Oct 22 2017
1716 lecturas

AmbienteEconom铆a

El acaparamiento global de tierras en 2016: continua creciendo y sigue siendo malo

En octubre de 2008, GRAIN public贸 un informe llamado 鈥溌e adue帽an de la tierra! El proceso de acaparamiento agrario por seguridad alimentaria y de negocios en 2008鈥. Este informe expuso que una nueva oleada de acaparamiento estaba barriendo al planeta con la excusa de abordar la crisis global alimentaria y financiera. 鈥淧or un lado鈥, escribimos, 鈥渓os gobiernos con inseguridad alimentaria, que se basan en las importaciones para alimentar a su poblaci贸n, se est谩n apropiando de vastas 谩reas de tierras agr铆colas en el extranjero para la producci贸n en el exterior de sus propios alimentos. Por otro lado, las empresas productoras de alimentos e inversionistas privados, hambrientos de ganancias, en medio de la profunda crisis, ven la inversi贸n en tierras extranjeras como una importante y nueva fuente de utilidades.鈥(1)

En el anexo del informe de 2008, documentamos m谩s de un centenar de casos de estos nuevos acuerdos de negocios con la tierra que, hasta ese entonces, hab铆an estado escondidos en las secciones de negocios de peri贸dicos como el Vientiane Times y el Sudan Tribune. Poco sab铆amos que, con s贸lo difundir y analizar tales noticias, el informe desatar铆a un tsunami de atenci贸n global de los medios, activistas sociales y luchadores pol铆ticos 鈥攑or no mencionar los dolores de cabeza para las corporaciones.

Ocho a帽os m谩s tarde, volvimos a revisar los datos provenientes de la infinidad de informes sobre acaparamiento de tierras para la producci贸n de alimentos que hemos estado siguiendo y evaluando. Durante varios de los 煤ltimos a帽os, el equipo de GRAIN y colaboradores en diferentes regiones, hemos estado haciendo el seguimiento a los medios y otras fuentes de informaci贸n diariamente, y publicando los informes sobre el desarrollo del acaparamiento de tierras en una plataforma abierta de publicaciones, farmlandgrab.org. Usamos este sitio de internet como la base para construir este conjunto de datos, compuesto por 490 acaparamientos de tierras que cubren 30 millones de hect谩reas repartidas en 78 pa铆ses.(2) renta de la tierra

Esta nueva investigaci贸n muestra que, mientras algunos grandes negocios se han ca铆do por la borda, el acaparamiento global de tierras est谩 lejos de terminar. M谩s bien se est谩 profundizando de varias maneras; se expande a nuevas fronteras e intensifica los conflictos en todo el mundo. Esperamos que este conjunto de datos actualizado sea una herramienta 煤til para los movimientos, comunidades, investigadores y activistas que luchan contra el acaparamiento de tierras y defienden los sistemas alimentarios locales y de base comunitaria…

Ocho a帽os m谩s tarde: evaluaci贸n general

La visi贸n general que obtuvimos con este ejercicio es preocupante. Primero que todo, la tendencia emergente sobre la que escribimos en 2008 contin煤a y empeor贸. Si bien la mayor铆a de los pa铆ses no experimenta actualmente el alza extrema en los precios de los alimentos b谩sicos que provoc贸 levantamientos desde Hait铆 a Egipto en 2008, los precios permanecen obstinadamente altos y el acceso a los alimentos es una lucha diaria para la mayor铆a de las personas.(3)

En la actualidad, la situaci贸n est谩 agravada por el enorme impacto del cambio clim谩tico. Las p茅rdidas en las cosechas debido al clima extremo han llegado a ser tan graves que, en lugares como el sur de Filipinas, los agricultores est谩n en las calles mendigando por alimento y siendo asesinados por conseguirlo.(4) Ahora tenemos a煤n m谩s evidencia de que la crisis clim谩tica es causada no solamente por la quema de carb贸n y petr贸leo para transporte y energ铆a, sino por el sistema industrial de producci贸n de alimentos y la b煤squeda de utilidades que impulsa su expansi贸n. En efecto, el cambio clim谩tico y el acaparamiento de tierras est谩n estrechamente relacionados.

Resultado de imagen para gadafi y tierrasAlgunos de los acaparamientos de tierra m谩s escandalosos de los que hemos sido testigos durante los 煤ltimos a帽os han fracasado o echado pie atr谩s por diferentes razones. En 2009, la indignaci贸n p煤blica por el proyecto de Daewoo en Madagascar, por 1 mill贸n 300 mil hect谩reas, ayud贸 a derribar al gobierno, lo que llev贸 a la suspensi贸n del acuerdo de negocios. En 2011, el asesinato del l铆der libio Mouamar Gaddafi puso t茅rmino al proyecto de su gobierno de 100 mil hect谩reas de arroz en Mali. Otros acuerdos de negocios a gran escala fueron recortados. En Camer煤n, por ejemplo, despu茅s de muchas protestas, el acuerdo de negocio de Herakles fue recortado de 73 mil a 19 mil 843 hect谩reas.

