Feb 23 2006
308 lecturas

Cultura

EL ESCRITOR EN SU DELIRIO Y REALIDAD

Aparecida en la revista Piel de Leopardo, integrada a este portal.

Sin concesiones, en apretadas páginas Teódulo López Meléndez: el escritor de la palabra delirante navega dos libros de relatos, las dos primeras novelas, los primeros cinco poemarios y la obra ensayística, tanto en lo político como en lo literario, sin olvidar el trabajo como traductor de TLM.

foto
El ensayo, polémico, se asoma al perfil que marca la difícil relación de TLM con la política y su análisis de la sociedad contemporánea, siempre descarnado, que devela sus vínculos con Marcuse y la Escuela de Frankfurt en libros como El venezolano amaestrado. Sin embargo no olvida el aspecto subjetivo, evidente en la conformación de cosmogonías –tan cara al autor– que marcarán su trabajo en los últimos años.

El título de la obra lo ha tomado Marrero –poeta ella misma– de la caracterización habitual que formula la crítica literaria a la obra de TLM, probablemente para poner en evidencia un aspecto medular: la carga poética a menudo traducida por la sucesión ininterrumpida de imágenes, los asuntos y pretextos de su narrativa breve y la violación intencionada de la sintaxis, que convirte a su escritora en auténticos delirios en los que la riqueza del lenguaje en ocasiones se asoma al caos primigenio.

López Meléndez en sus mejores páginas logra transmutar el encanto del idioma en fascinación y ésta –siempre peligrosa– en un viaje complejo por las alucinaciones y tormentos del inconsciente, zona de rayos y penumbras de la cual emerge –y emerge el lector– con capacidad para “ver” los procesos de creación, fragmentación, dispersión y recreación de mundo.

Escribir es necesariamente habitar un tiempo

Más allá de las encrucijadas históricas visibles e incontrovertibles en Venezuela a partir el corrupto final de la etapa abierta con la caída de Marcos Pérez Jimenez hace más de 40 años –corrupción que bien podría amenazar también a la flamante República Bolivariana, según temores y adveretencia manifestados por el presidente Chávez–, habla mucho de la vitalidad del país que se estudie y analice el trabajo de un escritor en plena madurez creativa.

Y más importante resulta el trabajo de Marisol Marrero si consideramos que TLM suele actuar –lo ha hecho en esta misma revista– como un desesperado francotirador del humanismo en lucha, tanto contra los excesos ideológicos del poder desde el poder como contra la ceguera de la batalla por el poder desde el “factor” oposicionista.

foto
No es ya posible discutir el compromiso del escritor –y por necesaria extensión del intelectual: esa categoría francesa para definir el rol social del que hace de pensar un oficio–; los años oscuros de las dictaduras del Cono Sur; el tan fastidioso como trágico embalse de la unipolaridad en el plano internacional, el berlusconiano tiritón de las luces culturales en Italia –y el encierro en sí misma de más de una década de Europa–, en fin, permiten creer que ya no es compromiso lo importante, sino el lugar que elige el escritor y desde el que produce su obra.

El ensayo de Marrero, así, es también un atisbo, una propuesta, el tanteo de una dirección. Y, sobre todo, un llamado a discutir.

Los títulos acumulados por la voracidad creativa de TLM suman casi una treintena, y abarcan poesía, novela, ensayo, biografía, artículos periodísticos y traducciones de Pessoa y grandes poetas italianos del siglo XX.

——————————-

Nota
 

Marisol Marrero, novelista y poeta, socióloga, psicológa social y profesora universitaria, es autora de ocho libros de poemas, un sólido ensayo sobre asuntos económicos y sociales, dos novelas y artículos publicados en la prensa cultural de su país y del exterior.

Editorial Ala de Cuervo:
www.aladecuervo.net

 

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario