Feb 6 2013
312 lecturas

Sociedad

El dolor, el afecto y el recuerdo: despidieron a Hernando

despedLa muerte sorprendió a Hernando Augusto Carmona Ulloa, Nano para sus amigos, a las 13:45 horas del sábado en uno de los lugares que más frecuentaba en los últimos años, el hospital San Borja-Arriarán, donde recibía atención por enfermedades crónicas derivadas de maltratos recibidos en la prisión política de los años 70. La despedida fue en Cinerario del cementerio Parque del Recuerdo, Huechuraba. | ERNESTO CARMONA.

 

Nacido en 1948, mi hermano pagó con prisión y tortura su ideario político, su adhesión al gobierno del Dr. Salvador Allende y su militancia en la izquierda. Fue detenido en 1973 por el Servicio de Inteligencia de la Fuerza Aérea (SIFA), aparato represivo de esa rama castrense que competía con la Dirección de Inteligencia Nacional (DINA) del Ejército y se había “especializado” en capturar disidentes de sus propias filas y gente del MIR para llevarlos a calabozos y al centro de torturas improvisados en la sede de la Academia de Guerra Aérea (AGA), en Las Condes.

 

(El jefe del SIFA fue el comandante Edgar Ceballo Jones, quien se hacía llamar “Inspector Cabezas”, secundado por el sicario Roberto Fuentes Morrison. Estos esbirros de la aviación fueron los mismos que detuvieron, torturaron y tienen responsabilidad en la muerte del general FACH Alberto Bachelet, padre de la ex Presidenta Michelle Bachelet.)

 

Durante un periplo de dos años de prisión y torturas, Nano conoció en carne propia los maltratos que la dictadura infligía a los disidentes presos en Puchuncaví, Melinka, Tres Álamos, Cuatro Álamos, etc. NanoCarmonaEn Puchuncaví era frecuente que durante el invierno sacaran a los presos en mitad de la noche, mientras dormían, para sumergirlos desnudos en tambores de 200 litros de agua fría previamente preparados en el exterior. La crueldad de los militares chilenos contra sus conciudadanos civiles rebalsó los límites del sentido común y la racionalidad.

 

Por gestiones del entonces llamado Comité Internacional de la Migración Europea (CIME) se obtuvo su libertad en 1975 con la condición que abandonara Chile con destino a Venezuela, gracias a una visa obtenida por el Comité Venezolano de Solidaridad que presidía el Dr. Luis Lander. En el país de Bolívar y Chávez, Hernando ejerció su profesión de contador y desempeñó diversos trabajos entre 1975 y 1995.

 

En 2007 advirtió que padecía insuficiencia renal. Desde entonces se dializaba día por medio, mientras su salud sufría otros ataques en diversos frentes. En 2010 comenzó a presentar isquemia arterial en las extremidades, en otras palabras, bloqueos de circulación capaces de conducir a la amputación, pero los médicos del Hospital San Borja-Arriarán siempre lograron éxito en mantenerlo vivo e íntegro, justo hasta el final.

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario