Oct 29 2009
842 lecturas

Ambiente

El Canal de Panamá y el cambio climático

Eduardo A. Esquivel R.*

Hace algunos años, cuando se discutía la conveniencia o no del proyecto de ampliación del Canal, antes del referéndum, algunos sectores que se oponían al faraónico proyecto, advirtieron que la ACP no había tomado en cuenta que el cambio climático abriría la ruta ártica en pocas décadas, lo que, en la práctica, haría poco rentable la llamada “ampliación”.

Debido a que más del 50% de los clientes del canal usarían esta ruta que además de ser más corta, es gratuita. La reacción de la ACP fue la de contratar unos famosos expertos norteamericanos y traerlos a Panamá para que explicaran a los incrédulos que esta ruta ártica no sería transitable “ni en 100 años”. Por lo que no afectaría el tránsito por el canal ampliado.

Y como todos saben, el Proyecto de la Ampliación fue impuesto a través de una campaña publicitaria en la que se gastaron decenas de millones de dólares, por un 76% de los votos con un referéndum en que votó el 42% del electorado panameño, o sea una minoría.

Hoy, tres años después, no nos sorprende la noticia de que los famosos expertos también resultaron un fraude y que la ruta ártica estará completamente abierta antes del 2020. Ya las principales empresas navieras están haciendo los estudios logísticos para utilizar esta ruta. Por ejemplo, de Europa a la Costa Oeste de los EE.UU. o al Oriente Asiático, y viceversa, la ruta es más de 1.000 kilómetros más corta que pasar por el Canal de Panamá.

Curiosamente, casi desde el inicio del proyecto de ampliación, se dan las crisis mundiales económicas y del petróleo. Los tránsitos por el canal disminuyen notablemente, aunque la ACP insiste que a pesar de esto las entradas han aumentado, por el aumento de peajes. Esto, de cualquier modo no es una situación sostenible y afectará las finanzas del canal, y directamente el esquema financiero de la ampliación que, por cierto, aunque en la campaña por el Sí en el referéndum se alegaba que el Estado panameño no era aval del financiamiento del proyecto, el presidente Torrijos estuvo en la firma del referido préstamo, en representación del Estado.

Hay preocupación en la selección de las empresas que aparentemente ganaron la licitación para las principales obras, principalmente por los términos de los contratos y las famosas “adendas”, en tiempo y dinero, que hacen que este proyecto tenga una fecha de terminación y un costo indefinido. Tal parece que la verdadera “ampliación” será la de la enorme deuda pública que todos terminaremos pagando.

Decía un colega, en son de broma, que habría que ver, si los países dueños de la ruta ártica, reclaman un pago millonario de bonos de carbono, por “ahorrar” millones de galones de combustible y la contaminación implicada, a los navíos que ya no tendrán que pasar por la larga ruta del Canal de Panamá.

* Periodista.
En www.panamaprofundo.org –que cita como fuente a El Panamá América (www.pa-digital.com.pa).

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario