Feb 1 2021
308 lecturas

Econom铆aPol铆tica

El acuerdo Mercosur-Uni贸n Europea tiene el mismo perfil que el ALCA enterrado en 2005

En noviembre de 2005 aconteci贸 un hecho fundamental de un largo camino inconcluso en pos de la construcci贸n de la Unidad Latinoamericana. Ese hito fue la detenci贸n, en la IV Cumbre de las Am茅ricas llevada a cabo en Mar de Plata, del avance hacia la consumaci贸n del ALCA (Area de Libre Comercio de las Am茅ricas), con la recordada participaci贸n de los presidentes Kirchner, Lula y Ch谩vez.

En su discurso N茅stor Kirchner apunt贸 a una cuesti贸n crucial que atraviesa como tema clave a los acuerdos de libre comercio desplegados por la hegemon铆a de las pol铆ticas del neoliberalismo a nivel mundial: la desconsideraci贸n de las asimetr铆as en los tratados celebrados entre los pa铆ses centrales y los perif茅ricos. En su discurso, el entonces Presidente argentino afirm贸 que 芦la igualdad es un concepto valioso y necesario pero s贸lo aplicable a los que son iguales禄.

芦Igual tratamiento para los diferentes; igual tratamiento entre pa铆ses poderosos y d茅biles; igual tratamiento entre econom铆as altamente desarrolladas y econom铆as emergentes no s贸lo es una mentira sino que, adem谩s, resulta una trampa mortal禄, advirti贸. Esa igualdad tramposa era lo que pretend铆a el acuerdo de libre comercio rechazado por los l铆deres que se dispusieron a dar un nuevo impulso al proyecto latinoamericanista.

El falso argumento

La corriente principal del pensamiento econ贸mico de la 茅poca atribuye a la oposici贸n a los tratados de libre comercio adoptar la opci贸n por modelos proteccionistas reacios al comercio internacional. Esta oposici贸n entre libre comercio y proteccionismo no constituye el centro del debate frente a los mencionados acuerdos. Es una construcci贸n falaz.

El tema en discusi贸n radica en el derecho al desarrollo de los pueblos consagrado el 4 de diciembre de 1986 por la Asamblea General de las Naciones Unidas: 鈥淓l derecho al desarrollo es un derecho humano inalienable en virtud del cual todo ser humano y todos los pueblos est谩n facultados para participar en un desarrollo econ贸mico, social, cultural y pol铆tico en el que puedan realizarse plenamente todos los derechos humanos y libertades fundamentales, a contribuir a ese desarrollo y a disfrutar del 茅l鈥.

El intercambio igual entre desiguales conduce hacia el subdesarrollo. S贸lo ser铆a un comercio internacional justo aqu茅l que construya una l贸gica de intercambios que combinara liberalizaciones y restricciones que condujeran a favorecer la industrializaci贸n y complejizaci贸n de los procesos productivos en las econom铆as perif茅ricas.

Que, a su vez, les permitiera y garantizara su participaci贸n en ese comercio con productos que contengan una creciente incorporaci贸n de ciencia y tecnolog铆a. Que adem谩s estimulara la diversificaci贸n productiva de esas naciones en desarrollo, favoreciendo la articulaci贸n del crecimiento de su PBI con mayores oportunidades de empleo, en un sendero de su intensa calificaci贸n, acompa帽ada con una elevaci贸n de los salarios que consagren sustantivas mejoras de la distribuci贸n del ingreso y la riqueza.

La experiencia de los tratados de libre comercio firmados por gobiernos neoliberales de los pa铆ses dependientes con los del centro muestran que los resultados fueron inversos: reprimarizaci贸n agraria y/o minera, y/o industrializaci贸n de maquila, movilizada por bajos salarios. Todos procesos de concentraci贸n del ingreso, la producci贸n y la propiedad, con precarizaci贸n social y profundizaci贸n de la desigualdad. Avanzar por este camino de libre comercio es lo que se pretendi贸 con el ALCA y, tambi茅n, mediante los convenios concretados bilateralmente entre Estados Unidos y los pa铆ses perif茅ricos.

Un acuerdo que profundiza la dependencia

El acuerdo Mercosur-Uni贸n Europea (UE) que actualmente se negocia con un recuperado dinamismo tiene el mismo perfil que el que se desplom贸 en Mar del Plata. Mariana V谩zquez lo define como 芦un acuerdo de asociaci贸n birregional禄, es decir 芦que adem谩s de su pilar comercial contiene acuerdos sobre di谩logo pol铆tico y cooperaci贸n禄 (Observatorio del Sur, mimeo 2020) y enumera sus caracter铆sticas principales:

鈥1) Es un acuerdo ‘de nueva generaci贸n’, es decir que contempla un espectro de temas mucho m谩s amplio que el del comercio de bienes (ejemplos: compras p煤blicas, servicios, propiedad intelectual, normas laborales y medioambientales), que limitan la soberan铆a regulatoria de los Estados.

2) Se trata de un acuerdo desequilibrado y asim茅trico, es decir entre regiones con profundas asimetr铆as de desarrollo, productivas y de capacidades p煤blicas.

3) Se trata de una relaci贸n comercial con un componente importante de dependencia: a modo de ejemplo, mientras que la Uni贸n Europea vende 1,3% de sus exportaciones al Mercosur, este vende un 21% de las suyas al bloque europeo鈥.

El sustento fundamental del acuerdo es la apertura de los mercados de los pa铆ses integrantes del Mercosur a los pa铆ses de la UE. Los impactos que se producir谩n en caso de que se implemente el acuerdo no ser谩n s贸lo sobre la matriz productiva sino sobre la soberan铆a regulatoria de los Estados del Mercosur, sobre el espacio de estos para implementar medidas econ贸micas de car谩cter sustancial, incluyendo la restricci贸n de aqu茅llas destinadas a construir una pol铆tica de comercio exterior que armonice desequilibrios internos de sus macroeconom铆as.

Con la firma de este acuerdo el Mercosur retrocede de su objetivo avanzado de constituirse en un mercado com煤n, ampliando el espacio para las producciones de sus pa铆ses integrantes. Y no s贸lo eso sino que tambi茅n desarticula su car谩cter de Unidad Arancelaria respecto de su relaci贸n con uno de los bloques m谩s significativos y poderosos de la econom铆a mundial.

Ser铆a de un cortoplacismo absolutamente contraindicado que en Argentina se entienda que ser铆a 煤til avanzar y acelerar este acuerdo, bajo la suposici贸n de que su puesta en marcha abrir铆a el camino para una mayor condescendencia de los pa铆ses centrales en las condiciones de refinanciaci贸n de la deuda con el FMI. Esa es la circunstancia que los economistas de la corriente ortodoxa asociada con el establishment econ贸mico, de quienes son intelectuales org谩nicos, aprovechan en pos de meter presi贸n para consumar el tratado de libre comercio.

Diecis茅is a帽os despu茅s del entierro del ALCA, otro centro del poder mundial aspira a lograr un tratado del mismo car谩cter, apur谩ndolo cuando asoma la posibilidad de un retroceso de la oleada neoliberal en Sudam茅rica.

驴Por qu茅 apura Europa?

La noticia pas贸 desapercibida pero puede ser de enorme significaci贸n estrat茅gica. La semana pasada el Parlamento Europeo decidi贸 confirmar la redacci贸n de su resoluci贸n sobre Pol铆tica Exterior y Seguridad para el presente a帽o. Esta incluye una menci贸n especial a las negociaciones en relaci贸n al acuerdo de libre comercio de la Uni贸n Europea con el Mercosur.

En forma espec铆fica el documento en su par谩grafo 47 鈥渟ubraya la importancia de impulsar y finalizar la revisi贸n de los acuerdos globales con Chile y M茅xico, as铆 como el Acuerdo de Asociaci贸n UE-Mercosur, y destaca que se trata de aliados y socios clave de la UE鈥.

Esta redacci贸n, aparentemente neutra y simp谩tica, reflej贸 en realidad un cambio sustantivo de la posici贸n europea, cuyo Parlamento en octubre pasado defin铆a que 芦no se puede ratificar el acuerdo entre la UE y el Mercosur en estado actual禄.

La 煤ltima decisi贸n europea desarticula la ilusi贸n que manejaron muchos movimientos sociales, como tambi茅n referentes de opini贸n y pol铆ticos que especulaban con la idea de que la Uni贸n Europea no iba a avanzar hacia la firma del acuerdo ya que compromet铆a temas ambientales y laborales que imaginaban como irreductibles.

No comprend铆an, o tal vez algunos lo hicieron c铆nicamente, que la supuesta intransigencia europea serv铆a para imponer mayores exigencias hacia los pa铆ses del Mercosur en las negociaciones. La estrategia de la UE le result贸 exitosa (menos apertura y m谩s discrecionalidad para limitar el ingreso de productos mercosure帽os a Europa).

Por m谩s que la matriz de ideas de este tipo de tratados sea el liberalismo neo, en la realidad operan fuertemente los intereses por sobre la pureza del dogma. As铆, el proteccionista sector agr铆cola europeo, que es contrario en un principio al acuerdo con el Mercosur, siendo secundario dentro del capitalismo europeo, ser铆a neutralizado por el capital concentrado con mayores garant铆as de protecci贸n y/o m谩s subsidios. El acuerdo Mercosur-Uni贸n Europea tiene el mismo perfil que el ALCA enterrado en 2005.

Josep Borrell: "La independencia judicial es un pilar fundamental del funcionamiento de un pa铆s democr谩tico"驴Qu茅 ocurre ahora? Pues el inter茅s de los europeos por una r谩pida confirmaci贸n del acuerdo Mercosur-UE. Ejemplo de ello, y es de suponer no casuales, son las declaraciones en las 煤ltimas horas del Comisionado para Asuntos Exteriores de la UE, el socialista espa帽ol Josep Borrell, para 芦poner toda la presi贸n sobre Am茅rica Latina禄, coincidente con la publicaci贸n de un estudio de impacto, algo que significativamente no hicieron ni para la econom铆a en general ni para sectores espec铆ficos los pa铆ses del Mercosur.

Ese estudio de impacto muestra que el crecimiento de las exportaciones europeas al Mercosur, de concretarse el acuerdo, ser铆an significativamente mayores que las importaciones, y ello aun para productos tan sensibles como los l谩cteos.

Durante 2018 y 2019 se hab铆a construido cierto consenso de oposici贸n ante el principio de acuerdo asim茅trico firmado. Resulta imperioso recuperar, profundizar y ampliar ya ese consenso. El debate y la cr铆tica al acuerdo Mercosur-UE han perdido centralidad y dinamismo. A ello contribuyen varios factores:

  1. Las negociaciones siguen siendo secretas, y no se han dado a conocer significativas concesiones brindadas por los negociadores del Mercosur (entre otras: discrecionalidad europea para determinar limitaciones sanitarias, liberalidad en la certificaci贸n de origen) a cambio de muy poco (algunos permisos para superar indicaciones geogr谩ficas).
  2. En Argentina avanzaron algunas posiciones que, aun reconociendo que la experiencia de otros acuerdos de libre comercio vigentes entre la Uni贸n Europea y pa铆ses latinoamericanos ahondaron los d茅ficits en balanzas comerciales (Chile, M茅xico, Per煤, Ecuador), sostienen sin fundamento ni verificaci贸n que la posici贸n europea en organismos multilaterales ser谩 芦muy comprensiva y benevolente禄 si se ratifica el acuerdo.
  3. Los sectores econ贸micos y sociales de los pa铆ses del Mercosur potencialmente afectados por un acuerdo desventajoso (econom铆as regionales, industrias, servicios) no han hecho seguimiento del tema, tanto por ignorancia de sus potenciales consecuencias como por una ilusi贸n sin sustento de que 芦es la hora de abrirse al mundo禄. Esto ocurre cuando justamente el panorama internacional, atravesado por la pandemia y la crisis de las econom铆as, es muy delicado. Lo que crece, contrariamente a esas impresiones, son las tendencias proteccionistas y disputas geopol铆ticas entre las econom铆as centrales. Como ha reconocido con sinceridad y sin romanticismo Valdis Dombrovskis, vicepresidente de la Comisi贸n Europea, 芦es necesario vencer la resistencia a un acuerdo que garantizar铆a a la Uni贸n Europea el acceso privilegiado al bloque comercial m谩s grande de Am茅rica del Sur, por delante de China y Estados Unidos禄.

Afirma con lucidez un empresario pyme, Ra煤l Hut铆n, secretario de la Central de Entidades Empresarias Nacionales (CEEN) de Argentina: 芦No nos cerramos al mundo ni escapamos de la competencia. Pero para que sea equitativa se deben dar condiciones similares entre las partes, cosa que hoy est谩 lej铆simos de suceder. De no considerarse los distintos grados de desarrollo, como ocurre en la vida, el m谩s grande se impone sin m谩s sobre el m谩s chico. El libre comercio sin contemplar desigualdades en el punto de partida genera mayores desequilibrios禄.

En esta etapa que se denomina de 芦revisi贸n legal禄 resulta imprescindible que tanto los gobiernos de ra铆z nacional, popular y democr谩tica como los movimientos sociales y la dirigencia pol铆tica que promueve una transformaci贸n de las econom铆as del Mercosur en favor de los pueblos, generen acciones y movilizaciones que promuevan el final del secretismo y la transparencia de todo lo que se est谩 negociando y resolviendo respecto del acuerdo.

El car谩cter del debate requiere de la metodolog铆a de la democracia participativa. El conocimiento de lo que eventualmente se vaya a acordar no puede quedar reservado a 谩mbitos de expertos. El predominio de una l贸gica de ese tipo constituir铆a una concesi贸n a los ideales meritocr谩ticos de la antipol铆tica declamada por los falsos 鈥渓ibertarios鈥 y las distintas expresiones del status quo neoliberal.

Resulta primaria la sola enunciaci贸n de la constituci贸n de mercados de gran tama帽o como autom谩ticamente beneficiosa. Si se llega a ello por el mal camino se ahondar铆an los desequilibrios y la dependencia de los pa铆ses perif茅ricos, y tambi茅n la brecha respecto a las potencias y los centros de poder mundial.

La unidad latinoamericana.

Enraizada en ideas y proyectos vigentes dese las constituciones de los estados de Am茅rica Latina hasta la actualidad, desde principios de siglo se expandieron las institucionalidades que propend铆an a construir una Am茅rica Latina unida con un proyecto de desarrollo, de independencia, de igualdad y emancipatorio.

La UNASUR, la CELAC, el Banco del Sur, la profundizaci贸n del Mercosur, el mecanismo del Sucre, el Fondo del Sur, otros acuerdos de intercambio con monedas locales que apuntaban en esa direcci贸n, fueron creados y puestos en funcionamiento con esos objetivos.

Este tipo de acuerdo Mercosur-UE, en avance, consumar铆a un retroceso que completar铆a el debilitamiento o desaparici贸n de esas instituciones acontecida durante el quinquenio 煤ltimo de hegemon铆a neoliberal.

 

*Wierzba es economista, Director del Banco de la Naci贸n Argentina. Fue Director del Centro de Econom铆a y Finanzas para el Desarrollo (CEFI-DAR). Marchini, es profesor titular de Econom铆a de la Universidad de Buenos Aires, investigador del Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales (Clacso), directivo de la Fundaci贸n para la Integraci贸n Latinoamericana (FILA) y colaborador del聽Centro Latinoamericano de An谩lisis Estrat茅gico (CLAE,聽www.estrategia.la). Publicado en elcohetealaluna.com

  • Compartir:
X

Env铆e a un amigo

No se guarda ninguna informaci贸n personal


    Su nombre (requerido)

    Su Email (requerido)

    Amigo(requerido)

    Mensaje

    A帽adir comentario