Dic 9 2013
1884 lecturas

Pol铆tica

El chavismo gana las elecciones municipales: Un pueblo maduro

En las elecciones municipales celebradas en Venezuela el 8 de diciembre de 2013, con el 97,52 % escrutado y una participaci贸n del 58,92, elChavismo obtiene un resultado total de 49,24% de votos frente a un 42,72% de la oposici贸n. Otras candidaturas independientes obtuvieron un 8,03% de los votos.

El Chavismo gana en 15 de las 24 capitales y en el 76% de las alcald铆as del pa铆s. Pero vuelve a perder en las tres principales ciudades: La Alcald铆a Mayor de Caracas, Maracaibo y Valencia.

Teniendo en cuenta que se trata de elecciones municipales, una alta participaci贸n demuestra que en Venezuela la democracia est谩 m谩s viva que nunca y que contin煤a el enfrentamiento entre dos modelos pol铆ticos.

Para estas elecciones municipales, nadie se atrev铆a a hacer pron贸sticos de los resultados, eran una gran inc贸gnita sin Ch谩vez, el ajustado triunfo de Maduro el pasado 14 de abril y los problemas econ贸micos que han azotado el pa铆s en los 煤ltimos meses.

Estas elecciones municipales se han tratado de presentar como un plebiscito a la gesti贸n de Maduro y sus resultados pretend铆an vislumbrar la era post-Ch谩vez, medir la temperatura de la masa cr铆tica del proceso y ver el comportamiento del n煤cleo duro de ambos bloques.

La alta participaci贸n, podr铆a reforzar la idea de que efectivamente ha sido un plebiscito. Sin embargo, no hay que olvidar que se tratan de elecciones municipales, donde hay factores locales que influyen en el voto. Adem谩s, los graves problemas econ贸micos podr铆an deberse a fen贸menos coyunturales o a una crisis del sistema que requiera cambios estructurales. Por tanto, es dif铆cil cualquier an谩lisis y conclusi贸n que trate de generalizar los resultados de estas elecciones para interpretar la marcha del proceso.

驴Guerra econ贸mica?ven guerra economica

Con estos resultados, parece que las 煤ltimas medidas decretadas por el gobierno de Maduro contra el desabastecimiento y la especulaci贸n podr铆an haber movilizado el voto socialista y haber entrado en juego la conciencia de clase.

En el a帽o 2003, para evitar la fuga de capitales, se instaur贸 el control de cambio a trav茅s del sistema de control y asignaci贸n de divisas de la Comisi贸n de Administraci贸n de Divisas, CADIVI. La adquisici贸n de d贸lares por el sistema no-oficial, ha generado un mercado paralelo de adquisici贸n de d贸lares que ha llevado actualmente a multiplicar por 10 su precio oficial.

Las grandes empresas han conseguido 鈥渂urlar鈥 el control de cambio, adquiriendo divisas a precio oficial, generando monopolios de importaci贸n y acceso a bienes por el precio oficial, vendiendo, por un lado, los productos a precio de d贸lar paralelo, y, por otro, vendiendo en el mercado paralelo las divisas adquiridas a precio oficial. Han creado un suculento y mil millonario negocio con la venta de divisas, relegando a un segundo plano la importaci贸n de mercanc铆as, materias primas y maquinaria o la actividad productiva.

Esta crisis ha tenido graves consecuencias para la poblaci贸n venezolana, disparando la inflaci贸n a m谩ximos de los 煤ltimos 16 a帽os y generando escasez de productos b谩sicos, convirtiendo el problema econ贸mico el desabastecimiento de alimentos y alto costo de la vida en los problemas que m谩s preocupan a los venezolanos, junto con la inseguridad.

Los precios han subido un 54% interanual en lo que va de a帽o 2013. Una gran parte de los productos importados se venden a un precio de m谩s de un 1200% del precio en d贸lar oficial, a pesar de que, te贸ricamente, se han adquirido a precio oficial.

Las 煤ltimas medidas del gobierno contra la especulaci贸n de los empresarios, han despertado la conciencia de clase en la poblaci贸n venezolana que, al menos, ha visto una reacci贸n del gobierno. Sin duda se trata de una guerra econ贸mica donde los grandes empresarios est谩n tratando de hundir al gobierno bolivariano pero muchos ciudadanos, aunque reconocen que pudiera existir tal guerra, consideran que la guerra tambi茅n hay que saberla ganar. Existen serias dudas de si las recientes medidas adoptadas por el gobierno bolivariano contra la especulaci贸n y desabastecimiento, van en el camino correcto y si es el propio sistema llamado 鈥渃adivismo鈥 el que debe de modificarse, lo que implicar铆a una reestructuraci贸n profunda del modelo econ贸mico.

Ante una crisis econ贸mica, cualquier gobierno neoliberal dispone de un ej茅rcito de asesores entrenados y formados en cientos de universidades creadas para el sistema neoliberal con conocimientos acumulados durante d茅cadas. Pero el llamado socialismo del siglo XXI no dispone de muchas referencias que le orienten para afrontar la grave crisis de divisas de la guerra econ贸mica y pareciera que improvisara.

Con la aprobaci贸n de las leyes habilitantes, donde la Asamblea Nacional le otorga al presidente Maduro poderes legislativos durante un a帽o, se pretende tener la agilidad suficiente para afrontar la batalla contra la especulaci贸n, la inflaci贸n, la fuga de divisas y el 鈥渃adivismo鈥.

En el a帽o 2016, si la oposici贸n consigue las firmas suficientes, podr铆a convocar un refer茅ndum revocatorio del mandato del Presidente Maduro. Si el gobierno no acierta con las medidas econ贸micas, estar铆amos ante un escenario de posible derrota electoral del Chavismo y la convocatoria de nuevas elecciones presidenciales, con las inc贸gnitas de cu谩l ser铆a el nuevo candidato chavista y si la oposici贸n, ante la posibilidad de tomar el poder, es capaz de mantener unida su resquebrajada Mesa de la Unidad.

A pesar de esta crisis financiera, el gobierno ha continuado con su proceso de lucha contra la desigualdad y, este a帽o 2013, Venezuela ha sido el pa铆s de la regi贸n que m谩s ha bajado la pobreza, seg煤n cifras de la CEPAL, el desempleo se mantiene en un 7%, la econom铆a sigue creciendo a un ritmo estable y el FMI corrige al alza y prevee que contin煤e el crecimiento el a帽o 2014. Por otro lado, Bank of America se帽al贸 que PDVSA, con la producci贸n actual tiene, suficiente para cumplir con los compromisos de deuda pendientes.ven collagededitos123mbb

Pero, adem谩s, no olvidemos la garant铆a de que Venezuela es el pa铆s con la mayor reserva de petr贸leo del mundo. A煤n con las fuertes presiones econ贸micas y medi谩ticas para apoderarse de esta gigantesca reserva petrolera, el gobierno de Maduro no ha pactado con los grandes empresarios y ha profundizado el desarrollo del poder popular con el censo de m谩s de 1.100 comunas y 31 mil consejos comunales , demostrando lealtad y coherencia con los principios de Ch谩vez.

Sin espacio para la cr铆tica e institucionalizaci贸n del proceso

El bipartidismo, en las democracias de sistemas neoliberales, permite que los grandes partidos se alternen en el poder aunque defiendan el mismo sistema econ贸mico. En caso de desgaste del partido gobernante, el partido opositor recoge los votos de la poblaci贸n decepcionada y se mantiene el mismo sistema econ贸mico.

En Venezuela no hay alternativa: o eliges el camino del llamado socialismo del siglo XXI o vuelves al capitalismo neoliberal. El Chavismo no tiene oportunidad de ofrecer una alternativa ante el desgaste del poder o el descontento por los fallos de gesti贸n.

Esta no-opci贸n hace que se ahogue cualquier espacio para la cr铆tica. Los medios de comunicaci贸n comerciales, por intereses econ贸micos, tienen un ataque continuo y feroz contra el gobierno, y los medios de comunicaci贸n p煤blicos, en manos del gobierno, para hacer contrapeso a la ofensiva medi谩tica, no dan espacio a la cr铆tica y se convierten en un especie de aparato de propaganda.

Esta trampa es dif铆cil de superar y se traslada a todos los espacios de la sociedad: sindicalistas, que evitan ser cr铆ticos con el gobierno para no hacerle el juego a la oposici贸n, los partidos pol铆ticos como el PSUV, que no se diferencia entre partido y gobierno, funcionarios p煤blicos e, incluso, los movimientos sociales, cooptados por el apoyo del gobierno a trav茅s de instancias como los consejos comunales y los recursos que reciben para el desarrollo del poder popular.

La institucionalizaci贸n de la revoluci贸n se ha tragado al partido dentro del gobierno, los sindicatos, los medios de comunicaci贸n e incluso a los movimientos sociales que no consiguen hacer contrapeso cr铆tico a los grandes errores del gobierno.

Esta falta de v谩lvulas de escape para la autocr铆tica influye inevitablemente en el votante descontento, que, al no tener alternativa dentro del socialismo bolivariano, se le empuja a las abstenci贸n o, incluso a la oposici贸n.

La oposici贸n, muy h谩bilmente, ha dirigido en los 煤ltimos a帽os su discurso, no a sus incondicionales de la derecha, sino a este sector descontento. Una estrategia comunicacional que ha calado profundamente con el 鈥淐h谩vez es un gran l铆der pero los que le rodean son unos mediocres鈥 que ha conseguido que un importante sector del electorado piense que 鈥渆sos in煤tiles son los que nos gobiernan ahora鈥.

Es un gran reto superar este dilema con mecanismos democr谩ticos, dando espacio a la cr铆tica dentro del proceso, reforzando el papel de los sindicatos, tratando que el PSUV sea cr铆tico con el gobierno, reforzando el protagonismo de las bases y que el poder popular tenga voz cr铆tica en los medios p煤blicos.

A un a帽o de la despedida de Ch谩vez

ven chavez desde el aficheEstas elecciones han coincidido con el aniversario de la 煤ltima alocuci贸n p煤blica de Hugo Ch谩vez. Aquella pl谩cida noche decembrina, nos sorprendi贸 con su desgarradora despedida. Fueron los 35 minutos m谩s angustiosos de los 煤ltimos a帽os en Venezuela y contuvimos la respiraci贸n hasta sus frases finales:

Hoy tenemos patria, que nadie se equivoque; hoy tenemos pueblo, que nadie se equivoque; hoy tenemos la patria m谩s viva que nunca, ardiendo en llama sagrada, en fuego sagrado.

Solo me resta decirles, con las buenas noches a las 10:10 minutos de esta noche del s谩bado, 隆Hasta la victoria siempre! 隆Independencia y patria socialista!

隆Viviremos y venceremos! 隆Viva Venezuela!

Un a帽o despu茅s, nadie pudiera imaginar que, a diferencia de otros pueblos sumisamente castigados por el capitalismo, el pueblo venezolano, hu茅rfano de su l铆der hist贸rico, haya asimilado con tanta madurez y claridad lo que significa una lucha de clases y el enfrentamiento de dos modelos econ贸micos. Ha sabido leer la complejidad de distinguir entre una defensa de los intereses de clase y un gobierno con una gesti贸n ineficiente.

No es un cheque en blanco para Maduro, este pueblo lo ha demostrado. Es un pueblo que continuamente cuestiona el orden establecido y es irreverente, que tiene claro que el gran legado de Ch谩vez es la conciencia de clase y la unidad de la izquierda, algo que parece imposible en otras latitudes.

Despu茅s de 15 a帽os de gobierno, a pesar de los millones de d贸lares en propaganda contra el proceso, de la guerra econ贸mica, de las maniobras de desestabilizaci贸n, de los graves errores de gesti贸n, ineficiencia, falta de planificaci贸n, improvisaci贸n, corrupci贸n, inseguridad y sin Ch谩vez, cuando muchos apostaban por una debacle electoral y esperaban el principio del fin del Chavismo, el socialismo ha vuelto a derrotar al capitalismo en Venezuela.

No ha sido una victoria del gobierno, ha sido una victoria ideol贸gica. Los medios de comunicaci贸n comerciales y las grandes corporaciones econ贸micas internacionales, no terminan de comprender que es muy dif铆cil enga帽ar a este pueblo rebelde y luchador que ha despertado su conciencia.
*Publicado en Rebeli贸n

  • Compartir:
X

Env铆e a un amigo

No se guarda ninguna informaci贸n personal


    Su nombre (requerido)

    Su Email (requerido)

    Amigo(requerido)

    Mensaje

    3 Coment谩rios - A帽adir comentario

    Comentarios

    1. Jos茅 Filadelfo
      10 diciembre 2013 3:20

      Felicidades a nuestro hermano pueblo de Venezuela por su contundente triunfo en las elecciones municipales. Una vez mas el ejemplo, su luz, el amor y coraz贸n del comandante Ch谩vez gu铆a la lucha cotidiana en Am茅rica Latina.

      Jos茅 Filadelfo L贸pez
      Nicarag眉ense

    2. Mario
      10 diciembre 2013 13:30

      Muy buen an谩lisis, Rafael. Ser铆a bueno tenerlo completo en Telesur.

    3. Antonio Casalduero Recuero
      11 diciembre 2013 21:30

      Qu茅 buen art铆culo, me gust贸, muy l煤cido y realista. Si es cierta esta situaci贸n del actual chavismo, esta separaci贸n irreversible entre gobierno y oposici贸n, es posible que se llegue poco m谩s adelante a una radicalizaci贸n del proceso, as铆 como ocurri贸 en Chile con los cordones industriales de Santiago, que en cierto momento superaron las directrices del propio gobierno de Allende y comenzaron a actuar de forma independiente, trazando sus propios lineamientos, fruto de un asamble铆smo constante, que era como la llamarada que manten铆a con vida aquel momento hist贸rico. Pero tampoco hay que descuidar al imperialismo, pues no hay duda de que detr谩s de las cortinas del proceso bolivariano est谩 muy presente, tratando por todos los medios de que haga agua y fracase. 脡se ser铆a el momento ideal para apoderarse en definitiva del petr贸leo venezolano, as铆 como ocurri贸 con el cobre chileno; la receta del imperio no ha cambiado demasiado…