Nov 27 2017
76 lecturas

Política

El adiós a Armando Hart Dávalos, un revolucionario de nuestra América

Armando Hart, uno de los dirigentes históricos de la Revolución Cubana, murió este domingo en La Habana a los 87 años debido a una insuficiencia respiratoria.Hart, quien tenía problemas de salud y se movía en silla de ruedas, era abogado de profesión y fue dirigente del Movimiento 26 de Julio, liderado por Fidel Castro, quien murió hace un año.

Tras el triunfo de la revolución de 1959 ejerció como ministro de Educación (1959-65) y de Cultura (1976-97). También fue miembro del Comité Central del gobernante Partido Comunista. Publicó numerosos libros sobre cultura y política, entre ellos Perfiles (1995), y una colección de textos sobre la vida de líderes intelectuales.

Cristóbal León Campos|

Las líneas siguientes aspiran a servir como un sencillo homenaje y reconocimiento, a un hombre dedicado a la cultura y la educación revolucionaria de Cuba, cuyas ideas alcanzan proyección a toda nuestra América, como ejemplo de la gran trascendencia e impacto, de la Revolución cubana para la emancipación de nuestros pueblos.

La educación y la cultura como ejes de las transformaciones sociales son la base de la nueva sociedad que se construyó en Cuba a partir del triunfo revolucionario de 1959, y lo fueron también en el caso de la revolución mexicana, los paralelismos históricos y las comparaciones en el marco de lo posible, nos ejemplifican las similitudes en los casos específicos, la campaña alfabetizadora fue el motor de la liberación implementada en Cuba y tiene su similar en la campaña realizada en Yucatán a partir de 1915 con la instauración del gobierno pre-constitucional de Salvador Alvarado, el papel del maestro como sujeto revolucionario, su importancia al ser aglutinador, expositor de cultura y conocimiento son hechos comparables en ambas realidades, la propuesta establecida en Yucatán por la Ley General de Educación de 1915 tiene puntos comunes con la Reforma General de la Enseñanza (Ley 680) realizada en Cuba, ambas sustentadas en el rezago educativo de millares de personas, hoy Cuba celebra el éxito de la campaña alfabetizadora, México aún conserva esa herida heredada de la colonia y continuada en la república.

Los escritos de Armando Hart sobre la educación en Cuba, además de ayudarnos a conocer mejor la realidad cubana histórica y presente, también nos dan herramientas conceptuales para la interpretación estableciendo continuidades, diferencias y semejanzas, los textos sobre la Reformas de Córdoba en 1918, la Reforma General de la Enseñanza en Cuba, la Reforma Universitaria, la propia Campaña Alfabetizadora, tienen el sello de la reflexión latinoamericana que se funda en la observación de nuestras realidades sin negar la universalidad, y es que el mismo Hart ha dejado en claro su interpretación de la universalidad cultural que se expresa en lo complejo de las identidades particulares. La cultura está en todo, es la semilla de las sociedades, a través de ella se expresan los sentimientos y tradiciones, por su medio hablan las idiosincrasias y se hacen escuchar las voces profundas de la historia y el presente, la memoria es mucho más que el conjunto de recuerdos, la memoria es la vida que nos habla como enseñanza.

Esa semilla que echa raíz en nuestra identidad latinoamericana florece en el diario quehacer humilde y descalzo de los pueblos, la cultura refleja la grandeza del ser latinoamericano con una filosofía propia y universal, la idea martiana de nuestra América es esa utopía que nos mueve para construir el porvenir, la unidad e integración de nuestros pueblos sigue siendo un sueño necesario, la identidad que nos unifica se manifiesta en la realidad, los rasgos compartidos son resultado del contacto permanente, conservar esa identidad es parte de la disputa por el mejoramiento humano en las geografías nuestras, más aún ahora en estos tiempos que el soberbio imperio agrede e intensifica los prejuicios de la diferencia, el racismo es su política ante la cual anteponemos la virtud de ser útiles a la humidad, el pensamiento de Armando Hart es virtuoso por estar al servicio de nuestros pueblos, por conservar esa memoria y difundirla, su pensamiento se vivifica al honrar esas tradiciones y darles nuevos caminos, la cultura como eje de la revolución fortalece la identidad y articula de mejor forma las transformaciones por que tienen apego a la raíz, el contacto con la realidad hace del pensamiento un ejercicio al servicio de la sociedad.

II

Armando Hart con su obra explica y difunde la cultura cubana y latinoamericana, sus elucidaciones históricas, reflexiones filosóficas y anécdotas de lo visto y vivido, entretejen la historia de su vida en el conjunto del acontecer de nuestra América, los artículos publicados en diversos medios como Por Esto! rescatan la figura de José de la Luz y Caballero, José Antonio Saco, Carlos Manuel Céspedes, Antonio Maceo, José Martí, Máximo Gómez, Raúl Roa, Julio Antonio Mella, Enrique Hart, Ernesto Che Guevara, Abel Santamaría, Haydée Santamaría, Alejo Carpentier, Alicia Alonso, Fernando Ortiz, Celia Sánchez, Vilma Espín, entre muchas otras figuras de la vida cubana, pero también latinoamericana. Las colaboraciones periodísticas de Hart articulan la referencia histórica con el análisis de las situaciones descritas, nutren el conocimiento ampliándolo y renovándolo, sus textos dan pie a que nuevas generaciones conozcan la obra de la revolución cubana mediante la voz de uno de sus actores.

Al andar por los pasillos del recuerdo, se entrelazan las palabras sueltas para explicar una circunstancia, se observan los vacíos que silencian un hecho, dar voz a lo que pudiera quedar en el olvido es dar voz al pueblo que ha generado esos hechos, la memoria de la revolución cubana tiene en Armando Hart un consecuente difusor y decidido conservador que la engrandece por su sello reflexivo y ameno, el eco de la voz de Hart es el mismo del pueblo cubano unido a México, a Yucatán en esta circunstancia llamada nuestra América.

III

El carácter intelectual de una cultura puede observarse en los seres humanos que la generan, la figura de Armndo Hart es un reflejo de la cultura cubana, Hart resguarda la memoria latinoamericana, su ejemplo ético y filosófico es una defensa moral para los intelectuales del mundo, mucho más ahora que la competencia rige la lógica de vida en muchos países, desvirtuando la fuerza de la palabra, la integridad de Hart permite engrandecer las tradiciones que representa pero sobre todo, proyectar la figura del pensamiento que necesitamos en estos tiempos. El mejor homenaje a las ideas es su utilización en el campo de lo concreto, para el análisis, para el desarrollo de políticas públicas, para la investigación o para el desarrollo de nuevas ideas, el homenaje que hoy se le rinde al doctor Armando Hart esta guiado por su ejemplo revolucionario, ético e intelectual.

El pleno desarrollo de nuestros pueblos necesita la vinculación cultural, las aportaciones de Hart en este campo son vastas y necesarias de continuar difundiendo, la articulación de los esfuerzos en las direcciones posibles abran campos y caminos por andar que contribuyan a la cultura de nuestros pueblos latinoamericanos. Honremos la memoria de Armando Hart Dávalos, difundiendo su pensamiento y sus aportaciones revolucionarias por el bien de nuestros pueblos de nuestra América.

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario