Abr 21 2005
222 lecturas

Economía

El banco de los pobres sesiona en Chile

Aparecida en la revista Piel de Leopardo, integrada a este portal.

Más de mil expertos de América Latina y Europa iniciaron en la capital chilena un debate sobre el microcrédito, la cara humana de las finanzas y herramienta clave para combatir la pobreza. El microcrédito, a diferencia del que otorga el sector financiero tradicional, no busca consumidores ni clientes y se dirige a la población más pobre, mide su riesgo por la confianza y la dignidad de los desposeídos, que han resultado ser los mejores pagadores desde que el sistema comenzó a funcionar hace 30 años en Asia.

En Santiago se congregaron importantes dirigentes sociales latinoamericanos para desarrollar el sistema microfinanciero, de manera de ayudar a las 100 millones de familias más pobres del mundo, explicó Sam Daley-Harris, director de la campaña de la Cumbre de Microcrédito.

foto
La reunión se enmarca en el Año Internacional del Microcrédito establecido por las Naciones Unidas, que define el sistema como “una herramienta anti-pobreza clave y una inversión sabia en capital humano”.

El objetivo de la cita es buscar mecanismos innovadores para fortalecer el microcrédito, como capacitación, manejo del riesgo, administración de empresas y finanzas y la creación de redes eficaces para la comercialización de los productos.

El sistema, que no se rige por las leyes bancarias tradicionales, otorga pequeños créditos flexibles con bajas tasas de interés y sin aval a las familias más pobres para que trabajen por cuenta propia con préstamos de entre 27 y 1.000 dólares. El promedio de préstamos solicitados es de 200 dólares y su índice de devolución del 99 por ciento, lo que demuestra que los pobres son los mejores pagadores del mundo, afirman lo organizadores de la reunión.

“La entrega de estos recursos se ha convertido en una herramienta fundamental para la erradicación de la pobreza, ayudando a plasmar y materializar los sueños de tantas familias que viven en la marginalidad”, dijo la ministra chilena de Planificación, Yasna Provoste.

A la cumbre del Microcrédito, que finaliza el 22 de abril en la capital chilena, asisten la Reina de España, co-presidenta honoraria de la cita, el economista Mujamad Yunus (der.), creador y director general del Banco Grameen de Bangladesh, y observadores de España, Francia, Reino Unido, Bélgica y Suiza.

El microcrédito nació en 1976 en Bangladesh como resultado de una idea de Yunus, galardonado con el Premio Príncipe Asturias de la Concordia en 1998, quien creó el Grameen Bank para facilitar préstamos a los pobres, en su mayoría mujeres, sin avales y en base a la confianza.

Yunus, conocido como el “banquero de los pobres” afirmó el lunes a los periodistas que “no hay razón para la pobreza”, y recordó que el 56 por ciento de sus beneficiarios ha superado la situación de extrema necesidad y sólo el uno por ciento de los préstamos no es devuelto.

A la luz de estos resultados, que se han repetido en otros países en desarrollo, el microcrédito se ha convertido en uno de los mecanismos más importantes para cumplir las Metas del Milenio de la ONU, que es reducir hasta la mitad el número de gente que vive con menos de un dólar diario en el mundo para el año 2015.

La idea prendió con fuerza en América Latina y el Caribe, donde mediante el microcrédito se han formado alrededor de 50 millones de microempresas que generan empleo y mejoran la distribución del ingreso de 110 millones de personas que viven de sus propios negocios, afirma un documento de los organizadores de la cumbre regional.

Con estos recursos, los beneficiarios han desarrollado negocios que van desde pequeñas ventas de artesanías, juguetes, confección de ropas, tiendas de repostería y hasta pequeños talleres mecánicos, peluquerías y venta de productos agrícolas.

———————————

* En el portal Mujeres Hoy
(www.mujereshoy.com).

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario