Feb 20 2012
1222 lecturas

Pol铆tica

EEUU: Curiosidades de una elecci贸n por y para el 1%

Que la elecci贸n presidencial estadunidense parece estar reducida, con su tsunami de fondos ilimitados y no regulados, a un concurso entre millonarios para imponer a su favorito en la Casa Blanca ya no es noticia.

Para muchos la impresi贸n es que, m谩s que cualquier otra, esta es una elecci贸n del 1 por ciento, para el 1 por ciento y por el 1 por ciento, guiada, dise帽ada y coreografiada por los mejores t茅cnicos especializados en crear una ilusi贸n de democracia mientras los due帽os del juego se dedican al negocio del poder real. Por lo tanto, tal vez lo m谩s interesante ahora son los detalles raros y absurdos de este concurso, o las cosas que se revelan de la clase pol铆tica por accidente.

Por ejemplo, el s谩bado pasado hubo un revuelo en el estado m谩s orgullosamente antimigrante del pa铆s, Arizona. Ah铆, una de las figuras m谩s machas de la pol铆tica estatal, un sheriff reconocido por su feroz posici贸n antimigrante y su fama de ser ex militar y gran defensor de la 鈥渓ey y orden鈥, quien tambi茅n es candidato al Congreso, de pronto tuvo que renunciar como copresidente estatal de la campa帽a presidencial del republicano Mitt Romney. La raz贸n: una bronca pasional con un hombre, que adem谩s es鈥 隆un inmigrante mexicano!

Paul Babeu, pol铆tico muy popular en Arizona, sheriff del condado de Pinal, anunci贸 su renuncia despu茅s de publicarse versiones en los medios locales de que hab铆a amenazado con deportar a un ex novio, originario de M茅xico, cuando 茅ste 鈥搃dentificado como 鈥淛os茅鈥濃 rehus贸 callar una relaci贸n que, afirm贸, dur贸 a帽os. Jos茅 declar贸 al Phoenix New Times que rehus贸 firmar un acuerdo de que jam谩s revelar铆a su relaci贸n con Babeu, y por ello fue amenazado con la deportaci贸n. El s谩bado, Babeu debi贸 confesar, en conferencia de prensa, que tuvo una relaci贸n 鈥減ersonal鈥 con Jos茅, pero rechaz贸 que hubiera amenazado con deportarlo, aunque admiti贸: 鈥渓a verdad es que soy gay鈥. Las primarias en Arizona se realizar谩n a finales de mes y lo 煤ltimo que deseaba Romney, quien enfatiza sus credenciales de 鈥渃onservador鈥 extremo, es que alguien asociado con 茅l sea gay.

Hablando de extranjeros, los republicanos a煤n intentan nutrir la sospecha de que Obama no es americano. Entre filas ultraconservadoras se sospecha todav铆a de la veracidad de su acta de nacimiento, y aunque los precandidatos han abandonado esa l铆nea de ataque que utilizaron en la elecci贸n de 2008, desean generar la idea de que aun si Obama es estadunidense, sus ideas s铆 son extranjeras. A falta de poder llamarlo 鈥渁fricano鈥 o 鈥渕usulm谩n鈥, como intentaron antes, ahora el peor insulto es que es un socialdem贸crata o socialista estilo europeo.

El precandidato presidencial republicano Newt Gingrich lo ha acusado de estar 鈥渁 favor del socialismo europeo鈥; Romney ha afirmado que promueve un 鈥渆stado de bienestar estilo europeo鈥 en contraste con el suyo, que es de 鈥渦n pa铆s libre鈥. Como se帽ala el columnista Harold Meyerson, del Washington Post, la 鈥渃ulpabilidad por asociaci贸n era mucho m谩s simple cuando la asociaci贸n, o supuesta asociaci贸n, era con comunistas. En su ausencia, los republicanos han tenido el reto de volverse m谩s rid铆culos y lo han logrado鈥.

Mientras tanto, hubo un intenso debate sobre la 鈥渓ibertad de religi贸n鈥 cuando los obispos cat贸licos proclamaron su oposici贸n a que hospitales y escuelas cat贸licas paguen el costo de contraceptivos para sus empleados, como estipula la reforma de salud impulsada por Obama. Cuando el gobierno de Obama logr贸 dar la vuelta a la f茅rrea oposici贸n de la jerarqu铆a cat贸lica, al decir que las aseguradoras y no sus instituciones pagar铆an esos costos, los obispos insistieron en que nadie debe pagar por algo tan lleno de maldad como la contracepci贸n. Ahora algunos republicanos atacan a Obama como 鈥渆nemigo de la religi贸n鈥.

El espect谩culo de la jerarqu铆a 鈥損or definici贸n de puros hombres鈥 defendiendo sus supuestos principios morales sobre la sexualidad, a pesar de que una vasta mayor铆a de sus fieles no comparten su punto de vista y de que no hay ninguna menci贸n de tal cosa en la Biblia, fue triste. Pero lo m谩s notable, casi obsceno, se帽alaron c贸micos y sat铆ricos, fue que una instituci贸n que pasa por una de las peores crisis de su historia 鈥搚 paga indemnizaciones multimillonarias鈥 por las perversas actividades sexuales cometidas con menores de edad por varios de sus pastores espirituales, y luego encubiertas por sus l铆deres, a煤n crea que tiene autoridad moral para pronunciarse sobre esto. Pero revel贸, una vez m谩s, esa combinaci贸n tan letal de pol铆tica y religi贸n en este pa铆s.

Tal vez el ejemplo m谩s extremo de esta mezcla entre pol铆tica y religi贸n entre los republicanos es el precandidato Rick Santorum, quien no s贸lo se pronuncia en contra de la anticoncepci贸n, sino tambi茅n descarta el calentamiento global, la teor铆a de la evoluci贸n, afirma que el sexo gay es 鈥渂estial鈥 y hasta cuestiona el papel del Estado en la educaci贸n (sus hijos fueron educados en casa), todo en nombre de su fe cat贸lica. Que sea un candidato viable para la presidencia provoca que muchos aqu铆 griten: 隆Dios nos salve!

Y mientras tantas cosas serias ocurren, el revent贸n contin煤a en Wall Street. Hace un par de semanas se realiz贸 un rito anual de una fraternidad de banqueros y ejecutivos de Wall Street que se divirtieron burl谩ndose de Ocupa Wall Street y de c贸mo fueron rescatados de la crisis por el tesoro p煤blico. Todo culmin贸 con el rito de inducci贸n de nuevos miembros, quienes deben vestir ropa de mujer, bailar, cantar y someterse a un bombardeo de pastelitos y servilletas empapadas de vino exclusivo. 脡stos son, como report贸 el New York Times, los que toman decisiones cotidianas que 鈥渃olectivamente pueden hacer o romper los mercados financieros globales鈥.

S贸lo con estos ejemplos 鈥搚 hay tantos m谩s鈥 se puede concluir que, por un lado, los conservadores aqu铆 tienen raz贸n: la inmigraci贸n, el socialismo y el sexo amenazan a Estados Unidos. Por otro, que tal vez el estribillo de la canci贸n tema de la gran pel铆cula Cabaret es el mejor ejemplo para describir la coyuntura en este pa铆s: 鈥渓a vida, mi cuate, es un cabaret鈥.

*Corresponsal de La Jornada de M茅xico en EEUU

  • Compartir:
X

Env铆e a un amigo

No se guarda ninguna informaci贸n personal


    Su nombre (requerido)

    Su Email (requerido)

    Amigo(requerido)

    Mensaje

    A帽adir comentario