Algunos acuerdos de negocios han sufrido una metamorfosis hacia formas menos directas de toma de control de la tierra. En Brasil y Argentina, por ejemplo, las compa帽铆as chinas que enfrentaban sospechas sobre acaparamiento de tierras por parte de extranjeros, han tratado de elaborar acuerdos para asegurarse la producci贸n provenientes de las fincas, m谩s que comprar las tierras ellos mismos. De manera creciente, estos acuerdos de negocios han sido etiquetados como 鈥渋nversiones responsables鈥, pero siguen siendo, de muchas formas, acaparamientos de tierra.(5)

Mientras que algunos de los peores acaparamientos de tierra fueron archivados o suavizados, numerosos acuerdos nuevos est谩n apareciendo y muchos de ellos son iniciativas 鈥渄uras鈥 para expandir la frontera de la agricultura industrial. Decimos duras, porque son acuerdos de gran extensi贸n, a largo plazo y est谩n dise帽ados para evitar las dificultades sufridas por acuerdos de negocios anteriores. La mayor铆a de la expansi贸n de capitales asi谩ticos en la siembra de palma aceitera en 脕frica y el avance de los fondos de pensi贸n y los conglomerados comerciales para asegurar el acceso a nuevas tierras agr铆colas, caen en esta categor铆a.(6) Cada vez m谩s, el ganar el acceso a las tierras agr铆colas es parte de una estrategia corporativa m谩s amplia para obtener ganancias en los mercados del carbono, recursos minerales, recursos h铆dricos, semillas, suelos y servicios ambientales.

A medida que los acuerdos de negocios relacionados con tierras van y vienen, los autores de las leyes y los directorios corporativos trabajan duro tratando de facilitar sus intereses. En lugar de la descontrolada fiebre por tierras de antes, ahora tenemos m煤ltiples 鈥渕arcos de trabajo鈥 y 鈥渄irectrices鈥 sobre c贸mo conducir estos acuerdos de negocios y minimizar los costos sociales y ambientales. Sin embargo, todas estas nuevas reglas son voluntarias y ocultan el problema m谩s que resolverlo. Muchos argumentan que la mayor atenci贸n pol铆tica en torno al acaparamiento de tierras ha ayudado a traer la tierra y la reforma agraria de vuelta al debate p煤blico en los parlamentos y otros foros legislativos. Pero el principal objetivo del proceso regulatorio es formalizar el mercado de tierras y los t铆tulos de propiedad, lo cual, la experiencia nos dice, terminar谩 en una mayor concentraci贸n de la tierra en manos de unos pocos.(7)uru tierras

En el lado positivo, algo que ha cambiado radicalmente en comparaci贸n con ocho a帽os atr谩s, es el nivel de resistencia y de movilizaci贸n que estos acuerdos de negocios han generado. Las personas est谩n ahora m谩s informadas y reaccionando m谩s que nunca antes. Son numerosas las coaliciones y las campa帽as en contra del acaparamiento de tierras que est谩n ocurriendo a nivel local, nacional y regional. En muchos lugares, estas luchas est谩n convergiendo, y unen a campesinos, grupos de migrantes, pescadores, pueblos ind铆genas, peque帽os ganaderos y otros. Estos movimientos desarrollan nuevas estrategias para desafiar a las corporaciones y gobiernos y construyendo una solidaridad internacional.

Mientras tanto, periodistas y otros trabajadores de los medios de comunicaci贸n se vuelven importantes aliados para difundir este tema 鈥攅s frecuente el gran riesgo que corre su seguridad personal. A medida que crece la resistencia al acaparamiento de tierras, las dificultades y peligros por unirse a este trabajo se intensifican. Los activistas son detenidos y llevados a prisi贸n; los periodistas son acosados con denuncias de difamaci贸n e incluso asesinados; y los campesinos y l铆deres ind铆genas son asesinados regularmente. Pero este trabajo desafiante, valiente, es crucial si queremos revertir esta avalancha de acaparamiento de tierras y de agricultura manejada por las corporaciones, y crear un movimiento global que al final logre justicia y soberan铆a alimentaria.

驴Qu茅 nos dicen exactamente los datos?

Nuestro primer grupo de datos sobre acaparamiento de tierras en 2008 mostr贸 unas 100 iniciativas, lanzadas por gobiernos y corporaciones, muchas de las cuales a煤n estaban en una fase exploratoria en aquel momento.(8) En 2012, actualizamos los datos para llegar a 400 proyectos que cubr铆an 35 millones de hect谩reas.(9)

Los datos de 2016 muestran acaparamientos a gran escala que han ocurrido durante la 煤ltima d茅cada. Estos acuerdos de negocios cubren m谩s de 30 millones de hect谩reas en 78 pa铆ses. Esto significa que el n煤mero de acuerdos de negocios relacionados con la tierra contin煤a creciendo, aunque el crecimiento se ha desacelerado desde 2012. En particular, varios de los m谩s grandes de los 鈥渕ega鈥 proyectos han colapsado, resultando en una disminuci贸n del n煤mero total de hect谩reas. El problema, sin embargo, no est谩 desapareciendo.

Al igual que con los datos anteriores, 茅sta no es una lista completa de los nuevos negocios con tierras agr铆colas y, como tal, no muestra la escala total del acaparamiento de tierras en el mundo. Los datos provienen principalmente del sitio en internet farmlandgrab.org y dan cuenta solamente de aquellos que:

-Se iniciaron despu茅s de 2006,
-No han sido cancelados
-Son dirigidos por inversionistas extranjeros
-Implican producci贸n de cultivos para la alimentaci贸n
-Involucran grandes 谩reas de tierra (myores a 500 hect谩reas).
A continuaci贸n est谩n las principales conclusiones que hemos sacado de este nuevo y mejorado conjunto de datos, aunque tambi茅n esperamos y alentamos que otros analicen los datos por s铆 mismos.

Pese a que fallaron muchos acuerdos de negocio, el problema es real

ec tierrasLa conmoci贸n de los primeros a帽os del acaparamiento global de tierras agr铆colas ha disminuido. Se han acabado los d铆as de nuevos informes sobre diplom谩ticos yendo y viniendo desde los pa铆ses del Golfo para firmar acuerdos por medio mill贸n de hect谩reas con pa铆ses pobres, dependientes de la agricultura. Ya no est谩n muchos de los empresarios oportunistas revendiendo a los administradores de fondos de pensiones las inversiones en tierras agr铆colas al otro lado del planeta. Tambi茅n se han ido numerosas compa帽铆as que firmaron importantes acuerdos de negocio por decenas o incluso cientos de miles de hect谩reas, con ambiciones de convertirse en compa帽铆as multinacionales de los agronegocios de primer nivel.

El grupo Siva, propiedad de una empresa de la India, por ejemplo, acumul贸 tierras agr铆colas cercanas al mill贸n de hect谩reas para plantar palma aceitera en unos cuantos a帽os. La compa帽铆a ahora est谩 enfrentando procesos por quiebra en Seychelles. En otro ejemplo, Foras, la rama en el sector privado del Islamic Development Bank 鈥攓ue estaba en v铆as de adquirir 700 mil hect谩reas de tierras agr铆colas en todo 脕frica para un proyecto masivo de arroz鈥 se ha desvanecido. A煤n Karuturi, cuya concesi贸n de 300 mil hect谩reas en Etiop铆a lo convirti贸 en un s铆mbolo de los nuevos propietarios agr铆colas, ahora no tiene nada que mostrar. Su negocio de flores en Kenya qued贸 liquidado y su finca en Etiop铆a ha permanecido inactiva durante los dos 煤ltimos a帽os.

Seleccionamos 126 acuerdos de negocios que fracasaron y los pusimos en una tabla separada. El gran n煤mero de proyectos fracasados da fe de la locura que estall贸 en 2008. Sin importar si el fracaso fue debido a incompetencia, arrogancia, inexperiencia o mala planificaci贸n, el colapso ayuda a explicar por qu茅 el crecimiento en el n煤mero de negocios con tierras agr铆colas desminuy贸 desde 2012 y por qu茅 el n煤mero total de hect谩reas tambi茅n baj贸.

La agenda de la seguridad alimentaria todav铆a聽 impulsa los negocios con tierras agr铆colas

Resultado de imagen para seguridad alimentariaComo efecto directo de la crisis global de los precios de los alimentos, la oleada inicial de grandes negocios con tierras agr铆colas fue impulsada principalmente por una preocupaci贸n por la 鈥渟eguridad alimentaria鈥. Mucho de la atenci贸n de los medios de comunicaci贸n en las primeras negociaciones, enfatiz贸 la geopol铆tica con im谩genes de acaudalados sheiks haci茅ndose cargo de las tierras de campesinos pobres en Mali o Pakist谩n para exportar alimentos de regreso a sus pa铆ses de origen. Al analizar nuestra nueva base de datos no es tan f谩cil llegar a esa conclusi贸n, ya que varios de los acaparamientos de tierra actuales que involucran a compa帽铆as de China, Jap贸n o estados del Golfo, poco tienen que ver con las agendas de seguridad alimentaria de sus gobiernos de origen.

La b煤squeda de la seguridad alimentaria, sin embargo, no ha desaparecido completamente de la justificaci贸n del acaparamiento de tierras. A pesar de las primeras dificultades, los gobiernos del Golfo a煤n siguen promoviendo la agricultura y la creaci贸n o compra de fincas en el extranjero. Hassad Food, por ejemplo, la rama de agronegocios del fondo soberano de inversi贸n de Qatar y una de las firmas pioneras del Golfo en la agricultura en el extranjero 鈥攅st谩 incluso comenzando a preocuparse por la competencia por la tierra agr铆cola disponible.(10) Cualquiera que dude de la seriedad de las compa帽铆as del Golfo debe ver el 煤ltimo video realizado por Jenaan Investment, con sede en los Emiratos 脕rabes Unidos, sobre su nueva finca en Sud谩n, que es gigante, de alta tecnolog铆a y est谩 operando plenamente.(11)

China, Jap贸n y Corea del Sur tambi茅n han mantenido pol铆ticas oficiales sobre la agricultura en el extranjero como parte de sus agendas de seguridad alimentaria. Esto se traduce principalmente en apoyo para sus corporaciones nacionales, que no solamente est谩n adquiriendo tierras en el extranjero sino, igual de importante, asegurando el control sobre las rutas comerciales para enviar los productos de vuelta a casa y competir con las grandes corporaciones occidentales en los mercados globales. Las inversiones para la producci贸n de alimentos de China, Jap贸n y Corea del Sur est谩n actualmente concentr谩ndose en 谩reas m谩s accesibles como Brasil y Australia. Por ello, 脕frica ha perdido importancia en el acaparamiento de tierras impulsado por la seguridad alimentaria, pero, como veremos m谩s abajo, es blanco importante de las inversiones del agronegocio.

La expansi贸n del agronegocio es el objetivo principal

Resultado de imagen para agronegocioMientras que el alto inter茅s por la seguridad alimentaria ha muerto, la expansi贸n de los agronegocios impulsados simplemente por las utilidades es lo que ahora predomina claramente. La nueva base de datos brinda una clara foto de esto: las compa帽铆as integran sus operaciones tanto vertical como horizontalmente. Corporaciones de alimentos como COFCO de China, se expanden al participar directamente en la agricultura. M谩s empresas entran a los agronegocios y han aumentado los flujos de financiamiento. Geogr谩ficamente, las plantaciones se est谩n expandiendo hacia nuevos territorios.

Las plantaciones de palma aceitera por s铆 solas son responsables de la mayor parte del acaparamiento de tierras en el sector alimentos y agricultura en los 煤ltimos a帽os. Mucha de esta expansi贸n es liderada por conglomerados de Asia como Wilmar, Olam y Sime Darby, los cuales est谩n apoder谩ndose de grandes extensiones de tierras en 脕frica, as铆 como en Am茅rica Latina, Asia oriental y el Pac铆fico. Los gobiernos tienen aqu铆 un papel importante. Est谩n construyendo infraestructura, modificando regulaciones y estableciendo nuevas 鈥渁sociaciones p煤blico-privadas鈥 que facilitan la inversi贸n del sector privado en la agricultura, incluyendo la adquisici贸n de tierras agr铆colas. Tambi茅n est谩n firmando nuevos tratados comerciales y de inversi贸n y aprobando paquetes de ayuda orientados a facilitar la expansi贸n de los agronegocios.

El sector financiero es un actor principal

Varios de los actores iniciales del sector financiero actualmente han desaparecido y otros se quedan cortos respecto a sus proyecciones iniciales. El fondo de cobertura Galtere, con sede en Nueva York, es un buen ejemplo. En 2010 anunci贸 que estaba creando un fondo para tierras agr铆colas de mil millones de d贸lares. Galtere compr贸 algunas pocas fincas en Brasil y luego desapareci贸 del mapa.

Pero nuevos actores provenientes del sector financiero est谩n apareciendo todo el tiempo. Muchos est谩n interesados en obtener ganancias a costa de los verdaderos pesos pesados entre los inversionistas institucionales: los fondos de pensiones.(12) En 2008, solamente unos pocos fondos de pensiones estaban interesados en invertir en tierras agr铆colas. En 2012, varios m谩s mostraron inter茅s. Hoy el n煤mero se ha disparado. Los fondos de pensiones son la fuente de la mayor parte del capital detr谩s de las compa帽铆as que est谩n comprando tierras agr铆colas globalmente. Algunas, como TIAA-CREF, con sede en EE.UU., incluso est谩n operando sus propias explotaciones agr铆colas.Resultado de imagen para sector financiero

Otro grupo importante de actores del sector de las finanzas es el de las instituciones de financiamiento para el desarrollo, los parientes con fines de lucro de las agencias de ayuda para el desarrollo. Las empresas agr铆colas a煤n tienen tiempos dif铆ciles recaudando fondos del sector privado, ya que la actividad agr铆cola es vista como una inversi贸n riesgosa, por lo que acuden a las instituciones de financiamiento para el desarrollo 鈥攎uchas de las cuales han adoptado la 鈥渋nversi贸n en agronegocios鈥 como su principal estrategia para el desarrollo agr铆cola. Sin la participaci贸n de estas agencias, las cuales est谩n invirtiendo en acaparamientos de tierras usando el dinero de los contribuyentes, el n煤mero de negocios en tierras ser铆a significativamente menor en nuestra base de datos.

Para铆sos fiscales y finanzas il铆citas sostienen las grandes inversiones en tierras

Los para铆sos fiscales y los flujos de financiamiento il铆cito tienen un importante papel en el acaparamiento de tierras agr铆colas actual. Si hici茅ramos una lista del origen de los inversionistas extranjeros de acuerdo al lugar donde est谩n registrados, los para铆sos fiscales como las Islas Caim谩n o Singapur calificar铆an como los m谩ximos acaparadores de tierras. Casi todas las empresas que acaparan tierras en Mozambique, por ejemplo, est谩n registrada en Mauricio. Si bien pueden ser legales, estas estructuras extraterritoriales pueden ocultar corrupci贸n, impedir que se conozcan los verdaderos due帽os y permitir a las compa帽铆as que evadan el pago de impuestos.

Comunidades y organizaciones locales que est谩n en cada uno de los sitios de inversi贸n, son los primeros en notar que las compa帽铆as que est谩n acaparando tierras no tienen mucho inter茅s en la agricultura y parecen haber sido creadas para prop贸sitos totalmente diferentes 鈥攃omo lavado de dinero, evasi贸n de impuestos o para estafar a la gente con sus ahorros. Por ejemplo, la African Land Limited del Reino Unido, que arm贸 un sistema para vender tierras agr铆colas en Sierra Leona, fue encontrado culpable de enga帽ar a sus inversionistas. Los campesinos locales y peque帽os ganaderos de Senegal, desde hace mucho tiempo, sospechan que Senhuile lleva a cabo lavado de dinero.(13)

Resultado de imagen para paraisos fiscalesLa Kenya Revenue Authority (la agencia fiscal de Kenya) persigui贸 por a帽os a Karuturi, uno de los mayores inversionistas en tierras agr铆colas en Etiop铆a, por manipular precios de transferencia entre sus subsidiarias.(14) No es una sorpresa que muchos inversionistas en tierras agr铆colas se encuentren en los Panam谩 Papers, como el multimillonario ruso Rashis Sardarov que compr贸 extensas 谩reas de tierra en Namibia.(15) Tener pruebas del v铆nculo entre la inversi贸n en tierras agr铆colas y la corrupci贸n, por supuesto, no es f谩cil.(16)

En Colombia, el propio Tribunal de Cuentas del gobierno estima que los traficantes de drogas eran propietarios de casi la mitad de las tierras agr铆colas del pa铆s.(17) En Rumania, los tribunales han perseguido a numerosos inversionistas por evasi贸n de impuestos y lavado de dinero. M谩s recientemente, varios acuerdos de negocios realizados por Rabobank en Rumania est谩n siendo investigados por falsificaci贸n y fraude. El gobierno franc茅s incluso tiene sus ojos puestos en dineros oscuros que est谩n llegando al pa铆s para la industria vin铆cola. Ver a los acaparadores de tierras detr谩s de las rejas, sin embargo, es algo que rara vez ocurre.

Con las cuentas bancarias en el extranjero y las finanzas il铆citas tan estrechamente conectadas a la inversi贸n en agricultura, no podemos sino concluir que los procesos de auditor铆a y control de antecedentes previos a cualquier compra son una farsa 鈥攅s f谩cil afirmar que se hace, pero a menudo son s贸lo palabras. En Camboya, el gigante del az煤car tailand茅s Mitr Phol, permanentemente se vanagloriaba de sus est谩ndares de excelencia, todo mientras era acusado de confiscar ilegalmente miles de hect谩reas a las comunidades rurales. En 2015, la compa帽铆a se retir贸 por fin de sus plantaciones y la Uni贸n Europea y el gobierno de Camboya intentan ahora auditar sus concesiones.

En Per煤, la empresa Plantaciones de Pucallpa (principalmente de capitales checos) es parte de la Mesa Redonda sobre Soja Sustentable, que exige a sus miembros procesos de auditor铆a antes de cualquier inversi贸n, pero est谩 vinculada a la deforestaci贸n masiva y a abusos de derechos humanos y, finalmente, se le orden贸 cancelar sus operaciones.(18) Tan s贸lo en el 煤ltimo a帽o, Rabobank y TIAA-CREF, quiz谩s los inversionistas en tierras m谩s valorados y, supuestamente, m谩s responsables del mundo, fueron denunciados por acaparamiento de tierras. A pesar de que no cesan de asegurar que sus compras se hac铆an luego de revisar todos los antecedentes, tanto Rabobank como TIAA-CREF fueron acusados de comprar tierras a empresarios corruptos conocidos por usar el fraude y la corrupci贸n para acumular tierras en Rumania y Brasil respectivamente.

Una mayor concentraci贸n geogr谩fica

La amplitud geogr谩fica de las inversiones extranjeras en tierras agr铆colas ha disminuido en la nueva base de datos. Solamente unos pocos negocios se han concretado en algunos de los principales objetivos iniciales, como Mali, Senegal, Sud谩n del Sur, Indonesia, Pakist谩n, las Filipinas y Argentina. En Am茅rica Latina, las empresas que estuvieron muy activas algunos a帽os atr谩s en negocios multinacionales, como El Tejar, Calyx Agro (Louis Dreyfus) y Cresud, no lograron utilidades y finalmente se retiraron. La atenci贸n ahora se ha centrado en pa铆ses donde los agronegocios ya est谩n establecidos y las condiciones legales favorecen la inversi贸n extranjera y las exportaciones (p.ej. Australia) y pa铆ses donde la infraestructura para la exportaci贸n est谩 siendo construida y se pueden comprar a bajo precio grandes 谩reas de tierra (p.ej. Mozambique). Como resultado, en la base de datos actual se registran menos inversiones en tierras agr铆colas en Asia y en las Am茅ricas, mientras que las regiones que destacan son 脕frica, Europa Oriental y el Pac铆fico.Imagen relacionada

Tambi茅n hay visos de una repartici贸n colonial en las inversiones, en la medida que algunos pa铆ses favorecen la inversi贸n en regiones espec铆ficas. Las compa帽铆as japonesas, respaldadas por su gobierno, se concentran en el norte de Brasil y Mozambique para la producci贸n de soja. Las empresas de China est谩n comprando tierras de manera agresiva en Nueva Zelandia y Australia, as铆 como tambi茅n en la zona oriental de Rusia. Las tierras agr铆colas del occidente de Rusia son el destino favorito de las compa帽铆as europeas, como tambi茅n lo son Rumania y Ucrania. Las empresas indias prefieren Etiop铆a, mientras las francesas y portuguesas prefieren sus ex colonias en 脕frica. (EUA y el Reino Unido, sin embargo, est谩n en todas partes.)

Los acaparamientos de tierras agr铆colas tambi茅n lo son de agua

El acaparamiento global de tierras agr铆colas va unido al acaparamiento de agua.(19) Con unas pocas excepciones, las adquisiciones de tierras en la base de datos incluyen el acceso al agua. En muchos de los casos en los cuales hemos podido ver los contratos 鈥攃omo en Mali, Senegal y Camer煤n鈥 los derechos de agua y el acceso al agua est谩n expl铆citamente garantizados en el texto. No obstante, esto no significa que los grandes negocios con tierras est谩n s贸lo donde el agua es abundante. Un alarmante n煤mero de explotaciones de alto consumo de agua est谩n instal谩ndose en zonas donde hay conflictos por el agua. (p.ej. a lo largo del Nilo), aguas arriba de la comunidades dependientes del agua (p.ej. en el proyecto del r铆o Lurio en Mozambique) o sobre reservas no renovables de agua subterr谩nea (p.ej. Sud谩n).

agua accesoCuando la sequ铆a golpea, como ocurri贸 en gran parte de Asia y 脕frica, en la primera mitad de 2016, las comunidades que viven cerca de las plantaciones ven c贸mo se evapora su acceso al agua. Esto es lo que est谩 ocurriendo actualmente en comunidades que viven cerca de las nuevas plantaciones de ca帽a de az煤car en Camboya y en el Valle del Bajo Omo, en Etiop铆a.

驴GRAIN vs Land Matrix?

Existen numerosas otras bases de datos sobre lo que a veces es llamado 鈥攅n t茅rminos despolitizados鈥 鈥渁dquisiciones de tierras a gran escala鈥. Hoy la m谩s conocida es Land Matrix, (20) que fue iniciada por International Land Coalition. Land Matrix es mantenida por investigadores profesionales que trabajan para cinco instituciones de Europa. Frecuentemente usan farmlandgrab.org como fuente y, al igual que farmlandgrab.org, es bastante completa.

Hay varias diferencias entre Land Matrix y la base de datos de GRAIN. Los datos de Land Matrix son actualizados en forma diaria y cambian todos los d铆as. Los acuerdos de negocios que est谩n siendo revisados se retiran de la web durante un per铆odo de tiempo. Esto hace que los datos en Land Matrix sean algo as铆 como un blanco m贸vil. Lo que encuentras hoy, no lo vas a encontrar necesariamente ma帽ana. Los datos de GRAIN, por el contrario, son una imagen fija, de un momento dado en el tiempo.

La base de datos de Land Matrix tiene una cobertura m谩s amplia y definiciones algo diferentes. Es cierto que si se quisiera comparar ambas bases de datos, se pueden seleccionar en Land Matrix s贸lo los acuerdos de negocio que corresponden a los que GRAIN cubre (acaparamientos de tierra de transnacionales para la producci贸n de alimentos, mayores de cierto tama帽o). Pero aun as铆 hay discrepancias. Por ejemplo GRAIN incluye los proyectos de biodiesel (excepto aquellos que cultivan jatrofa) como negocios relacionados con la producci贸n de alimentos, porque sabemos que la ca帽a de az煤car, el ma铆z y el aceite de palma pueden terminar en la cadena de producci贸n de alimentos, dependiendo de los precios de las materias primas al momento de la cosecha u otros factores. Land Matrix, si bien reconoce el destino flexible de estos cultivos, los sit煤a en una categor铆a distinta.

