Abr 11 2014
2771 lecturas

Política

Debut austero de los jóvenes diputados chilenos

Los diputados independientes Gabriel Boric y Giorgio Jackson, miembros de la denominada bancada estudiantil, presentaron ayer una iniciativa legal que pretende disminuir a la mitad las remuneraciones de los parlamentarios, al proponer un “límite ético” a este pago de 20 sueldos mínimos (un poco más de 400 dólares, el dólar cerró ayer en 550 pesos chilenos). Ambos congresistas, reconocidos por liderar el movimiento estudiantil en 2011 y 2012 desde la Universidad de Chile y Universidad Católica, coincidieron en que la iniciativa busca abrir un debate en el país sobre la “tremenda” desigualdad que existe y frente al cual el Parlamento no puede ser “cómplice”.

Boric precisó que en la actualidad la dieta de los parlamentarios es del orden de 40,5 veces el sueldo mínimo. “Nosotros queremos poner un tope que no pueda superar más de 20 veces. Sabemos que sigue siendo alto, pero creemos que es una señal que va en la dirección correcta y queremos invitar a un debate abierto sobre el tema de la desigualdad en Chile. Este es un pequeño paso, un humilde paso en esa dirección.”

Por su parte, Jackson dijo que “esto en ningún caso se trata de una discusión que trate de desprestigiar la labor parlamentaria, sino que todo lo contrario, lo que nosotros queremos es poder ajustar a la realidad nacional la remuneración que tienen los y las parlamentarias para el ejercicio de su labor”.

La iniciativa no pretende reducir las asignaciones que reciben los congresistas para su labor legislativa. En lo medular, la propuesta propone modificar el artículo 62 de la Constitución que fija la remuneración de diputados y senadores, quienes reciben una dieta mensual equivalente a la de los ministros de Estado, la que asciende a 8 millones 600 mil pesos para reducirlos a 4 millones 300 mil pesos.

El proyecto no fue bien recibido en algunos sectores. Por ejemplo, el jefe de bancada de la Unión Demócrata Independiente (UDI), el partido más a la derecha en Chile, Felipe Ward, dijo que están llanos a debatir la idea, pero invitó a los ex dirigentes estudiantiles a “ser consecuentes” y donar la mitad de sus sueldos mientras se tramita la iniciativa.

“Desde la bancada de la UDI estamos totalmente disponibles para conversar respecto del proyecto. Si el gobierno quiere ponerle urgencia, nos parece bien porque es un tema que se debe debatir, pero debatir en serio”, dijo el legislador, según reproduce el semanario The Clinic.

“Pueden renunciar desde ya a la mitad de su dieta o bien donar ese dinero como un acto de consecuencia para ver realmente si estamos frente a un show o si francamente ellos están disponibles a renunciar a esa cantidad de dinero voluntariamente”, insistió Wars.

Acto seguido, justificó los altos sueldos explicando que “quienes llevamos una cierta cantidad de años en el Congreso, sabemos perfectamente que parte importante de los gastos que nosotros realizamos en los distritos, tienen que ver con desembolsos de orden social y salen de la dieta parlamentaria”.

La iniciativa de Boric y Jackson llega justo cuando un reportaje de Ciper-Chile reveló que más de 6000 millones de pesos (unos 11 millones de dólares) fue lo que gastaron los diputados en los últimos dos años para pagar asesores a honorarios. Este ítem del presupuesto de la Cámara baja, destinado a contratar “asesorías legislativas externas”, se incrementó exponencialmente a contar de 2012, creciendo diez veces, al pasar de 2,25 millones anuales de peso por diputado, a 25 millones.

Según la publicación, el Congreso aprobó esta alza después de que se descubrieron manejos turbios en la administración de los recursos del Parlamento y en momentos en que el Ministerio Público aún tenía en curso investigaciones contra parlamentarios que simularon contratos de arriendo para sus sedes distritales o que depositaban en sus cuentas lo pagado por asesorías.

En este escenario, la diputada comunista y también ex líder estudiantil Camila Vallejo dijo estar a favor de la propuesta de sus colegas. “Me parece una discusión necesaria que hay que dar”, dijo. Sin embargo, aclaró que “si se plantea con la perspectiva de que con eso vamos a combatir la desigualdad, es irrisorio. Pero creo que sí es una señal política y ética coherente. A mí siempre se me juzga un poco, porque se dice que nosotros entramos a lucrar al Congreso, y la verdad es que ningún diputado o diputada comunista se queda con la dieta total que se le asigna, nosotros damos una parte importante al partido para su funcionamiento, como una cuestión histórica”.

Con todo, la rebaja de la dieta logró unir a dos políticos que normalmente se dan con todo. Los senadores Jacqueline van Rysselberghe (UDI) y Alejandro Navarro (MAS), quienes rechazaron la moción. “Es súper populista. Me parece que si ellos consideran seriamente este tema, deberían entregar la mitad de su sueldo a alguna institución de beneficiencia”, dijo Van Rysselberghe. “Ellos llevan menos de un mes en el Parlamento. Ese no es un tiempo suficiente para lograr dimensionar el trabajo completo y de estructuras de gastos”, coincidió Navarro.

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario