Ago 17 2012
1089 lecturas

Política

El asilo de Ecuador para Assange y la diplomacia Sur-Norte

 

La decisi√≥n de Ecuador de conceder el asilo pol√≠tico al fundador de Wikileaks, Julian Assange, anunciada este jueves 16 por el canciller Ricardo Pati√Īo, ha generado una situaci√≥n poco com√ļn, que refleja, sin duda, la realidad cambiante que se vive en el mundo, donde la pretensi√≥n de los pa√≠ses del Norte de ser el ejemplo en derechos humanos se revela cada vez m√°s fragilizada.

Es conocido que en EEUU, la ¬ęguerra contra el terrorismo¬Ľ lanzada por el gobierno de George W. Bush ha significado un deterioro progresivo de los derechos civiles, que en buena parte se mantiene con la administraci√≥n Obama. Por ello, es bastante cre√≠ble que Assange podr√≠a incurrir el riesgo de indefensi√≥n y atentado a sus derechos en caso de ser extraditado a ese pa√≠s, donde, seg√ļn alega, un gran jurado estar√≠a preparando en secreto un juicio en su contra por la publicaci√≥n de miles de documentos internos de las misiones diplom√°ticas.

A la vez, no deja de ser insólito que el gobierno de Reino Unido haya amenazado con violar la inmunidad diplomática de la embajada de Ecuador en Londres para detener a Assange, apoyado en una ley interna (lo cual implicaría desconocer el derecho internacional); si bien luego el canciller William Hague lo descartó, ante las reacciones desatadas.

Un refugio en el Sur

En su extenso comunicado oficial que anuncia el asilo, con base en convenios internacionales, Ecuador explicita los argumentos legales y éticos que justifican su decisión, entre ellas:

¬ęQue Julian Assange es un profesional de la comunicaci√≥n galardonado internacionalmente por su lucha a favor de la libertad de expresi√≥n, la libertad de prensa y de los derechos humanos en general¬Ľ;
¬ęQue existen serios indicios de retaliaci√≥n por parte del pa√≠s o los pa√≠ses que produjeron la informaci√≥n divulgada por el se√Īor Assange¬Ľ, y
¬ęQue la evidencia jur√≠dica muestra claramente que, de darse una extradici√≥n a los Estados Unidos de Am√©rica, el se√Īor Assange no tendr√≠a un juicio justo, podr√≠a ser juzgado por tribunales especiales o militares, y no es inveros√≠mil que se le aplique un trato cruel y degradante, y se le condene a cadena perpetua o a la pena capital, con lo cual no ser√≠an respetados sus derechos humanos¬Ľ.

Ecuador se√Īala, adem√°s, que no pretende entorpecer la justicia sueca, que ha pedido la extradici√≥n de Assange para interrogarlo por una supuesta alegaci√≥n de abuso sexual, si bien por ahora no pesa ninguna acusaci√≥n concreta en su contra. Pero que ¬ęla fiscal√≠a sueca ha tenido una actitud contradictoria¬Ľ, que afectar√≠a los derechos procesales de Assange. (Entre otros, Suecia declin√≥ la oferta de interrogarlo en la embajada en Londres).

La Declaraci√≥n menciona, por otra parte, en referencia al hecho que Ecuador ha acogido un alto n√ļmero de refugiados de la guerra interna en Colombia, que:

¬ęEl Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados ha elogiado la pol√≠tica de refugio del Ecuador, y ha resaltado el hecho significativo de que en el pa√≠s no se haya confinado en campamentos a estas personas, sino que han sido integradas a la sociedad, en pleno goce de sus derechos humanos y garant√≠as¬Ľ.

Esto √ļltimo parece aludir a Gran Breta√Īa, que retiene a miles de solicitantes de asilo en centros de detenci√≥n, donde pueden permanecer indefinidamente, con el riesgo de ser retornados a sus pa√≠ses de origen si el pedido es rechazado.

Hace dos meses que Assange acudi√≥ a la embajada de Ecuador a pedir refugio. Christine Assange, madre de Julian, quien visit√≥ Ecuador a inicios de agosto, respondi√≥ ante una pregunta de ALAI que, cuando un funcionario de la canciller√≠a mencion√≥ en forma no oficial que Assange ser√≠a bienvenido en Ecuador, hace dos a√Īos, en ese momento su hijo no se daba cuenta que podr√≠a necesitar el asilo pol√≠tico. ¬ęJulian no tiene experiencia en estos asuntos, que Am√©rica Latina s√≠ conoce, respecto a requerir protecci√≥n frente a Estados Unidos¬Ľ, afirm√≥. ¬ę√Čl dio por supuesto que la justicia seguir√≠a su debido cauce¬Ľ.

Al precisar por qu√© √©l hab√≠a escogido a Ecuador como pa√≠s de refugio, la Sra. Assange destac√≥ el record ejemplar de ese pa√≠s en derechos humanos en los √ļltimos cinco a√Īos. ¬ęSon subyacentes en la Constituci√≥n y en cada pol√≠tica, incluida la libertad de expresi√≥n en todas sus formas, la protecci√≥n de periodistas y sus fuentes; y a diferencia de algunos pa√≠ses, Ecuador toma en serio estos mandatos de derechos humanos y libertad de expresi√≥n¬Ľ, declar√≥. A ello se a√Īade el fuerte mandato soberano del pa√≠s, cuyo principal defensor es el mismo presidente Correa, ¬ęquien no teme pararse firme frente a presiones de EE.UU.¬Ľ Christine resalt√≥ tambi√©n el respaldo popular con el cual cuentan estas pol√≠ticas, que ella constat√≥ en una reuni√≥n de j√≥venes de distintas tendencias pol√≠ticas, que fueron un√°nimes en apoyar el asilo para su hijo.

En la misma reuni√≥n con la prensa, el abogado espa√Īol Baltasar Garz√≥n, quien est√° coordinando la defensa de Assange entre los diferentes pa√≠ses involucrados en el pleito, opin√≥ que Gran Breta√Īa no tendr√≠a justificaci√≥n legal para no conceder el salvoconducto, una vez concedido el asilo. ¬ęJur√≠dicamente no puede hacerlo porque Ecuador es un estado soberano, libre y democr√°tico, exactamente igual que los Estados Unidos de Norteam√©rica, ni m√°s ni menos. Es verdad que la posici√≥n hegem√≥nica no es similar, y el √ļnico elemento que podr√≠a influir en esa no concesi√≥n de salvoconducto es que entre la fuerza¬Ľ, la cual no se puede utilizar entre Estados democr√°ticos y con un sistema de derechos, opin√≥; pues de lo contrario significar√≠a viciar totalmente el procedimiento.

Próximos pasos

El futuro de Assange es incierto, si bien Ecuador ha indicado que podr√≠a permanecer indefinidamente en la embajada en caso de no obtener el salvoconducto. Sin duda la decisi√≥n podr√≠a traer represalias para el pa√≠s. Ante la actitud amenazante del Reino Unido, el canciller Pati√Īo ha pedido a los distintos foros pol√≠ticos regionales -ALBA, UNASUR, CELAC, OEA- reunirse de urgencia para expresar una posici√≥n sobre la amenaza a la soberan√≠a ecuatoriana.

El ALBA emiti√≥ un pronunciamiento en rechazo a la amenaza brit√°nica a la integridad de la embajada ecuatoriana y a su derecho soberano de administrar su pol√≠tica de asilo. En una entrevista en Quito, el Secretario de este organismo, Rodolfo Sanz, precis√≥ que: ‚ÄúEcuador otorg√≥ el asilo pol√≠tico porque estima que el caso es pol√≠tico. El caso no es de derecho penal ordinario. Inglaterra tiene que decidir si da el salvoconducto. El asilo pol√≠tico es una figura que est√° en el derecho internacional acogida por todos los pa√≠ses que son miembros de Naciones Unidas‚ÄĚ. Record√≥ que por ello muchos pa√≠ses de Am√©rica Latina han dado salvoconductos, incluso para personas que han cometido cr√≠menes m√°s graves: como los banqueros pr√≥fugos que est√°n en EEUU, e incluso a varios implicados en los asesinatos del 11 de abril del 2002 en Venezuela.

El ALBA anunci√≥ una reuni√≥n de cancilleres para el s√°bado 18 de agosto en Guayaquil; mientras UNASUR lo har√° el domingo en la misma ciudad. Por su parte, la OEA decidir√° el viernes 17 sobre una posible convocatoria de cancilleres para el d√≠a 23; Canad√° y Estados Unidos no han dado importancia a la discusi√≥n y no apoyan la medida de convocar la reuni√≥n. Por su parte, Victoria Nuland, vocera del Departamento de Estado de EEUU, rechaz√≥ hoy la acusaci√≥n de que su pa√≠s est√© presionando al Reino Unido para que invada por la fuerza la sede diplom√°tica ecuatoriana en Londres y arreste a Assange, y afirm√≥ que ¬ęEs un asunto de las naciones involucradas y nosotros no tenemos planeado interponernos¬Ľ.

Organizaciones sociales de Latinoam√©rica han dado a conocer que se encuentran en consultas para impulsar una campa√Īa internacional de apoyo a Ecuador y de presi√≥n al pa√≠s europeo, que ha ratificado su determinaci√≥n de entregar Assange a la justicia sueca.

Lo que no cabe duda es que para un Estado como el Reino Unido, le debe resultar una afrenta intolerable que un peque√Īo e insignificante pa√≠s del Sur, como Ecuador, pueda darle lecciones en materia de derechos humanos.

*Periodista brit√°nica radicada en Ecuador. Difrectora de ALAI.

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


    Su nombre (requerido)

    Su Email (requerido)

    Amigo(requerido)

    Mensaje

    A√Īadir comentario