Jun 13 2005
525 lecturas

Ambiente

El agua gatillará una guerra inimaginable

Aparecida en la revista Piel de Leopardo, integrada a este portal.

En el seminario organizado en Madrid en mayo ppddo. por la organización ambientalista Océana, Klaus Toepfer, director del Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente deslizó una opinión que parece de ciencia-ficción: “El agua se convertirá en breve en causa de guerra”.

Toepfer señaló que la defensa del ambiente está lejos de ser una batalla romántica de corazones generosos. Apuntó que era necesaria por razones económicas: “si se destruye el bosque aumentan las inundaciones, el suelo pierde su valor y es más difícil cultivar”. Sin cultivos no hay alimentos.

El funcionario internacional no olvidó el consumo excesivo de combustibles fósiles, señalando que induce el cambio climático, favorece la pérdida de biodiversidad y de hábitats y reduce el agua dulce disponible. Y que la brutal deforestación de que son objetos los últimos bosques importantes plantean un futuro de riesgo a corto plazo:

“Estamos llegando a un punto del que no hay marcha atrás. El ritmo de consumo de combustibles de Europa y Estados Unidos es insostenible. Y más si China e India crecen al nueve por ciento al año”. Toepfer, empero, piensa que la situación puede mejorar en lo inmediato, pero por mandato de la economía, no por un imperatiuvo demla conciecia ecológica. El petróleo sigue aumentando de precio y “eso hará cambiar la tecnología de los autos y de las casas, para consumir menos”.

“Necesitamos un cambio de modelo. Tenemos que desarrollar casas más eficaces, autos híbridos, transporte colectivo limpio. Pero no sólo por el medio ambiente, sino por el problema económico que supone seguir así”, añade. “No es rentable enriquecerse a costa del medio ambiente y luego gastar en limpiarlo”.

fotoEL AGUA, UN BIEN QUE SE TORNA ESCASO

Un brazo del Delta en Tigre, Argentina.

“Hay 1.600 millones de personas sin acceso al agua potable (…) El peor de los problemas que se debe enfrentar. El agua será la próxima causa de guerra (…) El agua dulce es limitada y además compartida”. Recordó que los ríos Nilo, Tigris, Éufrates, Mekong, “son compartidos por varios países (…) La población aumenta y los países río arriba tienden a usar demasiada agua sin reutilizar el sobrante. Así que tenemos que reutilizar el vital líquido, como hacen algunos países desarrollados”.

Toepfer insiste en que el agua es un problema acuciante. Pero también lo es el de los mares: “Queremos transmitir que esquilmar un caladero de pesca no es rentable. Lo rentable es mantenerlo. Un país necesita capital financiero, humano y ambiental. Proteger el ambiente no es un lujo, es rentable”, señaló reiteradamente.

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario