Feb 28 2016
692 lecturas

Sociedad

Difícil que corrupción de FIFA se cure con estreno presidencial/ Fútbol sin futbolistas

La Federación Internacional del Fútbol Asociado tiene nuevo presidente: el suizo-italiano Gianni Infantino. La entidad sufre una profunda crisis por su arraigada corrupción. Habrá que ver si el nuevo titular logra erradicarla. Muy difícil pero no imposible.

También en la FIFA hubo que apelar al balotaje, como en noviembre en las presidenciales argentinas, con la diferencia de que en el comicio donde participan 209 federaciones asociadas a la entidad (207 en condiciones de votar pues hay dos suspendidas) se contabilizaron los votos de cuatro candidatos. En rigor tres, porque el francés Jerome Champagne tuvo esta vez cero votos en vez de los siete de la primera vuelta.

En la segunda votación podía ganar quien tuviera mayoría simple de 104 votos. Y se alzó con el trono el abogado suizo-italiano de 45 años, Gianni Infantino, de la liga europea UEFA y con apoyos varios en el mundo, entre otros de la polémica Conmebol donde está encuadrada la no menos polémica AFA que supo presidir durante décadas el inefable Julio H. Grondona.

Infantino cosechó 115 sufragios; su principal adversario, el jeque bahreiní Salman bin Ibrahim al Jalifa tuvo 88 y más atrás quedó el candidato de Diego Maradona, el príncipe jordano Bin al Hussein con 27. Quedó dicho, no hubo champagne para el francés homónimo, vacío y descorchado.

En el hotel de lujo en Zurich donde se hacía el congreso, sus dueños deben haber sonreído porque la elección fue relativamente rápida. Es que a primera hora de la noche de ayer debían comenzar a instalar el hielo para patinaje y los delegados iban a tener que ser derivados a otra sede. Por suerte para ellos todo fue relativamente rápido y cobrarán por los dos eventos: uno que levantó temperatura política y otro con un clima bien frío.

“Resarciremos la imagen de la FIFA y el respeto hacia la FIFA. Y en todo el mundo nos aplaudirán por lo que haremos. Esta es una nueva era en la FIFA, en la que podremos colocar al fútbol en el centro del escenario”, fueron algunos de sus conceptos del proclamado vencedor.

Como objetivos pueden ser muy loables, pero la historia de la organización pone toda buena intención en tela de juicio. Su predecesor, el también suizo Joseph Blatter, venía de 17 años de gobierno y cuatro mandatos que se habían convertido en cinco. No pudo desarrollarlo pues debió renunciar cuatro meses después de ser electo, quedando como sustituto el camerunés Issa Hayatou. Es que aquel congreso, en junio de 2015, había sido fulminado por las detenciones ordenadas por la justicia norteamericana por denuncias de corrupción, el denominado FIFA-gate.

Y antes de Blatter hubo un larguísimo turno del brasileño Joao Havelange, con negocios continuados. Entre el suizo y su predecesor brasileño estuvieron en la presidencia 41 años. Es una institución poco democrática, lo que se trasunta en el hecho de que -contando a Blatter- sólo había habido ocho presidentes en una historia de 111 años.fifa allanamiento

Ahora fue el turno de Infantino, que tendrá mandato de tres años porque terminará el que correspondía al renunciante, quien -vale la pena acotar- no venía del fútbol sino del hockey sobre hielo. Después sí hizo su carrera deslizándose como con patines, de la mano de Havelange, de quien tomó la posta en 1998. Diecisiete años más tarde se le terminó la pista y se fue de cabeza, cuando la fiscal general estadounidense Loretta Lynch ordenó, el 27 de mayo de 2015, las primeras siete detenciones por sobornos, fraude electrónico, evasión impositiva y otros cargos. Ahora la lista es de 41.

Los argentinos

Infantino venía de ocupar desde 2009 el cargo de secretario general de la UEFA y fue el candidato de esa federación luego que se desplomara también el francés Michel Platini, quien en 2015 tenía buena parte de los votos europeos como para ir por el cargo mayor.

En su discurso de aceptación, el flamante titular dijo que en sus viajes había conocido a muchos dirigentes que aman el fútbol y que con su apoyo iba a poder poner a este maravilloso deporte en el lugar donde siempre debió estar. Entre algunos de esos conocidos suyos están los dirigentes sudamericanos de la Conmebol, a cuyo último congreso acudió. No es una buena referencia, porque esa confederación estuvo en el centro de las denuncias de la fiscal Lynch. Quien la presidía hasta diciembre de 2015, Juan Angel Napout, fue detenido también por corrupción. En enero de 2016 Domínguez Wilson fue electo para su reemplazo, en un evento donde los capos de la AFA como Luis Segura también se hicieron presentes y habrán acercado posiciones con Infantino, de cara al congreso de Zurich de ayer.

Segura está en ese lugar del fútbol argentino como reemplazante del “padrino” Grondona, quien se murió tan oportunamente que pudo zafar de una segura prisión, al cabo de 34 años como mandamás de la AFA. La fiscal general Lynch acusó al también vicepresidente de la FIFA de cobrar coimas millonarias para adjudicar las sedes de los torneos internacionales y otras coimas para los permisos de exclusividad en la transmisión de televisión de la Copa América.

Entre los primeros detenidos del 2015 hubo tres empresarios argentinos. Uno es Alejandro Burzaco, socio de Clarín en Torneos y Competencias, y hermano del actual secretario de Seguridad de Mauricio Macri, Eugenio Burzaco. Alejandro estuvo prófugo de la justicia y con pedido de extradición desde EE UU hasta que sus abogados prepararon su presentación ante la justicia. Luego varias empresas reunieron los 20 millones de dólares de caución para no quedar preso mientras sigue el proceso. La acusación contra su hermano, secretario de Seguridad, es que pagó parte de los últimos 5 millones de dólares para ese fin, poco compatible con sus funciones. Los otros dos argentinos procesados y detenidos fueron Hugo y Mariano Jinkis, padre e hijo, dueños de Full Play Group.

brasil mundial futbolAFA es parte de la Conmebol y votó ayer en Zurich. El voto lo expresó el titular de Racing, Víctor Blanco. ¿Es un dirigente probo y de palabra? Difícil saberlo. Si uno se guía por las declaraciones del mismo día del delantero académico Bou, parecería que no. “Estoy mal y triste porque el presidente tuvo un pacto conmigo y no lo cumplió. Me duele mucho la palabra, porque se tiene que cumplir”, dijo el jugador, muy molesto porque Blanco no habría respetado el compromiso de venderlo a un club de China pese a que éste ponía los 8 millones de dólares pactados.

Hay hilos conductores entre AFA, Conmebol, Concaf, UEFA y FIFA donde, plata de por medio para los dirigentes, el deporte es lo de menos. Y así, la pelota sí se mancha…

¿Margen para el cambio?

Las denuncias contra Blatter y la FIFA, aún con fundamento según lo divulgado el año anterior y lo que va de éste, no significa que sus promotores sean todo lo honestos que dicen ser.

Por ejemplo, la federación rusa y el renunciante presidente de la entidad del fútbol mundial, dijeron que estas denuncias tenían como origen el descontento norteamericano y británico por no haber sido sedes de los mundiales de 2018 y 2022. Esas designaciones recayeron en Rusia y Qatar, posiblemente con las coimas de rigor, no menos obscenas que las que hubieran pagado Washington y Londres por esos lugares.

Un habitual crítico de esos desmanejos es Diego Maradona, quien vino denunciado a las cúpulas de FIFA y en particular a Blatter-Platini. Esta semana el ex 10 calificó de “traidor” a Infantino y fogoneó las candidaturas del príncipe Al Hussein y el jeque de Bahrein, Salman.

Y ese es el punto débil del ex astro argentino. Esas monarquías árabes son tan corruptas como los gobiernos que presumen de ser las grandes democracias occidentales y tales rasgos se transmiten de la política y finanzas al fútbol. Para colmo el jeque Salman había tenido inconvenientes para explicar cómo se compadecían sus planes reformistas en la entidad del fútbol con las restricciones que Bahrein, un reino absolutista y reaccionario, pone contra los derechos de las mujeres.

La elección ya fue. El nuevo titular asumió el mismo día que el congreso dispuso una reforma de Estatutos para darle más transparencia a FIFA, con publicidad del salario del presidente y el secretario general, con controles y auditorías de firmas ajenas a la entidad, con cese del Comité Ejecutivo y su reemplazo por un Consejo de la FIFA de 36 miembros, donde habrá lugar para 6 mujeres. Se estipuló que los presidentes podrán estar un máximo de tres mandatos (doce años en total) y que los torneos mundiales tendrán 40 equipos.br mundial revendedores

Tales reformas y el discurso del recién asumido suenan bien. Sin embargo, la historia acá reseñada a grandes rasgos estrecha los márgenes de la esperanza. El negocio y el negociado del fútbol lucen intactos.

El secretario general interino de la FIFA, Markus Kattner, dijo en el evento que tienen un déficit financiero de 550 millones de dólares y quieren definir un presupuesto de 5.000 millones de dólares de ingresos para el Mundial de 2018 en Rusia.

Y en base a esa necesidad, se puede suponer que la organización querrá cerrar negocios con los sponsors y multinacionales de siempre: Coca Cola, Visa, Adidas, McDonald’s, etc.

Para el Mundial de 2014 en Brasil esas y otras empresas aportaron 1.600 millones de dólares en contratos que siempre suelen dejar una puerta abierta a chanchullos, retornos y comisiones. ¿Transparente la Coca Cola? Si ni se conoce su fórmula…

—–

Addendo

La FIFA y un fútbol sin futbolistas

br mundial google

 Gustavo Veiga (Página12)| La FIFPro, la federación sindical de jugadores profesionales, desaprobó la votación que ungió a Gianni Infantino al frente de la máxima entidad del fútbol mundial. Dice que los derechos de sus 65 mil afiliados en el mundo fueron ignorados.

La pantalla reproduce el resultado de la elección de autoridades en el congreso extraordinario de la FIFA.

Julio Grondona no tenía un pelo de ingenuo. Días antes del Mundial 2002 confesó: “El fútbol lo soluciona todo”. Sabía por qué lo decía. El suizo que desde el viernes tomó la posta en la FIFA, Giovanni Infantino, es pelado aunque tampoco tonto. Tal vez, en estas horas que desparrama entusiasmo, piense en aquella frase. Que el fútbol proveerá, como Dios manda. Porque necesitará apoyarse en el magnetismo que provoca el juego para gobernar. Además de hacer buena letra. Los protagonistas centrales del deporte más masivo del mundo repudiaron la elección que lo depositó en el cargo de presidente. En rigor, sus representantes nucleados en la FIFPro, la Federación Internacional de Futbolistas Profesionales que integran 65 mil jugadores en todo el planeta. Su titular, Philippe Piat, comentó: “Las reformas atrincheran y recompensan a las 209 federaciones miembro y a seis confederaciones, a pesar de su complicidad en la corrupción y en los escándalos que continúan afligiendo al fútbol”. Fue un golpe al plexo con nada de bienvenida.

En un comunicado que difundió en su página web el mismo día de la votación, el sindicato amplió la idea: “FIFPro ve con desaprobación la elección que ha tenido lugar hoy en la FIFA y que deja al nuevo presidente, Gianni Infantino, con independencia de cuáles sean sus méritos o fracasos, afianzado en una cultura y estructura de gobernanza abierta a prácticas corruptas”. Se sabe cuáles fueron esas destrezas para recibir coimas. Su realización sólo fue posible con la presunta complicidad de grandes bancos de Estados Unidos y Europa que lavaron el dinero y de varios empresarios mediáticos como los acusados Alejandro Burzaco, Hugo Jinkis y su hijo Mariano, todos argentinos.

En esta saga sobre las cloacas de la FIFA que todavía se continúa filmando, la FIFPro sugirió que “una verdadera reforma garantizaría que los futbolistas, los clubes y las ligas participaran de manera justa y proporcionada en la gestión de este deporte, para crear decisiones vinculantes en todas las cuestiones que les incumben”. Se desprende del comunicado que se sienten ignorados.

La Federación Internacional de Futbolistas parece estar varios pasos adelante del sindicato argentino, Futbolistas Agremiados (FAA), que no se ha pronunciado en su sitio oficial sobre el escándalo desde que se produjo, el 27 de mayo de 2015. Es el mismo gremio que se fundó en 1944 –21 años antes que la FIFPro– y forjó su crecimiento en luchas por el Estatuto y el Convenio Colectivo de Trabajo a principios de la década del 70. Hoy continúa Sergio Marchi como su secretario general y el arquero de Boca, Agustín Orion, es su secretario gremial. La única referencia indirecta al escándalo en la patronal del fútbol mundial es la adhesión a un comunicado de Scholas Ocurrentes, una fundación pontificia de la que FAA es colaborador voluntario.

En junio del año pasado, el Vaticano suspendió un acuerdo económico que había firmado con la AFA, la Conmebol, Agremiados y TRISA, una compañía donde son socios el grupo Clarín y Torneos y Competencias. Scholas iba a recibir por ese convenio una donación de 10 mil dólares por gol o penal atajado durante la última Copa América que entregaría a las escuelas para la educación de los niños mediante el deporte. Cuando estalló el escándalo de la FIFA, aquella obra impulsada por el papa Francisco no aceptó recibir el dinero en esas condiciones. En el comunicado al que adhirió Agremiados, se leía que Scholas “se abstendrá de recibir fondo alguno hasta que se esclarezca la investigación judicial en curso…”

FIFPro fue muy dura con la FIFA porque considera que la elección de Infantino no modifica su matriz corrupta. Difundió su “especial preocupación por los 65.000 futbolistas profesionales de ambos sexos a quienes representa, pues como resultado de la estructura de monopolio de la FIFA sus derechos suelen ser abiertamente ignorados e incluso quebrantados”.Brasil-Mundial2

En la misma línea que FIFPro, cuya sede está en Hoofddorp, Holanda, Luis García, secretario general de la Asociación Colombiana de Futbolistas Profesionales y ex integrante del seleccionado de su país, dijo sobre el escándalo: “Se ha tomado el dinero del fútbol, el dinero de los jugadores”. En sentido parecido se pronunció Carlos Soto, el presidente del sindicato chileno: “Tenemos que estar seguros de que el dinero está en buenas manos”.

Las invocaciones a la transparencia y a una manera más austera de gobernar que expresó Infantino en su discurso apenas lo eligieron, no se compadecen con ciertas prácticas que todavía perduran en la FIFA. Por ejemplo, la manipulación de licencias, la ausencia de planes para revisar contratos sospechados, el pago de viáticos anuales por 300 mil dólares, los pasajes de avión en primera clase, las entradas de protocolo y hasta la confección de trajes a medida para el staff. La FIFPro reclama para eso poder acceder a los balances.

Infantino ahora tiene la palabra. Dirigente de origen suizoitaliano, con una carrera de quince años en el fútbol en constante ascenso y un mandato manifiesto que parece venirle de la historia, hizo su autorretrato: “Mis padres son italianos y me enseñaron a distinguir el bien del mal. Luego crecí en la Suiza alemana: el orden, la disciplina y la fiabilidad. Posteriormente, fui a la Suiza francófona: libertad, igualdad y fraternidad, con unos toques revolucionarios”. Con ese cóctel de varios ingredientes, la FIFA espera resolver su pasado, presente y futuro. La historia parece que no la absolverá tan fácilmente.

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

1 Comentário

Comentarios

  1. Antonio Casalduero Recuero
    4 marzo 2016 17:03

    Desde hace mucho tiempo que se viene gestando una corrupción imparable en las grandes asociaciones mundiales de fútbol, desde el brasileño y perpetuo presidente de la FIFA Joao Avelange ya había gente enriqueciéndose a costa del fútbol. Y digámoslo con franqueza, se aprovechaban de la supina estupidez del hincha, un sujeto que reflexiona a partir de sus pasiones más primarias e inmediatas, con un escaso y triste margen racional; éstos son quienes llenan los estadios exhibidos por la TV, ellos provocan ese ruido incesante dentro de un estadio, lo que hoy se haya convertido en un programa computacional de sonido, sonando aunque no haya público gritando.