Ene 3 2005
861 lecturas

Política

EEUU: el terrorismo y la redefinición del Derecho

Aparecida en la revista Piel de Leopardo, integrada a este portal.

Las viejas instituciones del Derecho no son útiles. Basta de perder tiempo con asuntos tales como la presunción de inocencia, el justo juicio, los procedimientos jurídicos, la existencia de leyes civiles y penales, el repeto a la persona humana. El gobierno estadounidense ha resuelto establecer un período de detención indefinido para sospechosos de terrorismo, informó el domingo el diarioWashington Post» y la noticia recorrió el soñoliento mundo que despertaba tras los festejos del nuevo año.

Brian Whitman, vocero del aparato de Defensa puntualizó al rotativo de Wáshington con asboluta claridad los límetes y alcances de la medida. Dijo: «Como la guerra contra el terrorismo será una tarea a largo plazo, tiene sentido para nosotros buscar soluciones para problemas a largo plazo».

La propuesta incluye repatriar a sus países de origen a un gran número de presos de la base de Guantánamo, Cuba, procedentes de Afganistán, Yemen y Arabia Saudita, para que sean confinados sin juicio, sin esperanza de tenerlo e indefinidamente en cárceles construidas por empresas estadounidenses controladas por guardias locales.

El departamento de Estado sin rubor aseguró que en esos países se respetearán los derechos humanos de los prisioneros, y establecerá mecanismos de supervisión.

Tamaño proyecto, prohijado precisamente por el State Department, es obra del Pentágono y la CIA, y su objetivo es no liberar a aquellos presos contra los cuales no hay elementos probatorios de actividades terroristas, pero que por alguna razón no serán liberados ni enjuciados por tribunales locales de EEUU, de otros países o instancias judiciales supranacionales.

El uso de «manos de gato» para asar las castañas -es decir, para mantener en reclusión e interrogar sin límites de procedimiento a quienes se consideran peligrosos- no es nuevo; en alguna oportunidad, cuando Sadam Hussein era todavía un «aliado confiable», se utilizaron cárceles clandestinas iraquíes y métodos que después fueron enseñados a los torturadores latinoamericanos. Israel, Egipto y algunos países africanos han sido señalados también como «amistosos» para la CIA y otras agencias de espionaje y contrainformación.

Poco se sabe de esas cárceles clandestinas, quiénes son los detenidos, las condiciones en que se encuentran o los procedimientos que se utilizan para determinar su futuro, lo que motiva reclamos de grupos de derechos humanos, líderes del Congreso y del propio gobierno de Bush, dejó establecido el diario.

El colmo del cinismo lo constituye la propuesta del Pentágino para construir en Guantánamo una prisión especial para las aproximadamente 200 personas allí recluidas, contra las que no hay pruebas que las vinculen con Al Qaeda u otras organizaciones enemigas. Estos prisioneros, que ya fueron exprimidos al máximo, obtendrían -dicen los humanitarios artífices de la idea»comodidades y libertades», como la poder conversar entre sí. La nueva cárcel costaría unos US$ 25 millones.

En un programa de la cadena de televisión ultraconservadora Fox, los senadores Richard Lugar,republicano, y el demócrata Carl Levin consideraron que el plan no sólo es una «mala idea» sino que podría incluso violar la Constitución de Estados Unidos. «Es una mala idea, así que debemos abandonarla y debemos examinar muy cuidadosamente su impacto constitucional», dijo Lugar, presidente del Comité de Relaciones Exteriores del Senado.

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


    Su nombre (requerido)

    Su Email (requerido)

    Amigo(requerido)

    Mensaje

    Añadir comentario