Nov 25 2021
80 lecturas

Economía

El fin del crecimiento: diez años después

Hace cincuenta años, los autores del innovador libro «Los límites del crecimiento» demostraron que, en cualquiera de una serie de escenarios generados por computadora, el crecimiento económico mundial terminaría en algún momento durante el siglo XXI. Usando matemáticas y lógica simples, señalaron que el crecimiento de toda entrada o salida material no puede continuar indefinidamente dentro de un sistema finito.

Dado que la Tierra es un sistema finito, el esfuerzo por hacer crecer perpetuamente las economías humanas (que, por su propia naturaleza, extraen recursos y producen desechos) está condenado al fracaso final, lo que lleva a una disminución significativa de los recursos, la producción industrial, la producción de alimentos y la población. A pesar de que el libro fue un éxito de ventas y sus conclusiones fueron bien fundamentadas, los líderes políticos mundiales y empresariales lo ignoraron y perseveraron en sus esfuerzos por expandir la extracción de recursos, la agricultura y la manufactura.EL FIN DEL CRECIMIENTO – LA (RE) VERDE

Alrededor del año 2010, me pareció que las señales de que el crecimiento se desaceleraba y se acercaba a la reversión se estaban acumulando hasta el punto de que un nuevo libro sobre el tema podría ser oportuno y útil. «El fin del crecimiento» fue publicado en 2011, y atrajo ventas saludables pero pocos comentarios.

Hoy en día, los indicios de un estancamiento económico y una reducción inminente son posiblemente aún más fuertes. Habrá muchos artículos este año del aniversario del semicentenario de «Limits to Growth», discutiendo el estudio de 1972 . Pienso que también podría ser instructivo mirar retrospectivamente a mi libro y reflexionar acerca de la utilidad de su mensaje hoy.

En el libro sostengo que el crecimiento económico moderno se puede atribuir, en gran medida, a los combustibles fósiles. La energía es esencial para toda actividad y la disponibilidad de grandes cantidades de energía de decenas de millones de años de antigua luz solar, capturada y transformada por procesos naturales en combustibles transportables y almacenables, ha hecho posible acelerar y expandir casi todos los niveles de la empresa humana.

Antes del uso generalizado del carbón, el petróleo y el gas natural, las sociedades agrarias vivieron períodos cíclicos de auge y caída. Pero la escala de expansión desde los albores de la revolución industrial impulsada por combustibles fósiles, que comenzó aproximadamente a principios del siglo XIX, no ha tenido precedentes.

El uso de energía per cápita ha crecido un 800 por ciento, al igual que la población. Mientras tanto, los contornos de la sociedad se han transformado: por primera vez en la historia de la humanidad, la mayoría de la gente vive ahora en ciudades. Nos hemos acostumbrado al uso constante de maquinaria motorizada en el trabajo y en casa. El crecimiento se ha vuelto rutinario, estudiado, medido e institucionalizado. Los economistas ahora lo consideran normal, beneficioso e incluso esencial.

Hacia el fin del crecimiento? - GaldeSin embargo, el crecimiento de las sociedades industriales modernas que consumen combustible produce dos tendencias que probablemente limitarán la expansión continua: el agotamiento de los recursos (incluido el agotamiento de los combustibles fósiles) y la contaminación (incluido el cambio climático provocado por las emisiones de carbono). En 2011 quedó claro que el agotamiento y la contaminación estaban imponiendo costos a la sociedad y que estos costos estaban creciendo exponencialmente.

Un tercer factor limitante discutido en mi libro fue la proliferación de deudas impagables. Durante la expansión industrial, la deuda pareció desempeñar un papel ventajoso al permitir que las empresas, los gobiernos y los hogares, consumieran ahora y pagaran más tarde. La deuda y el crédito ayudaron a crear puestos de trabajo al tiempo que aumentaban las ganancias corporativas, el rendimiento de la inversión y los ingresos fiscales del gobierno.

Sin embargo, así como la deuda hizo que la subida del crecimiento económico mundial fuera más pronunciada de lo que hubiera sido de otro modo, la existencia de enormes cantidades de deuda que en algún momento se revelarán repentinamente como irrecuperables, podría hacer que el final del crecimiento sea más un acantilado que el descenso de una suave pendiente

Ciertamente, existen otros posibles límites al crecimiento, incluido el aumento de la desigualdad económica, las pandemias y la guerra, pero las tres tendencias en las que me enfoqué en el libro me parecieron, en ese momento, las que más probablemente inclinarían la balanza hacia el declive o colapso social.

En 2011, el mundo todavía se tambaleaba después de la Gran Recesión de 2008. Los bancos centrales y los gobiernos estaban acumulando deuda a tasas sin precedentes y mantenían las tasas de interés en niveles históricamente bajos para estimular más préstamos y más inversiones, evitando así una desintegración de los sistemas industriales y financieros mundiales. A corto plazo, se rescató a la industria del automóvil. En los años siguientes, las políticas de «dinero fácil» ayudaron a capitalizar el auge del fracking en los EU, que en ese momento estaba comenzando. Como resultado de esto último, las empresas de perforación relativamente pequeñas produjeron enormes cantidades de petróleo y gas durante la última década, lo que alivió los temores de un «pico del petróleo».

Crecimiento del empleo formal se desaceleró en el 2019, reporta BCR | ECONOMIA | GESTIÓNClaramente, el crecimiento no terminó en 2011. El PIB de China registró alrededor de 6 billones de dólares estadounidenses en 2010; hoy es más del doble de ese tamaño, trepando a los 17 billones de dólares. Hace una década, el PIB de Estados Unidos era de 15 billones de dólares; hoy ha subido a casi 23 billones. Durante el mismo período, el PIB mundial aumentó de aproximadamente 66 billones de dólares a 85 billones.

En 2010, el uso anual de energía en el mundo se situó en aproximadamente 14.000 mtep; para 2019, esa cantidad había aumentado a aproximadamente 15.750 mtep. Entonces, ¿hay razones para experimentar más tranquilidad en el futuro próximo? Veamos algunas tendencias actuales importantes que podrían hacer que una mayor expansión económica sea probable o improbable, fácil o difícil.

Suministro de combustibles fósiles:

Durante la última década, el 90 por ciento del crecimiento mundial en el suministro de petróleo provino del petróleo de esquisto de EU, cuya extracción requiere una gran cantidad de perforaciones que, la mayoría de las empresas especializadas en este recurso, han desarrollado dependiendo en gran medida del endeudamiento; perdiendo dinero por cada barril producido muchas de ellas. El gas natural, ahora considerado como un “combustible puente” hacia un futuro hipotético de energía totalmente renovable, creció tanto en los niveles de producción como en la proporción de la energía total; pero una proporción cada vez mayor de gas (especialmente en los EU) se produjo a partir de yacimientos de esquisto intensivos en perforaciones.Gobiernos duplican meta climática de producción de combustibles fósiles

El uso de carbón disminuyó en los EU, pero experimentó aumentos masivos en China e India; de hecho, una gran parte del crecimiento del PIB mundial durante la última década puede atribuirse al aumento del consumo de carbón chino. China quemó tanto combustible que el inevitable pico de la producción mundial de carbón probablemente se haya acelerado en unos años. Este invierno, los altos precios del carbón, el petróleo y el gas natural, sugieren que el mundo puede estar comenzando a empujar contra los límites de suministro. En general, los precios son demasiado altos para ser asequibles para los consumidores, pero demasiado bajos para ser rentables para los productores, debido al agotamiento de los combustibles de producción barata. Espere más volatilidad en el precio de la energía en el futuro.

Agotamiento de otros recursos:

(…) vale la pena señalar especialmente un conjunto de problemas relacionados con el agotamiento. La propuesta de construcción de tecnologías de energía solar y eólica para reemplazar los combustibles fósiles está generando preocupaciones sobre el suministro de los recursos necesarios para fabricar paneles, turbinas y baterías.

Los precios del litio y el cobre se encuentran actualmente en niveles récord. Si bien algunos estudios estiman que hay suficientes recursos en el suelo para permitir la construcción de la primera generación de infraestructura de energía renovable a gran escala, buena parte de esa infraestructura requerirá ser reemplazada aproximadamente cada 25 años a partir de entonces. El reciclaje ayudaría a evitar problemas de suministro de recursos, pero no resolvería el problema por completo. Se espera una grave escasez de cobre, arena de sílice de alta pureza, litio y una variedad de otros minerales a finales de este siglo.

Cambio climático:

Durante la última década, se ha disparado la preocupación por el calentamiento global entre los científicos, los responsables políticos y el público en general. Nueve de los diez años más calurosos registrados hasta ahora, ocurrieron entre 2010 y 2020. Los costos de la severa modificación del clima, la sequía, los incendios forestales y el aumento del nivel del mar se han disparado a un nivel anual de más de 180 mil millones de euros a partir de 2020.

Las estimaciones de los costos futuros han aumentado considerablemente. Sin embargo, los líderes políticos parecen incapaces de abordar la crisis de manera eficaz, ya que hacerlo requeriría controlar deliberadamente el crecimiento económico, y prácticamente ninguno está preparado para considerar esa perspectiva. Según una encuesta reciente realizada a jóvenes de 10 países, más de la mitad cree que la humanidad está condenada, en gran parte debido al cambio climático

Otra contaminación:

Si bien la mayoría de las noticias sobre la contaminación durante la última década se han centrado en el gran parche de basura plástica del Océano Pacífico y en sus micropartículas cada vez más omnipresentes, una tendencia aún más aterradora tiene que ver con la propagación ambiental de sustancias químicas que imitan las hormonas. Como resultado de esto, los recuentos de espermatozoides masculinos están cayendo a un ritmo tal que pueden llegar a cero, en promedio, antes de 2050. El efecto se está observando tanto en humanos como en animales. Sus implicaciones son verdaderas y profundamente impactantes. Esta tendencia simplemente no estaba en mi radar en 2011.

Fuente: https://www.crisisenergetica.org/article.php?story=20211122132822241

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


    Su nombre (requerido)

    Su Email (requerido)

    Amigo(requerido)

    Mensaje

    Añadir comentario