Feb 28 2018
978 lecturas

Economía

El adiós a Theotonio dos Santos

En la mañana del martes 7 de febrero falleció el economista y científico social Theotonio dos Santos, a los 81 años, víctima de un cáncer en el páncreas. Santos fue uno de los principales formuladores de la teoría marxista de la dependencia y uno de los más influyentes pensadores latinoamericanos en la segunda mitad del siglo XX y a principios del siglo XXI, teniendo decenas de obras publicadas en diversos países sobre la relación entre capitalismo, desarrollo, dependencia e imperialismo.

Era coordinador de la cátedra Unesco en Economía Global y Desarrollo Sostenible, profesor emérito de la Universidad Federal Fluminense (UFF) y profesor visitante de la Universidad del Estado de Río de Janeiro (Uerj).

En 1961, fue uno de los fundadores de la Organización Revolucionaria Marxista – Política obrera (Polop). Nacido en Carangola, en Minas Gerais, Santos ingresó en la Universidad Federal de Minas Gerais (UFMG), a finales de los años 1950. Con presencia en São Paulo, Río de Janeiro y Minas, el grupo reunía intelectuales y estudiantes y tenía como objetivo crear las condiciones para el surgimiento de partido obrero revolucionario en Brasil. Fue en la Polop que el entonces estudiante de Economía conoció a dos compañeros de vida y de estudios: Vania Bambirra, con quien se casaría, y Ruy Mauro Marini.

El trío fue responsable de formular la teoría marxista de la dependencia y trabajaron juntos a partir de 1962, cuando los tres asumieron cargos de profesores en la recién creada Universidad de Brasilia (UnB) a invitación de Darcy Ribeiro. En una entrevista al GLOBO, en 2013, Santos recordó la efervescencia que la UnB vivió en sus primeros años.

El debate fluía mucho en aquella época, y la universidad era el gran centro de discusión.Vivir el impacto de todo lo que sucedía en el país, en Brasilia, era muy interesante. Darcy trajo un equipo inicial y nosotros fuimos invitando a otras personas. Victor Nunes Leal, miembro del Supremo Tribunal Federal, era director del departamento de Ciencia Política. Oscar Niemeyer andaba por el campus con los alumnos de  Arquitectura, recordaba Santos.

CRÍTICAS A LA CEPAL

La teoría marxista de la dependencia, desarrollada por Santos, Vânia y Marini junto al economista estadounidense Andre Gunder Frank, se oponía a la teoría de la dependencia formulada en el marco de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), con sede en Santiago de Chile y un influyente centro del pensamiento estructuralista en la región. La Cepal veía una oposición entre un Brasil feudal y agrario y un Brasil moderno e industrial. La superación del subdesarrollo pasaría entonces por una alianza entre Estado y burguesía nacional industrial en la forma de una revolución nacionalista y capitalista.

Para Santos y sus colegas, Brasil no era un país feudal, pues estaba integrado al sistema capitalista mundial como gran proveedor de materias primas. La propia existencia de una burguesía nacional industrial era cuestionada. En las críticas a la Cepal, el grupo concordaba con la interpretación de la dependencia de la escuela sociológica paulista, que concentraba alrededor de Florestan Fernandes, en la USP, nombres como Fernando Henrique Cardoso y Francisco de Oliveira.

La experiencia de UnB no duró mucho. Después del golpe de 1964, Santos sabía que estaba en la mira de los militares y pasó a la clandestinidad junto a Vania, su mujer. La hija de la pareja nació en ese período. El economista terminó condenado a 15 años de prisión en Minas Gerais, y la situación política se agravó, en medio de disputas internas de la Polop. Los militantes de la organización dieron origen a dos grupos guerrilleros en la lucha contra la dictadura: la Vanguardia Popular Revolucionaria (VPR) y el Comando de Liberación Nacional (Colina).

EXILIO EN CHILE

Santos y la familia optaron por el exilio y llegaron en Chile en 1966. En aquel momento, el vecino latinoamericano ya había recibido a muchos intelectuales brasileños perseguidos por el régimen, como el ex presidente Fernando Henrique Cardoso, hoy convertido en neoliberal. Además de ellos, varios militantes de la izquierda de varias partes del mundo llegaban a Santiago, energizando sus universidades y centros de investigación. Santos recordó estos encuentros:

Era un momento de rediscusión del marxismo. Los seminarios sobre “El Capital” se multiplicaban. De repente usted iba en la Facultad de Arquitectura y estaban leyendo “El Capital”, iba en el Instituto de Matemáticas y estaban leyendo “El Capital” – contó el economista. – En Chile estaban los viceministros que habían trabajado con el Che Guevara en Cuba, tenía un grupo de Polonia de mucha calidad. Ruy Mauro (Marini) que estaba en México vino a Chile también. Tenía un grupo de economía de América Central comandado por Rick Lambert.

Este caldero hirvió con la victoria de Salvador Allende en 1970. Santos participó activamente en los debates y las formulaciones de la Unidad Popular, amplia coalización de fuerzas de izquierda que apoyaba a Allende, que acabó por adoptar las formulaciones de la teoría marxista de la dependencia. Varios cuadros de la Universidad de Chile, donde el economista daba clases, fueron reclutados para el gobierno Allende, y él asumió el mando del Centro de Estudios Socioeconómicos (Ceso).

El golpe comandado por el General Augusto Pinochet, el 11 de septiembre de 1973, obligó a Santos a un nuevo exilio. La primera parada fue la Embajada de Panamá en Santiago. En pocos días, la pequeña casa abrigaba a cientos de perseguidos políticos. Fueron seis meses hasta que el economista consiguiera autorización para viajar. Vania y su hija ya estaban en México, con Marini. Su idea era ir a Alemania por México, pero con propuestas de trabajo para él y la mujer en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), acabó quedándose en el país latinoamericano.

El fin de la experiencia del socialismo chileno debilitó también la difusión de sus trabajos. Por la conexión del grupo con Allende, la propia teoría marxista de la dependencia acabó marginada como parte de una experiencia fracasada. Al mismo tiempo, se tornaba hegemónica en Brasil la interpretación de la escuela sociológica paulista, presentada en el libro “Dependencia y desarrollo en América Latina”, de Fernando Henrique Cardoso y Enzo Faletto, de 1970.

Decía  Theotonio: Nuestro grupo penetró fuertemente en los partidos de izquierda chilenos. La Unidad Popular asumió nuestra perspectiva. Esto también fue uno de los motivos del fortalecimiento de la interpretación de Fernando Henrique. La caída del Allende, en 1973, se transforma en un fracaso de nuestra visión, como si hubiéramos radicalizado e inviabilizado el gobierno.

RETORNO AL BRASIL

El retorno a Brasil ocurrió en 1979, después de la amnistía. La esperanza, sin embargo, dio lugar a la frustración. Los espacios en la academia estaban cerrados para ellos. A pesar de la persecución de la dictadura, Santos no consiguió ser reintegrado y prestó concurso nuevamente para la Universidad Federal de Minas Gerais (UFMG). Él no ocultó la decepción acerca del país que encontró después de más de una década de exilio.

Incluso con todas las dificultades, el economista continuó trabajando intensamente. Al lado de Immanuel Wallerstein, Giovanni Arrighi y Samir Amin, colaboró ​​para la formulación de la teoría del sistema-mundo, que proponía la articulación de la economía, de la geopolítica y de las relaciones internacionales para pensar las interrelaciones entre las sociedades, las economías y el capitalismo globalizado .

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

1 Comentário

Comentarios

  1. Sandor Arancibia
    1 marzo 2018 10:10

    Un gran hombre ha partido. Nos deja su ejemplo de fecundo intelectual comprometido con las luchas liberadoras de nuestra America. Vaya aqui un sentido homenaje de quien formo parte de sus tantos lectores anonimos!