Nov 19 2013
1214 lecturas

OpiniónPolítica

El efecto Constanza movió el piso del Frente Amplio uruguayo

La postulación de Constanza Moreira como pre-candidata a la Presidencia de Uruguay por el Frente Amplio (FA) y la rápida la aceptación que produjo en la gente, provocó efectos políticos inmediatos en la interna de esa fuerza política y en el propio gobierno.

El golpe de efecto que, por muchas causas, no lograron producir los sectores más a la izquierda del Frente, lo produce la pre-candidatura de esta mujer que, simbólicamente, asume una imagen de refundación y transformación del Frente. Una imagen que, reivindicando la historia de la izquierda y los sectores democráticos del Uruguay, asume una mirada clara de futuro para dejar atrás el, cada vez más evidente, anquilosamiento estructural y propositivo del FA.

La candidatura de Constanza puso en evidencia el corte horizontal que existe en casi todos los sectores que componen el Frente. Se nota un corte entre aquellos que quieren una verdadera transformación, y los que se adaptaron a un sistema y estructura burocrática, establecida por los partidos tradicionales, y no quieren avanzar mucho más, por temor, dudas o simple acomodo.

Si bien esas dos posiciones se evidencian desde hace ya tiempo y se perciben más en algunos sectores que en otros, a la hora de definir el apoyo al siempre respetado compañero Tabaré Vázquez, también hubo dos visiones claramente marcadas.

La candidatura única se desmorona en el momento en que la mayoría de los sectores del Frente tienen dos posturas claramente marcadas y reconocidas aunque se intente ocultarlas.

Algunos sectores como el MPP salieron casi corriendo a dar su apoyo al ex presidente sin mayorías internas claras. Sin embargo, una vez instalada en el imaginario la candidatura de Constanza y la imagen de transformación y renovación que ella representa, tuvieron que frenar, aceptarla y empezar un cambio de discurso.

La candidatura de Constanza y su aceptación por parte de la gente llevo también a que Tabaré Vázquez cambiara rápidamente su discurso si lo comparamos con el de algunos meses atrás. Viajó a Cuba, casi de un día para otro, se reunió con Fidel y regresó hablando de socialismo cuando unos meses antes su discurso apostaba a consolidar los votos de la derecha creyendo que la izquierda frentista votaría por él de cualquier forma.

El Partido Comunista, por su parte, señaló sus coincidencias con Tabaré en la necesidad de una política internacional que mire hacia América Latina y la solidaridad con Cuba y Venezuela. (En un paréntesis de este artículo debo reconocer que hasta ahora y aunque muchos dentro del propio FA no les guste, ha sido mucho mayor la solidaridad de Venezuela hacia Uruguay (y hacia tantos países) que viceversa, y los números están a la vista).

Rápidamente la dirigencia comunista salió a posicionar las grandes coincidencias que tiene hoy Tabaré con ese partido. Incluso en fortalecer los Comités de Base. Faltó tal vez reivindicar la creación del frigorífico nacional, que estaba en el programa del FA y hasta ahora no se cumple, aunque cada vez es más necesario por la extranjerización en la producción y comercialización de la carne.

El gobierno también reaccionó y decidió prohibir la venta de tierras a estados extranjeros. Supongo que debería prohibirla también a corporaciones extranjeras, ya que buena parte de la tierra ha sido extranjerizada no por la compra de Estados sino de ciertos consorcios.

El efecto Constanza provocó y provoca una especie de terremoto dentro del Frente. Para una aldea tan pacata, que pasa mirándose a sí misma como la uruguaya, con una mirada conservadora si vemos las reacciones de un momento a otro, podemos decir sin ninguna duda que la pre-candidatura de Constanza ya produjo una revolución. Y es bueno que eso ocurra. Ojalá no sea pasajero solo por época electoral.

Si al Frente Amplio no le mueven el piso, puede ir camino a convertirse en un partido tradicional, igualito a lo que eran antes el colorado y blanco, con izquierda, centro y derecha, en el cual la izquierda por más votos que tenga no será escuchada. Con un pasado glorioso y sin futuro. Pero lo bueno del Frente, lo que da esperanza, lo que empuja a creer, es que cada cierto tiempo surgen estos remezones, estas movidas de piso contra el anquilosamiento.uru constanza y pepe

Constanza Moreira ha asumido un discurso claro, transparente, con una propuesta sostenible, sin dejar de mirar estratégicamente al socialismo, pero sabiendo que no se instala por decreto, para utilizar palabras de Pepe.

Constanza tiene claro que antes hay que construir una América del Sur y América Latina integrada para caminar hacia la liberación nacional primero y al socialismo después. Y asumió un discurso y una propuesta que pasan por la unidad, pasan por el fortalecimiento del Frente, de un Frente distinto, de un Frente que tenga en cuenta a esas dos partes que se evidencian en el corte horizontal de los sectores.

Hasta ahora la política, sobre todo la política económica, se instrumenta de acuerdo a una sola mirada a un pensamiento único. Es necesario y urgente un cambio en el modelo de desarrollo, en la política económica, porque si no hay un cambio en la política económica, productiva, financiera…en pocos años lo lamentaremos…

Pensando en esta movida de piso en el Frente, en esa gente que, dentro de todos los sectores frentistas, quiere avanzar hacia el futuro yendo más lejos que la burocracia, recordaba aquellos versos de Benedetti que fueron dedicados a Raúl Sendic y que decían y dicen: qué bueno que respires que conspires / dicen que madrugaste demasiado/ que en plena siesta cívica gritaste/ pero tal vez nuestra verdad sea otra/ por ejemplo que todos dormimos hasta tarde…

Ese poema, bien podríamos dedicarlo a los miles de compañeros y compañeras que en las próximas elecciones internas moverán el piso del Frente apoyando las propuestas de Constanza y caminando junto a ella.

Qué bueno que respiren, que en plena siesta frentista madruguen… sin irse de sus partidos sin crear sismas internos, esos compañeros y compañeras van a marcar claramente un camino diferente votando por Constanza.

Hace muchos años, yendo del viejo Mate Amargo en Zabala hasta el local del MLN-T en Tristán Narvaja en el auto que se movía Sendic yo no sabía que decir para romper el silencio y él tampoco hablaba. Hasta que yo dije es difícil a veces aceptar todo, me refería al tema de posibles candidaturas dentro del MLN-T sobre lo cual había dos posturas. El respondió: No tenés que aceptar todo. Disciplina no es ir en contra de la conciencia. Hoy más que nunca es necesaria esa premisa. Disciplina no es ir contra la conciencia. Hay que seguir trabajando y fortaleciendo sus sectores, aquellos que son sectorizados, y actuar de acuerdo a su conciencia votando por Constanza

En Uruguay algunos pasaron de adorar el socialismo real, que fue insostenible y se cayó, a la adoración del progresismo posible, un progresismo conservador que ni siquiera es el progresismo real, si no solamente una especie de letargo. Incluso sin tener en cuenta que lo posible es mucho más de lo que expresan algunos.

En todo caso, no hay duda que siendo Constanza la candidata del Frente Amplio, se podrá pasar del progresismo posible al progresismo sostenible que solo puede ser transformador y de avanzada. Que solo puede ir hacia otro modelo de desarrollo.

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

1 Comentário

Comentarios

  1. Rolando
    26 noviembre 2013 1:25

    Más claro… echarle agua