Oct 19 2013
1725 lecturas

OpiniónPolítica

El declive de la derecha en Chile

La derecha en Chile est√° pasando por un mal momento. Razones que explican este declive hay muchas y variadas, a modo de un somero catastro, podr√≠amos destacar su obstinada defensa del orden militar que la incub√≥ hace ya d√©cadas, su resistencia a las reformas en tiempos democr√°ticos, su condici√≥n bic√©fala¬† y su proclividad cong√©nita hacia el lucro y el capital en desmedro de conceptos como ‚Äúrep√ļblica‚ÄĚ, ‚Äúdemocracia‚ÄĚ y ‚Äúderechos‚ÄĚ

Nuestra derecha, porque es ‚Äúnuestra‚ÄĚ aunque nos pese, perdi√≥¬† hace mucho su espesor hist√≥rico, carente de tal visi√≥n solo es capaz de constituirse desde a√Īejos catecismos pseudo val√≥ricos, anclado en cierto sentido com√ļn secularizado por a√Īos, cuando no en un pragmatismo empresarial que posterga la reflexi√≥n serena en nombre de la eficiencia y el √©xito econ√≥mico. Pareciera que la actual crisis de la sociedad chilena atiende m√°s bien al retorcido decurso civilizatorio impuesto por el dogmatismo neoliberal que a una cuesti√≥n de cifras.

En esta l√≠nea de pensamiento, en nuestra sociedad se habr√≠a producido un desajuste grave, pues, mientras la din√°mica tecno econ√≥mica ha generado una nueva subjetividad que se expresa en la cultura cotidiana, las instituciones que pretenden administrar esta nueva realidad est√°n obsoletas. As√≠, las instituciones del estado, las leyes, la educaci√≥n y un interminable etc√©tera. La ‚Äúpolis‚ÄĚ construida durante cuarenta a√Īos bajo las premisas de la derecha chilena ha envejecido.

Mientras el proceso civilizatorio est√° acelerado por una H√≠per industrializaci√≥n de la Cultura, las instituciones heredadas de la dictadura militar permanecen como perversos monumentos de un pasado oprobioso y vergonzante. La ‚Äútradici√≥n‚Ä̬† se extingue frente a la ‚Äúl√≥gica de las modas‚ÄĚ, ef√≠meros y seductores flujos de im√°genes e ideas. Esto no podr√≠a sino expresarse como un profundo y difuso ‚Äúmalestar ciudadano‚ÄĚ frente a una derecha que, con el pasar del tiempo, se ha tornado ‚ÄúKitsch‚ÄĚ

La derecha chilena, en este proceso electoral, nos ofrece un ‚Äúespect√°culo de pacotilla‚ÄĚ, ayuno de ideas interesantes, carente de horizonte y glamour, incapaz de seducir a las nuevas generaciones. Muchas de sus figuras se asocian con facilidad al infeliz pasado de Chile. Sus discursos de hoy nos saben a ‚Äútoque de queda‚ÄĚ, cuando el miedo y el silencio. Cabe preguntarse, c√≥mo tomar en serio a una derecha que todav√≠a enarbola las antorchas de Chacarillas como un hito de su propia existencia. C√≥mo tomar en serio a una derecha que es capaz de sobrevivir a la verg√ľenza de sus actos como si nada. C√≥mo tomar en serio a una derecha cuya palabrer√≠a no alcanza a esconder lo de siempre, lucro, clasismo, exclusi√≥n, pasado…

*Investigador y docente de la Escuela Latinoamericana de Postgrados. ELAP. Universidad ARCIS

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


    Su nombre (requerido)

    Su Email (requerido)

    Amigo(requerido)

    Mensaje

    1 Coment√°rio

    Comentarios

    1. Antonio Casalduero Recuero
      29 octubre 2013 20:57

      Hace bastante tiempo que la derecha chilena -o fascismo- dej√≥ de tener propuestas serias para el pa√≠s; y para demostrarle basta apenas un simple bot√≥n: despu√©s de tanto tiempo de acabados los socialismos europeos, la candidata del fascismo Evelyn Matthey est√° enarbolando nuevamente el fantasma de un anticomunismo trasnochado, afirma que el programa de Bachelet es similar a lo vivido en la Rep√ļblica Democr√°tica de Alemania…