Ene 25 2009
2385 lecturas

Ciencia y Tecnología

Derechos y riesgos de la Infancia en internet: reflexiones y recomendaciones (V y final)

Gisela Ortega*

Las siguientes reflexiones y recomendaciones son el reflejo de la investigación realizada por UNICEF –Comité Español– al detectar y analizar y los riesgos a que exponen los niños y niñas cuando navegan por la internet, y contribuyen al debate público sobre la protección de la infancia en esta materia. Investigación y reflexiones semejantes –adaptadas a nuestra realidad– urgen también en América Latina.

Dada la evidente ineficacia y falta de control de los operadores que ofrecen sus productos en la internet, tal como se demuestra en el informe, se insta a las instituciones públicas y a las diferentes administraciones autonómicas al establecimiento de un marco definido para la autorregulación tanto de los proveedores de contenidos como de los distribuidores de servicios o, en su casa, una regulación operativa y contrastable que evite los abusos y vulneraciones de las normas actualmente existentes.

Los abusos y trasgresiones se han detectado en dos niveles concretos:

a) en el de los contenidos enmarcados en el campo de los temas considerados como ilegales y, por lo tanto delictivos, y
b) en el de los contenidos definidos como nocivos, que únicamente pueden prohibirse a los menores de edad, pero no a los adultos.

Frente a otros argumentos de los agentes que operan en la red, a la hora de redactar las presentes recomendaciones ha prevalecido el principio de la Convención de los Derechos del Niño de Naciones Unidas reflejado en el artículo 2º de la Ley Orgánica de Protección Jurídica del Menos 1/1996 en el que se lee textualmente: “Primará el interés superior de los menores sobre cualquier interés legítimo que pudiera concurrir”, así como la obligación del Estado a proteger a los ciudadanos y de un modo prioritario a los menores contra la explotación, el comercio ilegal, los abusos y la violencia de todo tipo que se produzca utilizando la internet.

Según un estudio de la European Research into Consumer Affaires, la mitad de los contenidos en la red dirigidos a menores son inseguras, en tanto que no se disponen medidas para proteger los datos personales, ni mecanismos para impedir el acceso a materiales que puedan herir su sensibilidad.

La actual situación de indefensión de los niños y niñas frente a los contenidos ilegales y nocivos que les llegan a través de la nuevas tecnologías, hacen imprescindible una serie de reformas legales que garanticen su protección, así como la concertación de nuestro gobierno con otros países con objeto de implementar normas globales para una efectiva defensa de la navegación de los menores por internet. También se insta a que las autoridades españolas participantes en los foros económicos y regionales, incluyan en sus agendas temas relacionados con la protección del niño frente a las nuevas tecnologías.

Señala asimismo la investigación: Se insta al gobierno a crear un consejo de la internet, o un consejo general de medios que incluya a la internet, formado por particulares y entidades publicas y privadas de protección de la infancia, que vigile los contenidos ilegales y nocivos para los menores que se distribuyen a través de la red u otros canales TIC, incluidos los teléfonos móviles.

Esta agencia o consejo podrá tener facultad para clausurar y sancionar a los operadores de aquellas páginas, foros, "chats", grupos de noticias, correo electrónico, blogs, comunidades, comentarios a juegos violentos, etc. cuyos contenidos en el territorio nacional podrán analizarse a través de las rutas de ingreso clave por las cuales debe pasar todo el tráfico de la internet a través de los distintos ISP (o internet service providers). Esta medida se solicita exclusivamente para los materiales de máxima gravedad que supongan una amenaza directa par la seguridad o el adecuado desarrollo de los y las menores de edad.

Los entornos virtuales, abarcan todos los lugares de interacción creados por la TIC. Dicha simultaneidad se produce en el ciberespacio –la internet, World Wide Web y otros sistemas similares– entendido como una gran red de comunicaciones que interactúa con teléfonos celulares –especialmente desde los que es posible conectarse a la internet– y juegos en línea también asociados a consolas, vídeos o programas de computación.
   
Se considera necesario un incremento de las sanciones que penalizan, por ejemplo, la pornografía infantil y la corrupción de menores, ya que en este momento tienen un escaso poder disuasorio sobre quienes realizan todas las acciones punibles sirviéndose de los medios que les brindan nuevas tecnologías.
   
Se recomienda arbitrar medios efectivos de contacto con autoridades competentes ante las que las familias puedan presentar sus quejas o denuncias sobre actividades ilegales o ilícitas que tengan lugar en la Red y afecten a usuarios menores de edad.

Una iniciativa, puesta en práctica por la organización británica Child Explotation and Online Protección Centre y Microsoft, consiste e n un botón de alarma incluido en el sistema que informa al menor o a la familia sobre la forma de reunir evidencias que permitan probar el trato abusivo. El botón también puede ser usado para informar de intentos de abuso contra terceros. En principio el servicio está dirigido a usuarios de Gran Bretaña, pero el informe puede ser enviado a cualquier país del mundo. Según este sistema, los denunciantes no podrán enviar mensajes anónimos y es precisamente ese factor el que puede impedir el abuso y comprobar la veracidad de las informaciones.

Se reclama una mayor dotación a las autoridades encargadas de perseguir y sancionar las acciones delictivas de la Red, así como una ampliación efectiva de sus medios de investigación que les permita descubrir los nuevos procedimientos mediante los cuales se burlan los controles actualmente establecidos. Se demanda una normativa mediante la cual los proveedores de servicio de internet y, fundamentalmente, los portales nacionales que distribuyen sus contenidos, dispongan de programas con dispositivos de rastreo que permitan localizar acciones ilegales o ilícitas dirigidas contra la infancia.
   
Se advierte la imperiosa necesidad de disponer de moderadores en todos los "chats" y foros dirigidos a los niños, niñas y adolescentes. Una de las principales misiones de estos agentes será evitar que se infiltren en ellos adultos con los fines indeseables que se ha detectado en el muestro que se ha realizado en esta investigación.

Se solicita que en los "chats" dirigidos a los menores, se elimine la posibilidad de que éstos puedan acceder a salas privadas, con lo cual el moderador perderá la posibilidad de detectar la presencia de adultos en las conversaciones o mensajes de foros dirigidos a menores.
   
Se insta la promulgación de normas que permitan la identificación de los proveedores y distribuidores de todos los contenidos directamente dirigidas al público infantil, evitando que puedan ofrecerse en las páginas de inicio mezcladas con otros contenidos adultos y, en ocasiones, abiertamente nocivos.

Se solicita la supresión en las páginas-web dirigidas a los menores de cualquier tipo de publicidad intrusista, engañosa, basura o incitación desmedida al consumo o a la compra de productos a través de la Red.
   
Se reclama de las empresas y operadoras un etiquetado fiable de los contenidos bajo la supervisión de la Agencia Estatal o Consejo propuesto, que pueda emitir sellos de calidad y fiabilidad en los productos ofrecidos a la infancia y la adolescencia.

Se requiere a las instancias competentes a regular el uso de los menores de la internet en los caber-cafés y otros establecimientos públicos similares.
   
Recomendaciones a las familias

El estudio, UNICEF-Comité Español, hace énfasis en la necesidad de que los padres se comuniquen con sus hijos, ayudándoles a comprender las diferencias existentes entre la realidad y los temas de ficción que nos llegan a través de ciertos medios audiovisuales: la internet, vídeo-juegos, películas, teleseries, etc., cuyos contenidos tan sólo incluyen una representación virtual de la realidad, pero nunca la realidad misma.

Plantear los elementos positivos de la Red en el campo del conocimiento, la comunicación y el entretenimiento, pero también los aspectos negativos, tales como la facilidad que este medio ofrece para ocultar la personalidad y favorecer así la impunidad de los contactos amistosos que podamos establecer.
   
Negociar con los mayores el tiempo de uso del ordenador, así como los servicios que se desean obtener de él. Se trata de lograr que la utilización tanto de la TV, como de las vídeo-consolas y el teléfono móvil no aparten a los niños y niñas de otras actividades, al tiempo que se les enseña a dar uso racional a las nuevas tecnologías.
   
Advertir sobre la poca fiabilidad de ciertas informaciones publicadas en la Red, ya que cualquiera puede introducir datos, sin que estos pasen por filtro alguno que garantice su autenticidad o rigor.

Instalar los ordenadores en lugares del hogar en los que los adultos puedan controlar su uso. El emplazamiento de los aparatos audiovisuales en el dormitorio de los niños, permite no sólo que puedan usarlo hasta altas horas de la noche, sino que puedan acceder a contenidos indeseables sin el más mínimo control. En el caso de dispositivos portátiles y conexiones inalámbricas, esta vigilancia se hace más necesaria.

Mostrar al menor que comunicarse a través de la internet o el teléfono con una persona cuya identidad se desconoce, supone tanto como hablar con un extraño que pueda abordarnos en plena vía pública.
   
Descubrir los riesgos que entraña facilitar datos personales a desconocidos, no sólo para el menor, sino para la propia seguridad de la familia. Entre estos datos se encuentran: nombres y apellidos, dirección del domicilio, teléfonos, números de tarjetas de crédito, cuentas bancarias, fotos personales, lugar de trabajo de los padres, asociaciones a las que pertenece, etc.

Advertir sobre los peligros de encuentro cara a cara con desconocidos y, en todo caso, recomendarles que estos encuentros en el supuesto de que deseen realizarlos los efectúen acompañados de un adulto y en lugares públicos.

Promover el uso de los limitadores de contenidos y filtros que diferentes empresas comercializan para realizar una selección de paginas Web, foros y "chats" cuyos temas puedan ser lesivos. La utilización de limitadores de filtros, no solamente pueden ayudar a bloquear sitios peligrosos, sino también restringir descargas y a limitar el tiempo de navegación de cada usuario.
   
En caso de no poseer limitadores o filtros, se recomienda acceder a las páginas que visitan asiduamente los niños y niñas, para conocer sus contenidos y los riesgos que su uso continuado pueda suponer.

Prestar especial atención al uso de las "webcams" ya que a través de ellas se pueden ver dañados el derecho al honor, a la intimidad y a la propia imagen a manos de depredadores sexuales y pederastas. Ser recomienda que el uso de este sistema de comunicación en línea se produzca en presencia de algún miembro adulto de la familia.

Desactivar, si se consideran lesivos, aquellos programas de conversaciones en línea con voz, ya que además de desconocer al interlocutor, existen opciones para que posibles adultos puedan disfrazar la voz para ocultar su edad y su aspecto físico.
   
Prestar atención a las conversaciones telefónicas en el hogar. En Estados unidos se están dando numerosos casos de adultos que contactan con los niños a través de la internet y contratan líneas telefónicas que no dejan rastro de su uso en los hogares de los niños captados. Por lo tanto, comprobar el uso de los teléfonos móviles de los menores, dadas, las claras interconexiones que existen entre este medio de comunicación, los sitios-web y los programas de "software" de "chat".

    Alentar a los niños y niñas a comunicar cualquier contenido detectado en la red que pueda ser percibido por ellos como molesto o incómodo por su lenguaje inadecuado y de un modo muy particular por su contenido violento, pornográfico, racista, que incite a trastornos alimentarios o al consumo mediante publicidad ilícita. En definitiva prácticas que intentan aprovecharse de la inexperiencia o la vulnerabilidad de los más pequeños.

Recomendar a los menores que nunca faciliten a nadie su password, incluido los amigos más próximos.

Asimilar el argot con el que los menores se comunican a través de los "chats" y foros de la internet, que representan una notable peculiaridad y al tiempo un empobrecimiento del lenguaje. Como por ejemplo, podemos citar las siglas POS que significan “parent over shoulder” (papá o mamá observando). Con esta advertencia se informa al interlocutor que en esos momentos un familiar esta atento a la comunicación que el menor mantiene y que, por lo tanto, ésta deberá cambiar si se aborda un tema impropio.
   
Conocer los juegos de contenidos violento, racista o eróticos que los menores puedan descargar de la Red y que pueden no encontrarse a la vista de la familia, al estar almacenados en la memoria del ordenador o en cualquier dispositivo portátil.

Impedir que los menores introduzcan claves en el ordenador que eviten que la familia pueda conocer los contenidos almacenados y las páginas visitadas.

Recomendaciones a los operadores de internet

Los autores del presente estudio, UNICEF-Comité Español, quieren realizar un llamado a la ética de la responsabilidad de todos aquellos que de una u otra forma crean, producen y distribuyen productos dirigidos al público infantil. Sin embargo, dado el alto nivel de hechos lesivos para la integridad del menor detectados durante la elaboración de este trabajo, desean formularr una serie de recomendaciones que evitarán algunos de los hechos reflejados en este estudio.

Se reclama la colaboración de los operadores y proveedores de servicios de la internet con instituciones de ámbito estatal o autonómico actuales y con aquellas otras que puedan crearse en el futuro en la supresión de todos los contenidos delictivos o nocivos para los menores, ya sean de productos elaborados en España o procedentes del exterior.

Se insta al etiquetado y conciso que permita a menores y familias distinguir los contenidos de los diferentes productos dirigidos a los niños, En esta línea, se requiere un mayor control en el caso de contenidos pornográficos.

Se demanda el compromiso de identificación de clientes entre empresas ante casos de contenidos ilegales y peligrosos.

Se recomienda la elaboración de páginas de inicio en las que por franjas de edades, se informe de los productos adecuados para los usuarios menores de edad.

Se reclaman mecanismos eficaces de identificación de edad y confirmación de la misma a todos los usuarios de de "chat" y foros destinados a la infancia, de que se implante el nuevo DNI electrónico para ayudar a resolver esta carencia.

Se insta a que queden absolutamente vetadas la solicitud de datos personales o bancarios, aprovechándose de la inexperiencia de los menores, así como la oferta de premios para incentivar la entrega de dichos datos.

Se rechaza taxativamente toda publicidad confusa, engañosa o mal intencionada que pueda llevar a engaño. Y se invita a la autorregulación. Junto a las medidas ya propuestas –confirmación de la edad, filtros de navegación, botón de alarma, etc. se pueden plantear también la posibilidad de:

– Establecer cláusulas en los contratos con los proveedores y clientes que les comprometan a respetar determinadas normas para la protección de la infancia en la internet.
– Definir políticas internas y protocolos de actuación que sean conocidos por todos los empleados de la empresa.
– Formar a los empleados en este ámbito.
– Crear la figura del asesor para temas de la infancia en las grandes empresas, que actué de referente tanto hacia dentro como hacia el exterior, y que evalué la aplicación de las medidas decididas en el código.
– Realizar un análisis previo de lo nuevos productos y servicios, valorando las posibles amenazas para la infancia y tomando medidas preventivas.

Recomendaciones generales en materias de
comunicación, educación e información

La investigación UNICEF-Comité Español concluye con una serie de recomendaciones, entre las que destacan:

Campañas a nivel nacional y autonómico para concienciar a los usuarios infantiles y a sus familias de las ventajas de un uso responsable de la internet y de los riesgos presentes en la Red.
   
Impartir conocimientos sobre seguridad en la internet en los centros educativos públicos y privados.

Formación de los padres. Posibilidad de organizar encuentros, charlas, y cursos en colaboración con los centros educativos y las asociaciones de madres y padres.

Elaboración o actualización de guías de navegación accesibles para los niños y niñas y sus familias. Difusión de estas guías.

Información a las familias de los derechos que les asisten frente a los abusos de la internet y los canales de denuncia de actividades legales e ilícitas que puedan detectar en la red.

Facilitar a las familias listados de las principales asociaciones nacionales y autonómicas dedicadas a la protección de la infancia y de un modo muy particular de aquellos que puedan gestionar las denuncias sobre actos legales o ilícitos en la internet.

Creación en las bibliotecas públicas, centros recreativos y colegios e institutos de puestos de la internet de navegación segura con menús de contenidos seleccionados por edades y núcleos de interés.

La problemática abordada en este estudio refuerza la necesidad de educar a todos los ciudadanos y ciudadanas, desde los primeros años de la infancia en un ámbito que es el de la educación para la comunicación,  En los países anglosajones se ha venido utilizando conceptos como “Media Literacy” –alfabetización en medios– o “Computer Literacy” –Alfabetización informática–. En Europa y América Latina se comienza a utilizar el término educomunicación.

Estas nociones se ven reforzadas por la necesidad global de una educación en competencias comunicativas que supere las limitaciones de una concepción del aprendizaje centrado en la enseñanza instrumental de las herramientas de comunicación para llegar a una pedagogía para la comunicación capaz de formar más globalmente en los lenguajes, las técnicas y el análisis y producción de mensajes desde una perspectiva íntegramente critica.

Esta orientación de la instrucción para la comunicación deberá promover la formación de ciudadanos y ciudadanas responsables, usuarios implicados y activos de las tecnologías digitales y de los múltiples sistemas de información y comunicación existentes en el actual contexto digital.

Resulta de suyo importante reforzar en los currícula de los diferentes niveles educativos la enseñanza de estos contenidos y muy especialmente en los diseños curriculares de las carreras de Comunicación y Educación, especialmente en los estudios de grado y postgrado.

* Periodista.

El capítulo anterior de este trabajo se encuentra aquí.
 

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario