Ago 5 2015
745 lecturas

Despacito por las piedras

Donald no es un pato cualquiera

Despejemos dudas. No se trata del ave acu√°tica ni del deporte hom√≥nimo que practica a caballo la oligarqu√≠a vacuna y ¬ęsojete¬Ľ para regocijo de l√°nguidas ni√Īas te√Īidas bajo el sol en las estancias de pap√°. No me refiero al dibujo que hicieron famoso Walt Disney, Armand Mattelart y Ariel Dorfman, pero por razones ideol√≥gicas antag√≥nicas, ni de aquel artista que cantaba sucundum sucundum. No se trata de cierta acepci√≥n del t√©rmino para designar a una persona sin recursos econ√≥micos suficientes (s√≠, ya s√©, acaba usted de descubrir mi pertenencia a la generaci√≥n del √°baco, la regla de c√°lculos, los saba√Īones, el Diccionario Enciclop√©dico Sopena y la tabla de logaritmos. No me importa, me la banco).

Donald Trump es la versi√≥n brutal, primitiva y rudimentaria del pol√≠tico millonario e ignorante que, fracasado el modelo nazi original, lo repite como un loro e intenta asumir la primera magistratura del pa√≠s m√°s poderoso del planeta, al menos desde el punto de vista militar. Odia a los inmigrantes y se jacta de ese odio. Sobre todo si son mexicanos o de los pueblos del sur del R√≠o Bravo. Ha prometido expulsarlos si es elegido presidente y, para impedir su ingreso ilegal al ombligo del ¬ępara√≠so¬Ľ capitalista mundial, construir un muro como el que el Estado genocida de Israel tiene para tratar de contener la militancia palestina en pos de la recuperaci√≥n de los territorios usurpados por los zarpazos sionistas.

Lo ins√≥lito, o no tan, es que California, Texas, Colorado, San Francisco y m√°s, muchos territorios m√°s de los que promete expulsar a los mexicanos fueron de M√©xico hasta que la voracidad imperial sum√≥ esos lugares a los Estados Unidos a trav√©s de las armas. Es decir, mexicanos expulsados de su antiguo terru√Īo por la avaricia conquistadora, bajo el pretexto de incorporarlos al modo capitalista de la divisi√≥n internacional del trabajo.

Pero Donald, como cualquier ser humano, tiene amigos. Es imposible imaginar la vida sin amigos. Se los dice alguien que ¬ęes¬Ľ los amigos. Aun aquellos que nos parecen ejemplares despreciables deben compartir sus miserias morales con alguien. Y Donald los tiene. Repartidos por el mundo y, claro, Argentina forma parte del planeta mal que les pese a los agoreros de moda. O sea que Trump puede venir a nuestro pa√≠s y tomarse unos tragos con sus compinches vern√°culos mientras, por ejemplo, contempla un juego de pato en la misma estancia de las rubias l√°nguidas.

Peque√Īa digresi√≥n preelectoral. El apellido de Donald se pronuncia Tramp. ¬ŅY si le agregamos una letra m√°s, la a, por ejemplo y hacemos campa√Īa por alguno de sus amigos locales? Quedar√≠a m√°s o menos as√≠: ¬ęVote +a, vote tramp a¬Ľ. Usted, compa√Īera, dir√° que me faltan kil√≥metros para ser un ¬ęcoach¬Ľ de campa√Īa como Dur√°n Barba. Tiene raz√≥n y a m√≠ me llena de orgullo. Fin de la peque√Īa digresi√≥n.

Un periodista argentino se encontr√≥ de casualidad con el se√Īor Trump en EEUU. Cuando Donald supo que era de estos pagos estall√≥ en elogios enf√°ticos a su amigo (amigo de √©l, como dicen sus odiados mexicanos) Mauricio Macri. Entre los piropos destacaba el consejo a los ciudadanos nacionales para que lo entronicen presidente. Amigos son los amigos, dec√≠a un lema televisivo antiguo y perogrullesco. Despu√©s supimos que Trump y Macri juegan al tenis cada vez que se juntan y, sobre todo, supimos (¬Ņsupimos?) de sus negocios compartidos.

Paradojas de la etimolog√≠a, seg√ļn estuve buscando y encontr√©, Mauricio es un nombre de origen latino que significa ¬ęMoreno¬Ľ. S√≠, como los habitantes originarios del sur del R√≠o Bravo, esos que el amigo Donald busca expulsar de su territorio si es el elegido.

En fin, que este Donald no es un pato, pero nuestro Mauricio es, algunos lo sabemos desde siempre, un pato criollo.

Julio Rudman, escritor y periodista argentino

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


    Su nombre (requerido)

    Su Email (requerido)

    Amigo(requerido)

    Mensaje

    A√Īadir comentario