Mar 11 2012
476 lecturas

Noticias

Dilma despidió a su decimosegundo ministro, por bajo rendimiento

Según la prensa, Alfonso Florence (PT) fue despedido por no cumplir con las expectativas. Sin embargo, la presidenta brasileña emitió un comunicado en el que intenta preservar la imagen del funcionario que fue apartado de sus funciones. Lo reemplaza Pepe Vargas.

La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, despidió el viernes a última hora a su ministro de Desarrollo Agrario, Alfonso Florence, el decimosegundo en ser reemplazado en algo más de un año y dos meses de gobierno. En un comunicado difundido a la prensa, la presidenta agradece a Florence sus inestimables servicios prestados y dice que fortaleció la agricultura familiar y contribuyó a reducir la pobreza en los campos. Según la prensa brasileña del sábado, la presidenta Rousseff estaba descontenta con el bajo rendimiento de Florence. Ante estas informaciones, la mandataria emitió un nuevo comunicado ayer desmintiendo al diario. “La presidenta lamenta las interpretaciones erróneas y considera que Florence prestó grandes servicios al proceso de inclusión social en el campo.”

En el comunicado, la mandataria le desea buena suerte a su sucesor, Pepe Vargas, médico de formación y originario de Rio Grande do Sul, un estado en el que el famoso Movimiento de Trabajadores Sin Tierra (MST) es muy activo. “Desde el comando del Ministerio de Desarrollo Agrario, Florence participó de acciones que fortalecieron la agricultura familiar y ayudaron a mejorar la vida de millones de brasileños”, afirmó la circular emitida ayer desde el Palacio del Planalto. En la misiva, la presidenta afirma que el ex ministro, diputado federal que vuelve al recinto, dejó su cargo para dedicarse a proyectos importantes en su estado de Bahía.

“La presidenta está segura de que continuará contando con el valioso apoyo y colaboración de Alfonso Florence.”

Vargas, al igual que Florence, es miembro del gobernante Partido de los Trabajadores (PT). Vargas dijo que la presidenta le encomendó dos asuntos principales: acelerar la reforma agraria y combatir los bolsones de pobreza en el campo. “Tenemos una agricultura familiar fuerte, pero hay bolsones de miseria y la gran meta es terminar con la miseria fortaleciendo la agricultura familiar”, dijo Vargas. Los movimientos sociales vinculados con la reforma agraria criticaban la gestión de Florence. En enero, el MST lanzó una campaña para exigir tierras para unas 8000 familias que viven en campos precarios en San Pablo. Florence recién logró expropiar tierras para la reforma agraria después de un año de gobierno.

Sesenta propiedades improductivas fueron expropiadas en trece estados, con las que se beneficiaría a 2739 familias. El uno por ciento de los propietarios de tierras posee el 45 por ciento del suelo cultivable de Brasil, el país con mayor extensión y habitantes de Latinoamérica. Según movimientos campesinos, existen cuatro millones de familias sin tierra, de las cuales 200.000 viven en campamentos al borde de las rutas, sin infraestructura. Por su parte, el gobierno reconoce que unas 180.000 familias están en la lista de espera para recibir un predio. De los 37 ministros designados por Rousseff al inicio de su gobierno en enero de 2011, doce ya fueron reemplazados, la mayoría por acusaciones de corrupción.

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario