Ago 31 2014
1745 lecturas

Sociedad

El exilio latinoamericano

En nuestros d√≠as predomina un exilio econ√≥mico cuando millones de latinoamericanos tienen que ir a otros pa√≠ses de la regi√≥n o bien fuera de ella para buscar un mejor nivel de vida o escapar de la violencia. En los Estados Unidos hay m√°s de cuarenta millones de migrantes hispanos en busca de otras oportunidades. Pero ah√≠ tambi√©n los expulsan incluyendo a miles de ni√Īos centroamericanos.

A lo largo de diversos momentos de la historia de América Latina, el exilio ha sido una condición y situación política en la cual el sujeto que lo vive ha tenido que abandonar su país para radicarse en otro. Se trata básicamente de un mecanismo para garantizar la seguridad y sobrevivencia personal o familiar e incluso para proteger al agrupamiento político al que se pertenece. El exilio ha sido una práctica recurrente en buena parte de los países latinoamericanos en los que imperaban dictaduras o gobiernos ultra represores que impedían a sangre y fuego las libertades políticas.

Esa situaci√≥n fue casi permanente en la historia de los movimientos pol√≠ticos latinoamericanos de corte democr√°tico, progresista o revolucionario durante los siglos XIX y XX. Sin embargo, a partir del siglo XXI el exilio pol√≠tico latinoamericano como fen√≥meno social ha sido menos recurrente y en los √ļltimos a√Īos s√≥lo se ha presentado espor√°dicamente en la vida pol√≠tica y social de la regi√≥n. Esto se debe a que en nuestros d√≠as gran parte de los pa√≠ses latinoamericanos cuentan ya con gobiernos mucho m√°s democr√°ticos y participativos en los que la inclusi√≥n pol√≠tica y social es m√°s recurrente.

Pensemos que en la historia de la regi√≥n otro momento de la migraci√≥n, o desplazamiento forzado por motivos pol√≠ticos, ha sido como producto de las guerras (tanto aquellas que buscaban la independencia o en las que se defend√≠a la soberan√≠a nacional). Por ejemplo, en Cuba la Guerra de los Diez A√Īos (1868-1878) gener√≥ un √©xodo masivo. O bien, pensemos en las guerras de Centroam√©rica durante las d√©cadas de los a√Īos ochenta y noventa del siglo XX que generaron un flujo de miles de ciudadanos que se vieron obligados a emigrar a otros pa√≠ses. Hablamos de dictaduras centroamericanas como las de la dinast√≠a Somoza, en Nicaragua, y la de Efra√≠n R√≠os Montt, en Guatemala.

O bien aquellas que en Sudam√©rica generaron el terror, como las ejercidas por los generales Augusto Pinochet y Jorge Rafael Videla en Chile y Argentina, respectivamente, as√≠ como las implantadas en Brasil, Bolivia, Paraguay y Uruguay que tambi√©n provocaron un gran √©xodo pol√≠tico tanto al interior como al exterior de la regi√≥n. En nuestros d√≠as, en Colombia sigue existiendo el desplazamiento forzado de millones de personas producto de una guerra que se ha prolongado por m√°s de 50 a√Īos. De ah√≠ que los temas de la paz y la tierra en ese pa√≠s sudamericano sean medulares. As√≠ lo confirman las negociaciones entre el gobierno del presidente Santos y la guerrilla colombiana que desde finales del 2012 hasta nuestros d√≠as se llevan a cabo en La Habana. Otros ejemplos recientes de esta situaci√≥n fueron los golpes de Estado que se desarrollaron en Venezuela (abril de 2002), Honduras (junio de 2009) y en Paraguay (junio de 2012).

migrantes12En la historia latinoamericana los exilios pol√≠ticos de grandes pr√≥ceres son los que han tenido una mayor repercusi√≥n Recordemos el exilio de Sim√≥n Bol√≠var y gran parte de pr√≥ceres de la independencia. O grandes personajes como el mexicano¬† Benito Ju√°rez o Jos√© Mart√≠. La lista puede sin duda ser tremendamente numerosa. Pero en nuestros d√≠as predomina un exilio econ√≥mico cuando millones de latinoamericanos tienen que ir a otros pa√≠ses de la regi√≥n o bien fuera de ella para buscar un mejor nivel de vida o escapar de la violencia. En los Estados Unidos hay m√°s de cuarenta millones de migrantes hispanos en busca de otras oportunidades. Pero ah√≠ tambi√©n los expulsan incluyendo a miles de ni√Īos centroamericanos.

En gran parte esos millones de latinoamericanos que se encuentran en muchos pa√≠ses del mundo viven recordando su tierra, no pierden su identidad. Conservan su lengua, tradiciones y costumbres. Por ello ha dicho Porfirio Mamani Macedo refiri√©ndose al tema del exilio que: ‚ÄúEl individuo est√° enfrentado a su destino, al desarraigo que debe experimentar en su errancia, fuera de su tierra. El mundo se convierte en un espacio libre, lleno de esperanza y sobre todo de desaf√≠os que todo individuo exiliado debe tener en cuenta para continuar viviendo, lejos de su tierra‚ÄĚ.

Pero el exilio econ√≥mico en nuestra Am√©rica no es¬† un fen√≥meno exclusivo de la regi√≥n. En el llamado¬† mundo desarrollado se encuentra en nuestro tiempo,¬† en gran medida ‚Äúinvadido‚ÄĚ por el millones de personas que han salido de las econom√≠as perif√©ricas. Son trabajadores internacionales que con su esfuerzo y trabajo hacen posible ese mismo desarrollo. Es hora de que en¬† esas potencias se hagan valer el derecho de esos millones de seres para respetar precisamente sus derechos laborales, sociales¬† y hacer¬† respetar tambi√©n sus culturas.¬† Sin duda un mundo mejor es posible, pero hay que conquistarlo.

*Director e investigador del Centro de Investigaciones sobre América Latina y el Caribe (CIALC), UNAM.

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


    Su nombre (requerido)

    Su Email (requerido)

    Amigo(requerido)

    Mensaje

    3 Coment√°rios - A√Īadir comentario

    Comentarios

    1. horacio
      2 septiembre 2014 16:59

      BUEN ARTICULO SOBRE EXILIO.

    2. Antonio Casalduero Recuero
      2 septiembre 2014 22:09

      El autor constata una gran verdad sobre el exilio lationamericano, aunque tambi√©n hay que dejar constancia de que todos esos lastres de reg√≠menes dictatoriales han sido obra de los Estados Unidos, ellos los han creado, apoyado, financiado, planificado o bien, ejecutados. Si ellos se quejan de los 40 millones de los que llaman ¬ęhispanos¬Ľ, es fruto y obra de ellos mismos, con su pol√≠tica de muerte y terror para saquear las riquezas naturales de sus respectivos pa√≠ses. La ignorancia y el atraso de gran parte de estos pa√≠ses es producto de la iglesia y de la pol√≠tica invasiva de los EE.UU.

    3. jorge Sanchez Escudero
      7 septiembre 2014 16:47

      Muy acertado su comentario Sr. Antonio Casalduero Recuero,lo felicito. Un abrazo fraterno