Feb 14 2011
804 lecturas

Opinión

Egipto, Venezuela y un tal Connie Mack

Néstor Francia.*

La situación en Egipto está aún lejos de ser estable, aunque es claro que Estados Unidos se ha movido como una culebra para controlar la situación. Está el caso del hombre fuerte de la especie de golpe de Estado con apoyo popular que finalmente ha sacado del poder a Mubarak. Todo bien, pero ¿por qué Tantawi y Robert Gates han conversado tanto?

En el Ejército egipcio, ningún militar había sido tan fiel a Hosni Mubarak como el poderoso ministro de Defensa egipcio, Mohamed Husein Tantawi, quien ha quedado al frente del Consejo Supremo Militar que ha asumido el poder en el país árabe. Conocido por algunos oficiales como “el perrito faldero de Mubarak”, Tantawi lleva desde 1991 como máximo responsable de Defensa en Egipto. Pero más significativo aun, en las últimas dos semanas estuvo en contacto directo con el secretario de Defensa norteamericano, Robert Gates.

Según fuentes estadounidenses, ambos estudiaron el plan de salida de Mubarak. Ahora Hilary Clinton ha emprendido una gira por el Medio Oriente para tratar de controlar el zafarrancho. El ministro egipcio de Asuntos Exteriores, Ahmed Abul Gheit, le ha prometido ayer una “hoja de ruta”. “El ministro egipcio de Exteriores Abul Gheit proporcionó información actualizada a la secretaria Clinton sobre el nuevo Gobierno interino y prometió una hoja de ruta que describirá los planes de Egipto y sus necesidades”, indicó el portavoz del Departamento de Estado, Philip Crowley, en su cuenta de Twitter.

No todo, empero, está bajo control para los injerencistas gringos. El grupo islámico de los Hermanos Musulmanes, convertido la principal fuerza opositora de Egipto, saludó hoy los primeros pasos del Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas hacia una transición democrática, pero reclamó que se aceleren las reformas. Es decir, no basta con elecciones, ni con disolver el Parlamento o derogar la Constitución, m3didas tomadas por el Consejo.

Tampoco la calle se ha calmado. Después de los primeros anuncios de los nuevos administradores del poder, han estallado enfrentamientos en la plaza Tahrir de El Cairo cuando soldados trataron de sacar a los activistas del epicentro de la insurrección de Egipto, que originó la renuncia de Mubarak. Cientos de manifestantes permanecieron en la plaza ayer y los organizadores dijeron que no abandonarían el sitio hasta que el resto de sus demandas sean satisfechas.

La cadena británica BBC reporta que miles de manifestantes han llegado a la plaza Tahrir, para reforzar a los que continúan resistiéndose a abandonar la plaza a pesar del intento de la Policía militar de desalojarlos. El corresponsal de la BBC destacado en la célebre plaza, dijo que el Ejército se está mostrando indeciso ante la llegada de nuevos manifestantes, justo cuando intentaba desalojar a los que continuaban allí y desmontar las tiendas de campaña. Todavía arden las ascuas del Egipto rebelde, y aun no se ha escrito el último capítulo de esta gesta popular.

En el plano local…

La descaminada oposición venezolana insiste en comparar ladinamente la situación egipcia con la venezolana. El secretario ejecutivo de la Mesa de Unidad Democrática, Ramón Guillermo Aveledo, por ejemplo, declaró, al referirse a los recientes acontecimientos de Egipto y a la renuncia de Hosni Mubarak, que “todos los pueblos del mundo y todas las sociedades se deben mirar en el espejo de que cuando quien está en el poder se prolonga en su ejercicio, se perpetúa; cuando se cierran los caminos de participación de la sociedad, ocurren estas explosiones y estas crisis”.

Ignorante o taimado, Aveledo olvida cuánto tiempo estuvo Mao al frente de China, hasta su muerte, y como hubo cambios pacíficos posteriores como parte del desarrollo natural de esa sociedad. O que Fidel se retiró de la presidencia de Cuba por problemas de salud, después de conducir al pueblo cubano durante más de cuatro décadas. O que Gadafi sigue al frente de Libia tras liderar largos años a su gente sin contratiempos.

Lo de Aveledo y sus congéneres no son más que puras especulaciones propias de ilusos frustrados. Tal como dijo Chávez, en Egipto “sí había una dictadura y más de la mitad de la población viviendo en pobreza y pobreza extrema, esa es la causa fundamental” del levantamiento de los egipcios.

Y algo muy importante afirmado igualmente por el Presidente: “No hay una revolución que se planifique en frío, por celular o por Twitter, es un incendio. Tiene que haber condiciones, las revoluciones nacen por la acumulación de condiciones”. Lo hemos dicho varias veces: no solo que Chávez mantiene una alta popularidad, sobre todo entre los más pobres, sino que en Venezuela no hay ninguna situación insurreccional, por el contrario, lo que ocurre en la Asamblea Nacional, donde a pesar de sus aspavientos está la oposición sentadita haciendo la tarea, revela el grado de estabilidad democrática que está alcanzando la Revolución Bolivariana.

Si aquí hubiese algún atisbo de situación insurreccional, no estarían los “huelguistas” de JAVU más solos “que la una”, como de hecho lo están, salvo por el acompañamiento de la canalla mediática y de los dirigentes opositores como oportunistas que son. Por otra parte, como lo ha dicho el ministro Mata Figueroa, no hay tampoco en la Venezuela actual  posibilidad de un golpe de Estado.

