Oct 12 2013
388 lecturas

Despacito por las piedras

EL CONGRESO DE ESTADOS UNIDOS JUEGA CON FUEGO

El Presidente Barack Obama y legisladores republicanos están procurando encontrar los puntos de consenso que les permitan llegar a un acuerdo, aprobar el presupuesto, poner fin a esta incertidumbre y evitar que sigan los discursos de quienes alientan el enfrentamiento interno. Desde el extremo de la derecha republicana, el líder del Ku Klux Klan ha convocado a una nueva guerra civil para derrocar a Obama. Lo hace a 150 años de la batalla de Gettysburg (Pensilvania), donde participaron 150 mil soldados y fue la principal confrontación de la guerra civil norteamericana. Informes de inteligencia de Rusia advierten sobre la culminación de movimientos de tropas y preparación logística con vistas a conflictos internos. El propio Secretario de Defensa de los Estados Unidos ha manifestado que la continuidad de la guerra de Afganistán y la prolongada crisis económica hacen que la población esté perdiendo su confianza en las instituciones.
Por detrás de las diferencias políticas se despliega la gigantesca deuda pública norteamericana que supera los 16,7 billones de dólares, el máximo autorizado por el Congreso de los Estados Unidos. Los republicanos insisten en eliminar, del presupuesto de este año, el nuevo plan de salud que incorpora 80 millones de personas al sistema de salud pública, como una forma de frenar el déficit. Ponen esa condición para aprobar nuevos endeudamientos. De lo contrario el Estado dejará de pagar sus deudas el próximo 17 de octubre.
Esto demuestra que los Estados Unidos, la primera potencia económica del planeta y centro del capitalismo mundial, es un Estado prácticamente quebrado que -carente de recursos propios- sobrevive merced a que el resto del mundo, los países “emergentes” y “pobres”, lo financia. Todo el andamiaje del sistema está sostenido por la confianza que todavía existe en el dólar. Eso le permite al Tesoro de los Estados, por primera vez conducido por una mujer, emitir –todos los meses y sin respaldo- 85 mil millones de dólares para mantener viva la economía mundial. Con ello se alimenta una gigantesca burbuja financiera que cada tanto estalla en alguna parte del universo.

Juan Guahán, Question

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario