Ene 30 2017
579 lecturas

PolíticaSociedad

EEUU: Respuesta popular de resistencia a las medidas de Trump

Con leyendas de: ¡Alto al fascismo!, ¡Refugiados bienvenidos!, ¡No odio, no miedo, no restricciones! o ‘‘¡Deporten a Trump!’’, decenas de miles de personas se manifestaron el domingo ante la Casa Blanca y el Capitolio, en Washington, así como en las principales ciudades estadounidenses y los aeropuertos de Nueva York, Boston, Los Ángeles, Atlanta, San Francisco, Miami, Dallas y Seattle, entre otros, contra la orden ejecutiva del presidente Donald Trump que cierra las fronteras a refugiados y ciudadanos de siete países de población mayoritariamente musulmana

Desde una grúa de construcción de 90 metros de altura que se ve desde la Casa Blanca, activistas de Greenpeace sorprendieron a todos el miércoles al colgar una enorme manta con una sola palabra a la vista de todos: Resiste.

La primera semana del bufón en jefe del país más poderoso del mundo ha transformado la realidad política en un reality show, con la diferencia de que el impacto y las consecuencias son reales en todo el mundo. Una caricatura lo resume: dos figuras sentadas en un campo de escombros de edificios devastados, humo y destrucción, y uno comenta al otro: tal vez su segunda semana será mejor.

Ya se agotaron los adjetivos, ni hablar de las groserías, para caracterizar lo que está ocurriendo. No se requiere de más análisis. Es un ataque frontal contra el futuro, y contra casi todos: inmigrantes, musulmanes, las mujeres, el medio ambiente, trabajadores (aunque muchos aún no lo saben), la prensa, o sea, todo lo que prometió hacer (aunque la gente aún está asombrada que de verdad lo está haciendo).

Para interpretar lo que está ocurriendo, muchos voltean no a los expertos, sino a la literatura. El 1984 de Orwell está agotado en Amazon. Un profesor de filosofía cuenta que las ventas de la obra de Hannah Arendt sobre el totalitarismo han subido por un factor de 16 veces, y ahora gente como Philip Roth es buscada para ayudar a explicar todo esto.

Roth escribió su novela El complot contra América hace unos 12 años, obra en la cual trata de imaginar qué hubiera sucedido si una especie de fascista hubiera llegado a la presidencia de Estados Unidos en 1940. En la obra, Franklin Delano Roosevelt inesperadamente pierde su relección ante el candidato republicano, el aviador Charles Lindbergh, quien cuenta con la ayuda de la Alemania nazi. En la vida real, Lindbergh, quien se volvió héroe por su famoso vuelo transatlántico en 1927, era un simpatizante nazi y un racista y aislacionista. Más aún, el lema central de la campaña y ahora presidencia de Trump, América Primero, fue robado de Lindbergh.

New Yorker preguntó a Roth si cree que lo de su novela acaba de suceder aquí, a lo cual respondió: Es más fácil comprender la elección de un presidente imaginario como Charles Lindbergh que un presidente real como Donald Trump. Agregó que Lindbergh era alguien que, a pesar de sus simpatías políticas, tenía cualidades notables, pero Trump es un estafador. Roth comentó que nunca había visto elevado a la presidencia a “un hombre tan humanamente empobrecido: ignorante de gobierno, de historia, de ciencia, de filosofía, de arte, incapaz de reconocer sutileza… indigente de toda decencia, y empleando un vocabulario de 77 palabras…”

Pero tal vez lo más asombroso no es el teatro macabro oficial, sino la respuesta popular de resistencia, posiblemente sin precedente en la era moderna.

Unos 4 millones, en marchas convocadas y encabezadas por mujeres, salieron a las calles el sábado 21 de enero, en protesta en decenas de ciudades del país, menos de 24 horas después de que Trump tomó posesión de la Casa Blanca. Fue casi inaguantable para él, y peor aún para el narcisista que se cree un galán irresistible para las mujeres; el hecho fue que ese día, como comentaron varios, Trump marcó récord mundial como el hombre rechazado por más mujeres en un solo día en la historia.

Y no ha parado; todos los días se multiplican acciones en varias partes del país. Este domingo, más de 10 mil personas de todo el mosaico de Nueva York expresaron su condena a la prohibición de ingreso a personas provenientes de países mayoritariamente musulmanes. Miles más se han presentado en los aeropuertos de Nueva York, Washington, San Francisco, Boston y Los Ángeles, entre decenas más, para denunciar la orden ejecutiva de Trump que atrapó a viajeros, incluso residentes permanentes, en un limbo legal caótico sólo por ser musulmanes de uno de siete países.

El gran mosaico de la participación en esas acciones es lo que más brilla. Asiáticos, latinos, negros y blancos, trabajadores unidos, coreaban algunos. Y las expresiones son multilingües, con predominio del inglés y el español, al unirse mexicanos y otros latinoamericanos con los musulmanes, y al revés también. La consigna (y el hashtag) ahora es una: contra la prohibición de musulmanes y contra el muro fronterizo o #NoBanNoWall. Desde la elección se han generado alianzas casi impensables anteriormente entre organizaciones musulmanas y judías contra las amenazas de Trump, y hoy siguieron marchando juntos.

A la vez, inmigrantes han realizado marchas y mítines en las principales ciudades del país, con un creciente movimiento de santuario de ciudades, iglesias (Jesús fue un refugiado, recuerdan) y universidades que declaran que resistirán abiertamente las medidas draconianas contra estas comunidades.

Diversas organizaciones sociales de todo tipo están desarrollando iniciativas para defender de manera conjunta derechos y libertades civiles por todo el país. Naciones indígenas expresaron que renovarán la resistencia contra oleoductos en el norte, y ahora contra el muro fronterizo en el sur, que violan sus derechos y tierras. Cada día brotan más iniciativas cooperativas de acción y resistencia a las que se incorporan varios sectores.

Aún más sorprendentes son las primeras señales de disidencia dentro del gobierno, con empleados de la Agencia de Protección Ambienta, la NASA y el Servicio Nacional de Parques que han armado vías de comunicación públicas en desafío a órdenes de Trump de cesar de informar sobre el cambio climático y otros asuntos, incluso creando sitios de Internet y Twitter disidentes (https://twitter.com/AltNatParkSer). El del servicio de los parques nacionales (bosques y otras reservas ecológicas) está usando una de las imágenes oficiales, la del Oso Fumarola, con un nuevo lema debajo del símbolo: resiste.

Nunca se ha visto una presidencia como esta. Y nunca se han visto expresiones de oposición como estas al inicio de una presidencia. Ahora mucho depende, tanto aquí dentro como por todo el mundo, de la vitalidad y dimensión de este recién inaugurado (pero lleno de ecos de luchas anteriores) movimiento de resistencia.

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

1 Comentário

Comentarios

  1. Antonio Casalduero Recuero
    1 febrero 2017 22:13

    El articulista olvidó mencionar que a raíz de esa última elección, California ha decidido que quiere separarse de Estados Unidos y constituirse como nación soberana e independiente propia. Ellos constituyen el estado más poderoso en sufragios (con 555 electores), el más rico, aportan casi la cuarta parte de la riqueza de todo el país. Pero puede que Trump tenga el mérito de alejarse de una política de guerra permanente, tan propia de este país, de vivir en paz con Rusia y con el resto del mundo, ocupándose únicamente de sus asuntos internos, tal como debiera ser en todas partes.