donde la intervenci贸n principal estuvo a cargo del antes comandante en jefe Timochenko, hoy Timole贸n Jim茅nez, las FARC enfrentan una serie de desaf铆os que tienen que encarar en esta nueva etapa de lucha pol铆tica y electoral.

El principal es consolidarse como referente pol铆tico no s贸lo en determinadas zonas rurales del pa铆s, sino, sobre todo, en lo urbano, donde trabajan cientos de organizaciones sociales y pol铆ticas en diversos 谩mbitos, el de los derechos humanos, civiles o pol铆ticos; g茅nero e identidad sexual; econom铆as alternativas, y un sinf铆n de luchas territoriales.

Para ello cuentan con cierta aceptaci贸n en determinados sectores de la sociedad colombiana, que una encuesta de Gallup Colombia, divulgada durante los d铆as del congreso, coloca en 12 por ciento, dos puntos por encima del 10 de aceptaci贸n que tienen los partidos tradicionales entre la sociedad colombiana, mientras la imagen negativa en 84 por ciento es algo menor que 87 puntos porcentuales de los partidos.

Ese descr茅dito de los partidos pol铆ticos tradicionales es una oportunidad, pero tambi茅n entra帽a muchos riesgos, el de la normalizaci贸n pol铆tica y la institucionalizaci贸n, que las FARC van a tener que enfrentar en el futuro cercano, incluidos los incumplimientos del gobierno en varios puntos de los Acuerdos de La Habana y el paso de miles de guerrilleros a la vida civil, muchos de ellos sin haber podido disfrutar de su juventud debido a la guerra.

Y es que, como nos comentaba la ex guerrillera Isabela, a cargo de la zona veredal Antonio Nari帽o, durante una visita a ese territorio de paz situado en Icononzo, Valle de Tolima, construir la paz es muchas veces m谩s dif铆cil que hacer la guerra.

  • Compartir:
X

Env铆e a un amigo

No se guarda ninguna informaci贸n personal


    Su nombre (requerido)

    Su Email (requerido)

    Amigo(requerido)

    Mensaje

    A帽adir comentario