Por otra parte, compartimos plenamente la opinión de Chávez vertida ayer en “José Vicente Hoy”: “Dentro de dos años habrá elecciones, si a mí no me matan u ocurre alguna catástrofe, yo estoy seguro, habrá que trabajar mucho, que voy a ser reelecto para seis años más”. Cuando veíamos al presidente ayer en ese programa, creció nuestra confianza en ese augurio. Este líder continúa creciendo día a día. Siempre ha sido un animal político de altísimo calibre, pero con el tiempo va sumando más experiencia, más sabiduría, más depuración personal y política ¿Quién lo va a derrotar, Capriles, Rosales, Ledezma, Machado? Cualquiera de ellos será arrasado por el Huracán.

El PSUV debería mirarse en el opaco espejo de Primero Justicia. La secretaria juvenil de ese partido de la ultraderecha, Milagros Paz, encabezó junto a un grupete de militantes de la tolda amarilla, una manifestación realizada en el marco del Día de la Juventud, en contra de las “cifras maquilladas” que, según ellos, ofrece el gobierno en torno a la situación social en el país. Eso es lo que ellos tienen que hacer, aunque por supuesto no convocan a casi nadie, pero sí cuentan con la proyección de la canalla mediática, en esa especie de show permanente en el que viven. Pero están tratando de apoyar en la calle la acción de sus diputados (de la MUD) en la AN. Eso es correcto, y es allí donde apuntamos cuando nos referimos a ese espejo, dentro del desarrollo de la tercera línea estratégica, que consiste en “Convertir al partido en un poderoso medio de propaganda y comunicación”.

Si alguna línea no requiere mayor discusión para ponerla en práctica es esta. Se debe discutir los mecanismos, por supuesto, pero podríamos desde ya ir rallando el queso mientras asamos la arepa. Tenemos que ser más creativos, y entender de verdad que el epicentro del debate político se ha trasladado a la Asamblea Nacional. No podemos hacer a cada rato una marcha, que está bien que se haga, pero también existen las estaciones del Metro, los portones de las fábricas, las callejuelas de los barrios.

Nuestros diputados (y ministros, en estos días) necesitan que los militantes comiencen el volanteo, voceos, carteleras, la agitación callejera para respaldar lo que hasta ahora ha sido una excelente labor. Nosotros no somos cuatro pelagatos, como en Primero Justicia, lo cual ayuda y bastante. Creemos que el Día de la Juventud hemos debido regarnos por todo el país en apoyo a nuestros funcionarios y parlamentarios, en vez de encerrarnos en La Victoria como todos los años, como si la realidad no cambiara.

Y, cuándo no, el imperio y sus paniaguados

La ultraderecha imperial continúa su endurecimiento contra Chávez y la Revolución, y se va a poner más ácida en la medida en que la realidad vaya indicando lo que ocurrirá en 2012.

El representante republicano Connie Mack, acérrimo enemigo del presidente venezolano, pidió hoy de nuevo que EEUU incluya a Caracas en la lista de patrocinadores del terrorismo y propuso un embargo pleno a nuestro país. Ante la Conferencia Conservadora de Acción Política (CPAC), una reunión que sirve a los potenciales aspirantes a las candidatura republicana para medir sus apoyos, Mack dedicó prácticamente todo su discurso a Chávez, al que calificó de “matócrata” (sic) al recurrir a “armas” como “la opresión, agresión, el terrorismo y las drogas” para “destruir la libertad y la democracia en Latinoamérica”.

En declaraciones difundidas por su oficina, Mack afirmó que, con estos instrumentos, Chávez “se convierte en el Osama Bin Laden, y en Ahmadineyad del continente americano”: “Como Bin Laden, por razones que solamente conoce él, ha declarado a Estados Unidos su enemigo mortal. Como Ahmadineyad, tiene a su disposición derechos, privilegios y recursos de un Estado, un estado muy, muy próspero”.

Mack, que es el presidente del Subcomité para el Hemisferio Occidental de la Cámara de Representantes, aseguró que su tarea en una Cámara baja dominada ahora por los republicanos es centrarse “en un peligro claro y presente que está surgiendo en nuestro propio continente”, un peligro, dijo, que la actual administración, al igual que la anterior, no ha entendido plenamente, según él: “Estoy hablando de Hugo Chávez y de su campaña para destruir la libertad y la democracia en Latinoamérica”. Mack aseguró que el mandatario venezolano se ha inventado un sistema de cuatro pasos para obtener poderes ilimitados:

“Paso uno: gana unas elecciones presidenciales, o si no puedes, como no podía, intenta un golpe, vete a prisión y cuando salgas roba unas elecciones (¡!); paso dos: cambia la Constitución y date amplios poderes (¡!); paso tres: crea una crisis para que puedas exigir incluso más poderes (¡!); y paso cuatro: declárate presidente vitalicio (¡!)”. Los signos de admiración que hemos intercalado corresponden a nuestro asombro por el absoluto desconocimiento (voluntario o no) de lo que ha ocurrido en Venezuela en los últimos doce años.

El legislador republicano recordó que el año pasado pidió a la secretaria de Estado, Hilary Clinton, que incluya a Venezuela en la lista de países patrocinadores del terrorismo. Otras iniciativas deben incluir, en su opinión, “un embargo pleno al país”.

Ya hemos dicho que Mack es el presidente del Subcomité para el Hemisferio Occidental de la Cámara de Representantes. Es decir, estas agresivas declaraciones son algo que atañe de manera directa a nuestra Asamblea Nacional. Se debe proponer, como uno de los puntos de la próxima sesión, un acuerdo de rechazo a las mismas ¿Qué haría en ese caso la bancada de la derecha?

* Analista de asuntos políticos.

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario