Ene 3 2016
512 lecturas

Despacito por las piedras

EL 2016 QUE SE NOS VIENE: LATINOAMÉRICA Y EL MUNDO

LÍMITES DEL PROGRESISMO Y FUTURO

De un modo semejante a lo ocurrido en Argentina, en varias sociedades de la región se han producido modificaciones que ponen en evidencia el agotamiento de los procesos progresistas iniciados hace más de una década atrás. Además de lo ocurrido en Venezuela, con clamorosa derrota del chavismo a manos de una coalición opositora; tenemos las dificultades de gobiernos semejantes en Brasil, Ecuador y Bolivia, a lo que hay que sumar la derrota del kirchnerismo en la Argentina.

No haber avanzado con la profundidad suficiente, no haber creado la organización popular capaz de sostener los avances producidos y haber dejado en pie los tradicionales privilegios económicos de los grupos más poderosos, están entre las causas del fin de este ciclo que trajo, en medio de una situación favorable a las exportaciones primarias, algunas ventajas a los sectores populares,

La crisis en que están las economías de estos países, crea las condiciones para próximos “ajustes” que seguramente afectarán los ingresos de algunos sectores medios y populares. También permitirá que los gobiernos, que suceden a estas experiencias “progresistas”, estrechen vínculos con los Estados Unidos y la Unión Europea.

La región fue testigo de algunos hechos, aparentemente contradictorias, que dan cuenta de esta realidad y de un futuro, tal vez no inmediato aunque tampoco imposible.

Por un lado el restablecimiento de relaciones entre los Estados Unidos y Cuba demuestra la dignidad que el pueblo y gobierno cubano supieron mantener. Pero también evidencia que los Estados Unidos ahora se tienen la suficiente confianza para retomar ese vínculo. De esa manera esperan volver, con menos problemas, su mirada hacia una América Latina con la que le costaba –en los últimos años-mantener vínculos favorables a su política, objetivos e intereses de dominación.

Por otro lado fue el Papa Francisco, en su alocución ante miles de jóvenes de Nuestra América en Santa Cruz de la Sierra (Bolivia), quien marcó el futuro de la región cuando sostuvo que el “sistema” no se aguanta más. Con ello marcó el objetivo de los próximos años, en el sentido de la necesidad de cambiar no un gobierno por otro, sino al propio “sistema” que oprime a trabajadores, campesinos y al conjunto de los sectores populares.

 MUNDO: UN NUEVO PROBLEMA SIN SOLUCIÓN A LA VISTA

No son pocos los problemas que nos trae esta locura de un crecimiento constante, que forma parte de la idea de la posibilidad de un progreso ilimitado, como lo imaginaron y siguen imaginando más de uno, a sabiendas que al planeta que habitamos lo estamos gastando y consumiendo como si fuéramos sus últimos ocupantes. Allí está el “Fenómeno del Niño”, con sus lluvias e inundaciones, los huracanes y cataclismo que se suceden como para que no seamos necios y escuchemos el sentido de esos avisos.

Pero no, la estupidez humana no tiene límites, ni fronteras. Los países más poderosos, guiados por una idea política que ni la impiadosa lucidez de Maquiavelo hubiera pensado, imaginaron una respuesta insensata al avance de corrientes islámicas. Cegados por su visión, en el sentido que algunos preceptos de esa religión pudieran poner en peligro las bases de su poder, ayudaron a construir una respuesta destinada a producir una división violenta en el seno de los propios islámicos. Aprovecharon contradicciones existentes entre las ramas sunnitas y chiitas y la humillación a la que los sunnitas fueron sometidos después de la invasión a Irak que culminó en el cruel asesinato de Saddam Hussein. Este hecho y otras situaciones semejantes, de miseria y humillación de fracciones del pueblo musulmán, crearon las condiciones para que alimentaran la organización militar de un extremismo islámico que se planteó como objetivo restablecer el califato en el camino de recrear el Imperio Otomano. Aquella iniciativa se desplegó y hoy pone en riesgo la débil paz que hay en el mundo, constituyéndose en uno de los principales problemas coyunturales del mundo actual.

Juan Guahán

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario