Oct 5 2013
396 lecturas

Despacito por las piedras

EL CONGRESO DE ESTADOS UNIDOS JUEGA CON FUEGO

Las diferencias entre el Partido Republicano y el Presidente Barack Obama están llevando a los Estados Unidos a una situación complicada. Durante esta semana unos 800 mil empleados públicos han sido suspendidos, sin goce de haberes, dado que el Parlamento no aprobó el Presupuesto. Simultáneamente gran parte de los servicios públicos, a cargo del gobierno federal, dejan de ser prestados.
Los republicanos, que tienen mayoría en la Cámara de Representantes (diputados), se negaron a su aprobación debido a que venía incluido el nuevo régimen de salud pública que éstos no aceptan y que ya había sido aprobado por ley y ratificado por la Suprema Corte de Justicia. Por eso los demócratas, el partido del Presidente Obama, piden que se cumpla la ley. Esta decisión nace de los sectores más reaccionarios, el Tea Party, que controla al Partido Republicano y que son los que no aceptan la reforma al plan de salud de Obama, al que califican de socialista. Se estima que dicho Plan incorporaría, al sistema de salud pública, unos 80 millones de norteamericanos. Esta crisis actual supone el cierre indefinido de la administración federal y los servicios públicos. Esto ya ocurrió, en 1986, con Bill Clinton y duró 3 semanas. Éste logró imponerse en la opinión pública e hizo poner fin a aquel  entredicho.
Es obvio que esta situación daña el prestigio de los Estados Unidos, la principal economía mundial, y la fuerza de seguridad más importante a escala mundial.
El gobierno federal es el principal empleador de los Estados Unidos. De él dependen más de dos millones de civiles y cerca de un millón y medio de militares. Además de los 800 mil suspendidos que no van a trabajar, hay otro millón que tendrá que ir a trabajar aunque no cobrará, mientras se mantenga esta situación.
Es interesante ver qué pasa con las diferentes instituciones y cuáles son las más afectadas por estas medidas.
Por empezar los militares seguirán cobrando, eso fue aprobado por el Congreso y suscripto por Obama. Veamos algunos datos de las demás áreas de gobierno:
Entre un 75 y 90% del personal no va a trabajar en las oficinas de la Casa Gobierno, Tesoro, Comercio, Trabajo, Interior, NASA y Vivienda. Solamente prestarán servicios aproximadamente la mitad del personal en el personal civil de Defensa, Salud y Transporte. Prácticamente mantendrán su actividad actual las oficinas de Seguridad Nacional, Justicia y el Departamento de Estado. Por otro lado desde el gobierno de los Estados Unidos avisan que la capacidad de endeudamiento del país llega hasta el 17 de este mes. Después de esa fecha los Estados Unidos podrían entrar en un proceso de incapacidad de pago (default), llegar a ese punto “Sería dramático (…) Un default sería irresponsable, golpearía a toda la economía mundial. Todo el mundo sufriría”, dijo Obama.

Juan Guahán

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

1 Comentário

Comentarios

  1. guillermo
    8 octubre 2013 18:42

    Esta puja entre Demócratas y Republicanos, no es otra cosa que un “chantaje” que ejerce el Complejo industrial militar americano, para que Obama, declare la guerra en Medio Oriente, para el total beneplácito de los fabricantes de armas, que no son otras cosa que los “dueños de la guerra”