Ene 7 2012
403 lecturas

PolíticaSociedad

EEUU Los republicanos divididos, los ciudadanos unidos

La elección primaria de Iowa puede interpretarse como la primera instancia de una campaña electoral realizada luego del fallo sin precedentes de la Corte Suprema de enero de 2010 en el caso Citizens United contra la Comisión Federal Electoral. El blog SCOTUSblog lo resume de la siguiente manera: la Corte, en fallo dividido, dictaminó que “el gasto político es una forma de protección de la libertad de expresión en virtud de la Primera Enmienda, y que el gobierno no debe impedir que las empresas o sindicatos gasten dinero para apoyar o denunciar a candidatos individuales en las elecciones”.

Los períodos electorales generalmente son muy beneficiosos para los canales locales de televisión, que venden tiempo en el aire a través de los medios de difusión públicos. Sin embargo, las radiodifusoras de Iowa informaron que habría ganancias menores de las esperadas debido al número sin precedentes de debates entre candidatos, a través de los cuales los candidatos tuvieron la oportunidad de presentarse al público básicamente en forma “gratuita”.

La avalancha de publicidades negativas que sobrevino en las últimas semanas de campaña provocó un aumento de las ganancias de los canales. Dale Woods, gerente general de un canal de televisión local de Des Moines, le dijo a la revista Broadcasting & Cable: “Generalmente no transmitimos campañas negativas aquí, pero he visto cómo ha cambiado esa dinámica con el dinero de los Comités de Acción Política. Las compras de espacio publicitario de los candidatos son para publicidades positivas, pero el dinero de los Comités se usa en campañas negativas. Creo que veremos esa dinámica en todo el país”.

La industria de la publicidad está siguiendo de cerca los gastos de campaña. Prevén que el gasto de todas las campañas juntas alcanzará los 4.000 millones de dólares, si se incluye la campaña presidencial, al Senado, de Diputados y gobernadores.

Pero aún hay esperanza. Cada vez más gente reacciona en contra de esta inundación de dinero secreto que está infectando las elecciones en Estados Unidos. Los legisladores del estado de California están reclamando una reforma constitucional para revocar el fallo sobre Citizens United. El Ayuntamiento de la Ciudad de Nueva York aprobó una resolución similar, haciéndose eco de las medidas aprobadas en Los Angeles, Oakland, Albany y Boulder, Colorado. La semana pasada, la Corte Suprema de Montana restableció una prohibición de hace más de 100 años al gasto empresarial en campañas y candidatos políticos.

El catedrático de derecho de la Universidad de Harvard, Lawrence Lessig, exige que se realice una convención constituyente. Según lo define la Constitución de Estados Unidos, 34 legislaturas estatales tendrían que convocar la convención, que podría permitir una reforma para prohibir que las empresas financien campañas electorales. Lessig, muy popular entre los progresistas, ha acudido al apoyo del movimiento conservador de derecha Tea Party. Me dijo “El aspecto interesante desde el punto de vista político de todo esto es que la gente puede convocar una convención por cualquier motivo. Ya hay un fuerte movimiento conservador que presionará para que haya una convención que procure objetivos de presupuesto equilibrado o para que se limite la deuda nacional. Creo que todas estas propuestas deben ser consideradas en el marco de una convención. Sin embargo, creo que, lamentablemente, la única opción que tenemos para intervenir y arreglar este sistema corrupto es la opción que nos dieron los padres fundadores del país, que es que quienes no forman parte de la clase política se organicen para resolver el problema que hay en Washington”.

*Presentadora de Democracy Now!

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario