Ago 4 2019
625 lecturas

Pol铆tica

El documental de Netflix sobre Cambridge Analytica y el fraude electoral en Argentina

La plataforma Netflix distribuye desde la semana pasada un documental sobre c贸mo la empresa Cambridge Analytica (CA) condicion贸 elecciones en diversos lugares del mundo, utilizando en forma ilegal datos personales de millones de usuarios de internet. El t铆tulo original de la pel铆cula es The Great Hack.

Su traducci贸n literal es El gran hackeo. Con el objetivo de concederle un cariz m谩s asociado a los aspectos del derecho personal a la propiedad de la informaci贸n (por sobre cuestiones ligadas a la malversaci贸n del sistema democr谩tico). Netflix la present贸 al mundo hispanoparlante como Nada es privado.Resultado de imagen para netflix el gran hackeo

El esc谩ndalo internacional divulgado por la difusi贸n de las actividades de CA puso en evidencia que el origen de la empresa se conectaba con contratistas militares, organismos de inteligencia y acaudalados magnates, todos comprometidos en tendencializar procesos electorales en diversos pa铆ses del mundo.

El impacto local del film, dirigido por Jehane Noujaim y Karim Amer, se articula con la intervenci贸n de CA en las campa帽as electorales argentinas de 2015 y 2017 y el rol jugado por sus plataformas en la configuraci贸n de climas pol铆ticos opuestos al kirchnerismo.

La empresa CA, dirigida por Alexander Nix, compr贸 a Facebook, propietaria tambi茅n de WhatsApp desde febrero de 2014, 87 millones de perfiles completos capaces de delimitar 5000 puntos de inter茅s de cada uno de los mismos (1). Dicha informaci贸n fue utilizada para orientar el voto de millones de sufragistas en distintas partes del mundo y potenciar el triunfo en diversas compulsas electorales.

Luego de tres a帽os y medio de gobierno, el macrismo ha dado sobradas evidencias de una marcada eficiencia en el uso del artificio y el enga帽o para ejercer espec铆ficas formas de captaci贸n, imposici贸n de agendas y tergiversaci贸n de la realidad. Uno de los dispositivos m谩s utilizados ha sido la manipulaci贸n comunicacional, apelando a herramientas provistas por la inteligencia artificial, la big data, la posterior detecci贸n de segmentos poblacionales capaces de ser persuadidos y la elaboraci贸n de contenidos sensibles orientados a sus caracter铆sticas espec铆ficas e individuales.

El v铆nculo de CA con Am茅rica Latina se remonta a los tiempos menemistas cuando su CEO Alexander Nix se instal贸 en Argentina y registr贸 una sede corporativa en Buenos Aires bajo el nombre de Strategic Communication Laboratories (SCL), en Arenales 941 (2). En esa misma oficina, su amigo polista Lucas Carlos Talamoni Grether radic贸 su empresa Black Soil, dedicada al rubro agr铆cola, de la cual Nix aparece tambi茅n como socio, en su formato de offshore radicada en Panam谩.

Sus contactos locales, adem谩s, lo relacionan con el pampeano Juan Pepa, que tiene residencia en Londres y Santa Rosa, de quien Nix fue socio entre 2007 y 2010 en la empresa Rubirosa Ltd. dedicada a la comunicaci贸n estrat茅gica, rubro coincidente con el de CA. Nix y Pepa compartieron iniciativas caritativas en la Asociaci贸n Pro Alvear, encargada de recaudar fondos para fines ben茅ficos relacionados con la promoci贸n social. Uno de los padrinos de Pro Alvear (textual) es Mauricio Macri (3).

 

Actividades de Alexander Nix en Argentina orientadas a desprestigiar a referentes del kirchnerismo.

El segmento textual del intercambio entre Damian Collins (DC) 鈥搃ntegrante de la Comisi贸n de Asuntos Digitales del parlamento brit谩nico鈥 y Alexander Nix (AN) incluye el siguiente contrapunto:

DC: 驴Trabaj贸 en Argentina?

AN: S铆, trabajamos en Argentina.

DC: Estoy viendo una nota que alguien comparti贸 conmigo de una reuni贸n del grupo SCL (la empresa madre de Cambridge Analytica) del 27 de mayo, donde hay una nota que dice: 芦Campa帽a antikirchnerista presentada al tomador de decisiones, esperando devoluci贸n禄.

AN: Correcto.

DC: Pero para ser claro. Las reuniones giraban alrededor de esa premisa, que era una campa帽a antikirchnerista, entonces estaban trabajando para un partido de la oposici贸n u otra persona interesada en influenciar la pol铆tica en Argentina, que no estaba apoyando al Gobierno.

AN: Esa ser铆a la apariencia.

Dividir para restar

Fotograma del documental en el que reclaman la c谩rcel para Hilary Clinton, meses antes del triunfo de Donald Trump

.

En enero de 2018, los peri贸dicos The Guardian y The Observer junto con el New York Times (NYC) divulgaron una c谩mara oculta en la que Alexander Nix afirmaba haber influido en procesos electorales. Seg煤n los analistas de CA entrevistados para el documental, el modelo de trabajo de CA consisti贸, en primer t茅rmino, en instalar el temor y el odio (hacia un sujeto predise帽ado) entre aquellos segmentos de la sociedad que son percibidos como presa f谩cil de dichos sentimientos.

Para individualizar a los receptores de los bombardeos de sentido se utilizaron rastreos de aspiraciones, gustos, fobias y sensibilidades de cada uno de los perfiles. Dichos registros aparecen como huellas en la historia personalizada de los tr谩nsitos que se realizan a diario por las redes, los usos que le damos al celular y la ubicaci贸n geogr谩fica desde donde se llevan a cabo dichas interacciones con otros. En ocasiones esa informaci贸n se puede cruzar, adem谩s, con datos de seguros, transacciones bancarias, consultas m茅dicas y/o comunicaciones personales (4).

Esa ingenier铆a permite la detecci贸n precisa de conglomerados de sujetos (denominados persuadibles por CA) agrupados en colectivos gen茅ricamente considerados indecisos o grupos parcialmente indiferentes a los discursos pol铆ticos. Este universo es el objetivo b谩sico de las plataformas que act煤an como CA: descartan trabajar sobre aquellos colectivos que ya est谩n convencidos. Apuntan 煤nicamente al sector m谩s influenciable, conformado por sujetos ajenos al universo de los debates pol铆ticos.

La acumulaci贸n de perfiles (big data) se procesa mediante algoritmos automatizados (inteligencia artificial) logrando conformar subgrupos tipologizados a quienes se le destinar谩n mensajes a medida: a los amantes de los perros (por ejemplo) se les advertir谩 sobre el peligro de que el Frente de Todxs proscriba la tenencia de canes en los edificios. A los adultos mayores se les advertir谩, subrepticiamente, sobre la potencial legislaci贸n de una norma dispuestas a liberar a los presos sociales, con el objeto de sembrar el p谩nico.

La pel铆cula producida por Netflix deja en claro que las microsegmentaciones son m谩s eficaces si se logra, previamente, dividir artificialmente a la sociedad. En Argentina dicha partici贸n se logr贸 instituir mediante la denominada grieta, a partir de la cual se consigui贸 canalizar posteriormente una serie creciente de etiquetas sintetizadoras de todos los males. De no existir la partici贸n (la divisi贸n en el campo popular) ense帽an los testimonios provistos por los analistas de CA, aparecer铆a como m谩s ardua la labor de anclar mensajes pregnantes al interior de los grupos escogidos.

La segmentaci贸n trabaja sobre minor铆as, que en caso de paridad, pueden establecer una diferencia electoral definitoria. Al ser detectados por fuera de la interacci贸n pol铆tica se los agrupa y encasilla por intereses espec铆ficos. Dada la delimitaci贸n de informaci贸n precisa se logra abordarlos desde sus 铆ntimos deseos. Sin embargo, estas herramientas advierten que la segmentaci贸n virtualizada no logra suplantar la acci贸n pol铆tica cl谩sica, territorial, cara a cara: s贸lo puede complementarla en relaci贸n a aquellas fracciones que la actividad pol铆tica no logra penetrar.

Una vez que el mal est谩 instalado, que se ha logrado convencer a una parte de la sociedad acerca de la existencia de enemigos (corruptos, violentos, antirrepublicanos) se habilita la circulaci贸n de mensajes condenatorios entre los grupos de incautos. Sin divisi贸n previa, marcada, instituida, las campa帽as de estigmatizaci贸n carecen de territorio f茅rtil para habilitar su reproducci贸n cariocin茅tica. En 煤ltima instancia las operaciones de CA, y las de todas las empresas (o concepciones pol铆ticas dedicadas a la manipulaci贸n emocional y/o electoral) reconocen que 煤nicamente son eficaces sobre quienes carecen de conciencia cr铆tica y logran ser presa f谩cil de fantasmagor铆as fabricadas a medida.

Los analistas que han estudiado en profundidad los efectos de la virtualizaci贸n electoral consideran que estas herramientas no pueden compararse con los mecanismos comunicacionales gen茅ricos (TV, radio, prensa escrita) porque su efectividad se orienta a incidir en los niveles m谩s profundos de la sensibilidad de los receptores seleccionados. Mientras que los medios tradicionales se dirigen a un espectador promedio y a facetas b谩sicas y gen茅ricas de 铆ndole sociodemogr谩fica, la targetizaci贸n (obtenida en este caso por CA mediante la compra de informaci贸n personalizada a Facebook, sin mediar autorizaci贸n de sus titulares) s贸lo logra interpelar con mayor exactitud a destinatarios espec铆ficos (5).

Farsas digitales

Las investigaciones realizadas por la Comisi贸n de Asuntos Digitales de la C谩mara de los Comunes, la Justicia de Estados Unidos y el Parlamento Europeo, revelaron que el supremacista Steve Bannon fue uno de los articuladores de la campa帽a del Brexit al vincular a CA con Nigel Farage, titular del partido pol铆tico eur贸fobo UKIP, quien termin贸 convirti茅ndose en el gran triunfador de la consulta por el abandono del Reino Unido de la Uni贸n Europea (6).

Tiempo despu茅s Bannon se convirti贸 en vicepresidente de CA, recalando en el entorno de Donald Trump como uno de sus jefes de campa帽a. En esa funci贸n ayud贸 a recaudar 250 millones de d贸lares de aportes, a trav茅s de las herramientas ofrecidas por Facebook. Mediante esa misma plataforma organiz贸 el env铆o de 50.000 anuncios diarios personalizados a microsegmentos detectados por CA (7). Uno de los m谩s prominentes inversores de la compa帽铆a fue el actual Consejero Nacional de Seguridad (Ministro de Defensa) de Donald Trump, John Bolton. Luego del triunfo del Brexit, Bolton aport贸 1 mill贸n de d贸lares entre 2014 y 2015, periodo en el que CA trabaj贸 para la campa帽a de Mauricio Macri promoviendo segmentaciones de corte antikirchnerista.

La denuncia contra CA se inici贸 a partir de una investigaci贸n coordinada por una periodista brit谩nica de The Observer, Carole Cadwalladr, quien logr贸 entrevistar a uno de los funcionarios prominentes de CA, Christopher Wylie. Cadwalladr detalla en forma pormenorizada las actividades il铆citas impulsadas por Bannon y Nix, entre las que figura la asociaci贸n entre CA y la agencia Palantir, conformada para promover relevamientos de datos en distintas partes del mundo (8).

Palantir es una start-up apalancada por el fondo In-Q-Tel, propiedad de la Agencia Central de Inteligencia, CIA, seg煤n el NYT (9). El ex titular de la Unidad Especial de Investigaci贸n del atentado a la AMIA, Mario Cimadevilla, que renunci贸 a su cargo en marzo de 2018 (y denunci贸 al titular de la cartera de Justicia Germ谩n Garavano por encubrimiento) declar贸 que Andr茅s Ibarra, responsable del ministerio de modernizaci贸n, se encontraba negociando con Palantir la digitalizaci贸n de la informaci贸n pertenecientes a la causa AMIA (10). A partir de ese dato, la organizaci贸n APEMIA, formada por familiares y amigos de las v铆ctimas del atentado, realiz贸 un pedido de informaci贸n sobre la licitaci贸n (cuyo monto rondaba los 1.900.000 d贸lares) que nunca fue respondida (11).

M谩s del 90 % del tr谩fico de internet entre Am茅rica Latina y el mundo circula a trav茅s de servidores instalados en Estados Unidos. Los datos residuales de dichas interacciones poseen sedes f铆sicas en nubes instaladas en pa铆ses septentrionales. Washington define ese quantum de informaci贸n como soporte de su seguridad estrat茅gica (12). A pesar de que el mundo digital se ha convertido en un elemento central del sistema social y econ贸mico, todav铆a no se abordan con rigurosidad los efectos sobre la p茅rdida de la soberan铆a (personal y/o nacional) que su manipulaci贸n admite, ni las consecuencias sobre la descomposici贸n del sistema democr谩tico que potencialmente genera.

Cambridge Analytica es la forma de hacer pol铆tica del macrismo, dada su necesidad intr铆nseca de instalar divisiones artificiosas, ajenas a las demandas sociales postergadas de las grandes mayor铆as sociales. Habr谩 que aprender a evitar quiebres in煤tiles y a no sumarse a las grietas instituidas por quienes requieren esas rupturas. Y aprender, mientras tanto, a interpelar a los incautos, capaces de definir, en determinadas circunstancias, opciones electorales definitorias.

Notas

[1]. Ese conglomerado de informaci贸n supone el reconocimiento pormenorizado de todos los intereses, pr谩cticas, consumos, deseos y aspiraciones de cada uno de los 87 millones de perfiles entregados por FB a CA. Sobre cada uno de esos sujetos la inteligencia artificial jerarquiza aspectos de mayor incidencia potencial para influir sobre ellos y reconvertirlos en contenidos de odio contra enemigos previamente estigmatizados.

[2]. Datos revelados por los periodistas Mariana Escalada y Agust铆n Ronconi del portal www.eldisenso.com

[3]. https://www.elcohetealaluna.com/sexo-mentiras-y-video/

[4]. El 煤ltimo miercoles el Defensor del Pueblo bonaerense, Guido Lorenzino, realiz贸 un pedido formal a la Jefatura de Gabinete de la Naci贸n con el objeto de conocer si la base de datos de la ANSES, se ha utilizado con fines electorales. http://bit.ly/2YxB0ql

[5]. Moore, Martin: Democracy Hacked: How Technology is Destabilising Global Politics. Oneworld, Columbia, 2018.

[6]. http://bit.ly/2ZrlOIn

[7]. http://bit.ly/2YkZDXG

[8]. https://n.pr/2ZoUXfT

[9]. https://nyti.ms/2YpiO2Y

[10]. http://bit.ly/2YFFS8A

[11]. http://bit.ly/2MAGxWy

[12]. http://bit.ly/3347kQW

 

*Soci贸logo, doctor en Ciencias Econ贸micas, analista senior del Centro Latinoamericano de An谩lisis Estrat茅gico (CLAE, www.estrategia.la). Publicado en cohetealaluna.com

  • Compartir:
X

Env铆e a un amigo

No se guarda ninguna informaci贸n personal


    Su nombre (requerido)

    Su Email (requerido)

    Amigo(requerido)

    Mensaje

    A帽adir comentario