Pero cuando vemos el cuadro general no hay gran diferencia. A comienzos de 2016, Land Matrix incluy贸 cerca de mil cien negocios representando 38 millones de hect谩reas, de las cuales la gran mayor铆a (74%) eran para alimentos y agricultura.(21) Los nuevos datos de GRAIN incluyen 490 negocios que cubren aproximadamente 40 millones de hect谩reas, exclusivamente para alimentaci贸n y agricultura.

Razones para tener esperanzas: la resistencia creciente

Los datos que tenemos actualmente muestran el alcance y la rapidez con que se est谩n expandiendo los agronegocios. Tambi茅n se destaca cu谩n ineficientes son estas inversiones en el sentido de cu谩n poco resuelven la pobreza rural o el hambre global. Pero de manera m谩s importante, muestra la tremenda y creciente resistencia existente que busca detenerlos. Caso tras caso, vemos una firme oposici贸n a estas inversiones por parte de las comunidades locales y las organizaciones que las apoyan. La resistencia se origina en los conflictos por la tierra y los territorios y surge a medida que las compa帽铆as destruyen el bosque, profanan y destruyen los cementerios, cercan zonas de pastoreo y contaminan el aire y el agua. peru baguazo3

Crece a medida que las fuerzas de seguridad se enfrentan con las comunidades y en la medida que los abogados acosan a la sociedad civil, activistas y periodistas. Muchas veces llega a ser fatal y deja a las personas traumatizadas. La presi贸n detr谩s de estos grandes negocios es intensa y es mucho lo que est谩 en juego para todos los involucrados.

Grupos de todo el mundo han iniciado campa帽as para detener el financiamiento del acaparamiento de tierras en sus or铆genes, ya sea del Banco Mundial, los gobiernos europeos, fondos de pensiones o accionistas de grandes corporaciones. Algunos de estos esfuerzos han sido exitosos para detener los pr茅stamos (p.ej. Calyx Agro en Am茅rica Latina) o convertir el caso en una desinversi贸n (p.ej. Ecoenergy en Tanzania), mientras que otros intentan influir en los pasillos del poder (p.ej. los gobiernos que invirtieron en Feronia en la Rep煤blica Democr谩tica del Congo). Algunos grupos se centran en el trabajo legal, ya sea enfrentando a los acaparadores de tierras en los tribunales (p.ej. Wilmar) o creando espacio pol铆tico p煤blico (p.ej. a trav茅s de iglesias y parlamentos africanos) para reformar y aplicar leyes a favor de las comunidades. Este tipo de trabajo est谩 ganando impulso, desde Etiop铆a a Sierra Leona, mientras los activistas aprenden a trabajar con herramientas legales y grupos de apoyo, y a utilizar herramientas de financiamiento comunitario para crear conciencia y apoyo para los l铆deres comunitarios encarcelados y sus familias.

La resistencia tambi茅n est谩 creciendo en la medida que las barreras entre diferentes frentes de lucha se est谩n rompiendo. En Senegal, por ejemplo, las organizaciones de agricultores est谩n apoyando a los peque帽os ganaderos que son los primeros afectados por algunos proyectos. En Mali, grupos urbanos desplazados por el desarrollo de proyectos industriales son ahora los primeros en viajar a las 谩reas rurales para ayudar a los agricultores a defender sus tierras. De manera similar, comunidades en diferentes pa铆ses donde la misma corporaci贸n est谩 tomando el control de la tierra (p.ej. Dominion Farm), se juntan para aprender y apoyarse entre ellos, a veces a trav茅s de alianzas bien estructuradas (p.ej. en torno a Socfin/Bollor茅). Muchos tambi茅n est谩n participando en luchas m谩s inter-sectoriales, por ejemplo, creando solidaridad entre aqu茅llos que luchan contra las iniciativas de biodiesel y aqu茅llos que luchan contra los proyectos mineros.

br mst campesinos oliverLa resistencia contra los acaparamientos de tierra est谩 al frente de muchas de las luchas sociales de hoy por transformaciones pol铆ticas y econ贸micas, poniendo a la defensiva a las corporaciones y a los gobiernos coludidos en el acaparamiento de tierras. Por ello, es de suma importancia no caer en trampas como la 鈥渋nversi贸n responsable鈥. Tenemos que mantenernos centrados en revertir la expansi贸n de los agronegocios 鈥攄eteniendo el problema en sus ra铆ces. Como lo muestra esta nueva investigaci贸n, el acaparamiento global de tierras agr铆colas es masivo y est谩 extendiendo su alcance a nuevas fronteras. Tenemos que redoblar nuestros esfuerzos para asegurar que m谩s tierras puedan permanecer bajo el control de las comunidades productoras de alimentos.

Notas

1 Disponible en: ttps://www.grain.org/e/142
2 Disponible en: https://www.grain.org/e/5607
3 Ver el 铆ndice de precios de FAO: http://www.fao.org/worldfoodsituation/foodpricesindex
4 Karlos Manlupig, Germelina Lacorte and Williamor Magbanua, 鈥淐ops, farmers clash in Kidapawan; 2 dead鈥, Philippine Daily Inquirer, 2 abril 2016, http://newsinfo.inquirer.net/777439/cops-farmers-clash-in-kidapawan-2-dead
5 GRAIN, 鈥淟a trampa de la inversi贸n responsable en tierras agr铆colas鈥, 14 de octubre, 2015, https://www.grain.org/e/5313
6 Ver: GRAIN, 鈥淧lanet palm oil鈥, 22 e septiembre, 2014, https://www.grain.org/e/5031 y Rede Social de Justi莽a e Direitos Humanos, GRAIN, Inter Pares and Solidarity Sweden-Latin America, 鈥淔oreign pension funds and land grabbing in Brazil鈥, 16 de noviembre, 2015, https://www.grain.org/e/5336
7 Ver: GRAIN, 鈥淗ambrientos de tierra: los pueblos ind铆genas y campesinos alimentan al mundo con menos de un cuarto de la tierra agr铆cola mundial鈥, 28 de mayo, 2014, https://www.grain.org/e/4956
8 Disponible en: https://www.grain.org/media/BAhbBlsHOgZmSSI3MjAxMS8wNi8zMC8xNl8wMV8zNF80MTNfbGFuZGdyYWJfMjAwOF9lbl9hbm5leC5wZGYGOgZFVA/landgrab-2008-en-annex.pdf
9 Disponible en: https://www.grain.org/e/4481
10 Kamahl Santamaria, 鈥淐ounting the cost鈥, entrevista con el CEO de Hassad Food, Al Jazeera, 3 de abril, 2016. http://www.aljazeera.com/programmes/countingthecost/2016/04/food-economics-world-vegan-160402140953750.html
11 Jenaan Investment English Documentary, 22 de diciembre, 2015, https://youtu.be/odsWZGyIMGQ
12 GRAIN, 鈥淧ension funds: key players in the global farmland grab鈥, 20 de junio, 2011, https://www.grain.org/e/4289
13 Ver: CRAFS, GRAIN y Re:Common, 鈥淲ho is behind Senhuile-Senethanol?鈥, 8 de noviembre, 2013, https://www.grain.org/e/4815 y http://www.farmlandgrab.org/cat/show/828 para hacer el seguimiento.
14 Las partes, finalmente, llegaron a acuerdo fuera de las cortes. Ver: Tax Justice Network et al., 鈥淐omunicado de prensa: Sigue la ca铆da de Karuturi鈥, 9 de octubre, 2014, https://www.grain.org/e/5055
15 Shinovene Immanuel, 鈥淣amibia: Russian Landlord in Panama Papers鈥, AllAfrica, 13 de mayo, 2016, http://allafrica.com/stories/201605130928.html
16 Ver: CRAFS, GRAIN and Re:Common, 鈥淲ho is behind Senhuile-Senethanol?鈥, op cit. (Annex 1: Land grabbing, corruption and corporate crime) for an extensive list of examples.
17 CRAFS, GRAIN and Re:Common 鈥淲ho is behind Senhuile-Senathanol?鈥, op cit. (Ver Anexo 1: Land grabbing, corruption & corporate crime)
18 Forest Peoples Programme, 鈥淩SPO orders palm oil company to stop work in Shipibo territory in the Peruvian Amazon鈥, 26 de abril, 2016, http://www.forestpeoples.org/topics/agribusiness/news/2016/04/press-release-rspo-orders-palm-oil-company-stop-work-shipibo-territ
19 Para una mayor colecci贸n de art铆culos sobre esto, ver la secci贸n 鈥渁gua鈥 de farmlandgrab.org en: http://www.farmlandgrab.org/cat/show/799
20 Disponible en: http://www.landmatrix.org
21 Althoff et al., 鈥淟and grabs’ operationalised?鈥, presentaci贸n ante la Conferencia Annual del Banco Mundial sobre Tierra y Pobreza, Washington DC, 14 鈥18 de marzo, 2016, https://www.conftool.com/landandpoverty2016/index.php/Althoff-674-674_paper.pdf?page=downloadPaper&filename=Althoff-674-674_paper.pdf&form_id=674&form_version=final

*GRAIN es una peque帽a ONG internacional de apoyo a los peque帽os agricultores y movimientos sociales en su lucha por una agricultura sostenible.

 

  • Compartir:
X

Env铆e a un amigo

No se guarda ninguna informaci贸n personal


    Su nombre (requerido)

    Su Email (requerido)

    Amigo(requerido)

    Mensaje

    A帽adir comentario