Jun 1 2013
1714 lecturas

AmbienteSociedad

Doscientos millones contra Monsanto

Fueron dos millones de personas las que el 25 de mayo se manifestaron en 52 pa√≠ses, en m√°s de 430 ciudades de todo el mundo, contra Monsanto. Pero much√≠simos m√°s acompa√Īaron ese d√≠a y protestan cada d√≠a, de muchas formas, contra Monsanto, contra los transg√©nicos y el robo corporativo de nuestra alimentaci√≥n.

Por ejemplo, la V√≠a Campesina, que tiene m√°s de 200 millones de miembros y ahora preparan su sexta conferencia internacional del 6 al 13 de junio, en Indonesia. Cumplen 20 a√Īos y son el movimiento campesino organizado m√°s grande de la historia y un puntal de resistencia a Monsanto, a los transg√©nicos y a las corporaciones de agronegocios en el planeta.

Monsanto tiene mucha cola para pisarle en su larga historia de fabricante de venenos desde 1901. Es un ejemplo paradigm√°tico de codicia, control corporativo y falta de escr√ļpulos. Entre muchos desastres, leg√≥ al planeta la contaminaci√≥n con armas qu√≠micas, como el Agente Naranja usado en la guerra contra Vietnam, donde a√ļn la tercera generaci√≥n de la poblaci√≥n sufre secuelas. Ocult√≥ intencionalmente que su qu√≠mico PCB (incluyendo askareles) es terriblemente t√≥xico, envenenando por m√°s de 40 a√Īos ‚Äďa sabiendas‚Äď el agua y a miles de familias en Alabama, donde se fabricaba.

Para aumentar sus lucros, cre√≥ semillas transg√©nicas adictas a sus agrot√≥xicos y compr√≥ empresas semilleras por todo el mundo, para eliminar competencia y asegurar dependencia. Controla 27 por ciento del mercado mundial de semillas de todo tipo (no solamente transg√©nicas) y tiene m√°s de 80 por ciento del mercado mundial de semillas transg√©nicas, un monopolio industrial que no tiene precedentes en casi ning√ļn rubro industrial. Solamente Bill Gates, con Microsoft, tiene un porcentaje de mercado tan alto. Pero a diferencia de los programas de computaci√≥n, las semillas son imprescindibles para la vida: son la llave de todas las redes alimentarias.

Por ello y mucho m√°s, 2 millones nos manifestamos en el mundo contra Monsanto. S√≥lo una peque√Īa muestra del rechazo global a esa transnacional, que se extiende a todas las otras empresas de transg√©nicos (Syngenta, DuPont-Pioneer, Dow, Bayer, Basf).

La agencia Investigative Reporter Denmark revel√≥ que Monsanto decidi√≥ abandonar la investigaci√≥n, desarrollo y experimentos de ma√≠z transg√©nico en Europa (aunque siguen las plantaciones que existen en Espa√Īa, Portugal y Rep√ļblica Checa, menos de uno por ciento del ma√≠z en Europa). Nueve pa√≠ses europeos han prohibido el ma√≠z transg√©nico. Monsanto se suma a Syngenta, Bayer y Basf, que abandonaron en a√Īos anteriores la investigaci√≥n y experimentaci√≥n de papa y otros transg√©nicos en Europa.

Sus declaraciones son significativas: seg√ļn Brandon Mitchener, ejecutivo de Monsanto en Europa, s√≥lo van a seguir con transg√©nicos en pa√≠ses ¬ędonde tengamos apoyo pol√≠tico¬Ľ y sistemas regulatorios a su favor. Como M√©xico, por ejemplo, donde las protestas contra el ma√≠z transg√©nico son cada vez m√°s amplias, pero el sistema regulatorio y el gobierno favorecen a Monsanto, contra los intereses de su propia poblaci√≥n.

En la misma semana, un informe de la organizaci√≥n estadunidense Food arg Fuera-Monsantoand Water Watch, basado en m√°s de 900 mensajes de Wikileaks, mostr√≥ que Estados Unidos us√≥ cuantiosos recursos p√ļblicos para promover a Monsanto y a los transg√©nicos, a trav√©s de sus embajadas, de representantes del ministerio de agricultura (USDA) y de USAID en muchos pa√≠ses. Sus estrategias incluyen desde conferencias ¬ęt√©cnicas¬Ľ de (des)informaci√≥n a periodistas y funcionarios, hasta presiones bilaterales para adoptar legislaciones favorables y abrir mercado a las empresas.

Pese a que Monsanto reporta grandes ganancias, las resistencias globales le significan un enorme gasto, m√°s que econ√≥mico. Cada d√≠a salen nuevas evidencias de da√Īos a la salud y ambiente, de que solamente con enga√Īos, corrupci√≥n y falseando datos, con cient√≠ficos y gobiernos comprados, se pueden defender los transg√©nicos. Nos imponen los transg√©nicos con ma√Īa y fuerza, pero no han podido ni podr√°n colonizar nuestras mentes ni corazones a su favor, a la larga el arma m√°s poderosa.

Por eso, aunque hay muchas y diversas resistencias por todo el globo, es importante destacar el papel hist√≥rico de La V√≠a Campesina, que cumple 20 a√Īos de lucha y organizaci√≥n, derrumbando mitos y mostrando caminos. Con m√°s de 150 organizaciones campesinas en 70 pa√≠ses en √Āfrica, Asia, Europa y las Am√©ricas, con m√°s de 200 millones de campesinas y campesinos, el mundo nunca ha tenido una organizaci√≥n campesina de tal extensi√≥n y entidad. Independientes de partidos pol√≠ticos e intereses corporativos, La V√≠a Campesina ha profundizado el an√°lisis y la cr√≠tica del sistema agroalimentario, desde la visi√≥n y experiencia cotidiana de sus actores fundamentales.

En estas dos décadas, Vía Campesina nos mostró, junto a sus aliados, que las y los campesinos, indígenas, pescadores artesanales, productores familiares, producen más de 70 por ciento de la alimentación en el mundo, con apenas 20 por ciento de la tierra arable; que son las y los que producen y cuidan las semillas y la biodiversidad, las y los que están enfriando al planeta contra el calentamiento global que nos afecta a todos, pese a ser provocado en su mayor parte por el sistema alimentario agroindustrial y sus transnacionales de agronegocios. par fuera Monsanto

El camino no es fácil, la articulación intercultural, intercontinental y la equidad de género han sido grandes desafíos, pero desde las raíces, la Vía Campesina sigue creciendo, dando flores y frutos, abriendo surcos, sembrando resistencias. Contra Monsanto y otras empresas que siembran muerte, globalizando la lucha, globalizando la esperanza.

*Investigadora del Grupo ETC

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


    Su nombre (requerido)

    Su Email (requerido)

    Amigo(requerido)

    Mensaje

    A√Īadir comentario