Dic 10 2016
550 lecturas

Política

El gobierno macrista cumplió un año, sin torta ni velitas/ 10 verdades

 

 El gobierno argentino conmemora (no podemos decir que festeja) el primer año de gobierno. Le toca hacerlo en una semana que, igual que a lo que viene ocurriendo muy seguido, es francamente mala para el Ejecutivo. El macrismo, a diferencia del “relato” kirchnerista, suele comunicar los datos reales (por ejemplo normalizando al INDEC) pero los inscribe en un marco y futuro tan engañosos que desvirtúan la realidad de un modo parecido al de sus antecesores.

El macrismo lo hace para defender su gestión y encubrir su defensa del interés de los sectores económicamente más poderosos. La economía, de un modo semejante a los últimos años del kirchnerismo, transita por un escenario decadente y sin futuro. Así por ejemplo, un déficit fiscal (de Caja) semejante, el kirchenrismo lo cubrió con endeudamiento interno (ANSES, Banco Nación) vaciando peligrosamente estructuras internas, el macrismo lo cubre con un financiamiento externo que hipoteca el futuro.

Cuando el macrismo descubre que la realidad es rebelde a sus deseos viene el discurso cargado de un ilusionismo esperanzador, primero fue el “segundo semestre”, ahora es el año 2017. Esa metodología opera como si fuera la “línea del horizonte”, siempre está, pero nunca se llega, cada vez que nos acercamos ella se aleja.

untitled-1_2

untitled-4_0

Ley “ganancias”: gobierno y políticos en su laberinto

Finalmente se votó, en Diputados, la ley sobre el régimen de Ganancias. Ya sabemos de la derrota sufrida por el oficialismo, de la cual comentaremos algunos pormenores, pero no se puede dejar pasar el decadente espectáculo ofrecido por buena parte de nuestra dirigencia política. La mayor parte de la oposición, sostenedora del proyecto aprobado en Diputados, está integrada por dirigentes que formaron parte del gobierno que, en los últimos años, gobernó el país. En ese carácter hicieron posible que pagaran “ganancias” trabajadores que tenían ingresos que apenas superaban el límite para dejar de ser pobres.

Ahora, sin autocriticarse de esa política, demandaban enmendar daños producidos por ellos mismos. Uno podrá pensar son “cosas de la política” sobre todo si se observa la conducta –ética y políticamente vergonzosa- de Mauricio Macri, que prometió que, en caso de triunfar, “ningún trabajador pagaría ganancias” y ahora califica de “irresponsables” a quienes aprueban una ley con menos derechos que aquellos que él prometió.

Esto hace pensar sobre la necesidad no solo de un profundo debate sobre los aspectos específicos de cada política sino también sobre las propias instituciones que tenemos. Éstas hacen que sea “natural” este juego de poderes, donde se piensa en sus luchas corporativas y ventajas personales y no en el futuro compartido de todos los compatriotas y las generaciones venideras.

Volviendo a la Ley en debate el gobierno cayó en su propia trampa, llevado por una soberbia que le hace difícil abordar las dificultades de la realidad. Su propósito inicial era que esta cuestión se debata el próximo año haciendo que sus efectos sean retroactivos al 1° de enero. Sergio Massa quiso aprovechar esa demora y presentó un proyecto cuando ya no había mucho tiempo de discutirlo dentro del período ordinario.

El gobierno, herido en su orgullo, decidió –entonces- ponerlo en los temas de las “extraordinarias”. Supondría que los gobernadores peronistas influirían sobre sus diputados y quebraría la oposición y sus diferentes proyectos. Es por eso que optó por no negociar. Los gobernadores llamaban a sus diputados, pero éstos quedaron envuelto en sus compromisos dentro de la Cámara. En esar-senadoe marco se votó y perdió el gobierno. De allí la inapropiada furia del propio Presidente Macri, al criticar a sus adversarios.

Ahora las alternativas para el gobierno son: Que los gobernadores no logren convencer a sus senadores y el proyecto quede aprobado, como Ley. Eso colocaría al gobierno ante la difícil situación de aprobarlo o vetarlo total o parcialmente. Podría hacerlo y por decreto darle vida a normas de su propio proyecto. También podría ocurrir que el Senado le incorpore modificaciones con lo cual podría volver a Diputados y éste difícilmente consiga el números (2/3) para insistir en su proyecto y quedaría aprobado con las reformas del Senado y el Ejecutivo deberá decidir sobre si la veta o no. Todo ello debería hacerse antes de fin de año, que son los tiempos legales de la actual convocatoria a Extraordinarias.

Los principales aspectos de la Ley aprobada es que eleva el mínimo no imponible a algo más de $ 30.000 y lo eleva para las jubilaciones a los $ 60.000. Además para su financiamiento incorpora la imposición de algunas rentas financieras, del impuesto al juego y restablece la renta minera. Sobre esta última es bueno recordar que fueron 5 gobernadores peronistas, de las provincias mineras, que le pidieron a Macri que eximiera a las mismas.

Ya los gobernadores peronistas de Córdoba, Juan Schiaretti; de Salta, Juan Manuel Urtubey; de San Juan, Sergio Uñac; de Entre Ríos, Gustavo Bordet; se han manifestado críticos respecto del proyecto aprobado por los riesgos que encierra de desfinanciar a las provincias.

Las pruebas PISA, una visita china, Cristina sin acto

Las pruebas PISA son uno de los rankings educativo más prestigiosos del mundo. Se realizan cada 3 años y nuestro país tuvo en la última medición resultados poco satisfactorios. En las pruebas del 2015 los resultados de la Argentina fueron excluidos porque las escuelas ofrecidas por el gobierno fueron un 60% menos a los de la muestra del 2012. Según los ex funcionarios del gobierno K ello no se debió a una manipulación de datos sino a la reestructuración educativa. Lo cierto es que quedamos afuera. Las mejores calificaciones correspondieron a los países asiáticos: SingapEDUCACION informe-pisaur, China, Japón. Le siguen los europeos: Finlandia y Estonia.

Fue llamativo el paso por Buenos Aires de un funcionario del Partido Comunista Chino. Lo recibieron sus “amigos” del PRO. Venía a debatir sobre la transparencia y la conveniencia de los controles internos para evitar la corrupción. Todo venía sobre rieles hasta que el funcionario pronunció dos frases que hicieron que los macristas se miraran de reojo.

Fue cuando dijo: “Un ciudadano puede hacer ciertas cosas que las leyes no castigan, un militante no”. (rápidamente pasaron por sus cabezas los recuerdos de los “Panamá Papers” y las incompatibilidades cuando se mezclan negocios particulares y decisiones oficiales). La otra frase la pronunció cuando, respondiendo a una pregunta sobre la aplicación de la pena de muerte, dijo: “Para los casos más graves, sí, claro, la pena de muerte”. Más de uno de los asistentes tragó saliva mientras se interrogaba sobre cuán “grave” debía ser ese hecho, a renglón seguido se tranquilizaron, estaban en Argentina…

Por último está el acto que no fue. Cristina tenía pensado reunir a su tropa, dictar las políticas y ordenar su militancia con vistas al 2017. Las diferencias internas,  señaladas el domingo pasado, dictaminaron que el acto no fuera conveniente y quedó para marzo del próximo año. Por lo visto no es fácil disciplinar la tropa cuando no está la lapicera y los recursos estatales.

*Viñeta de Daniel Paz, publicado en Página12

Anexo

untitled-3_010 verdades sobre el dobierno de  Macri

Salim Lamrami|Tras un año el poder el presidente argentino presenta un balance catastrófico:

1. En un año, bajo el gobierno de Macri, hubo 200.000 despidos en Argentina.

2. Hubo una devaluación del peso del 40% lo que ha ocasionado un aumento masivo de los precios con consecuencias dramáticas para la mayoría de los argentinos.

3. Las tarifas de transporte, gas, agua y electricidad aumentaron entre un 200% y un 2000% según los casos.

4. La inflación pasó de un 32% al 45% y la economía está en recesión.

5. La política de austeridad llevada por el Gobierno ha tenido un impacto dramático sobre las clases populares, la vida económica y el desarrollo del comercio. Según la Iglesia Católica 1,4 millones de argentinos cayeron por debajo del umbral de pobreza desde la llegada al poder de Macri. En la capital la tasa de pobreza pasó del 20% al 33%. Según el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC), el 32% de los argentinos vive en la pobreza, o sea 8,7 millones de personas, y el 6,3% vive en la indigencia, o sea 1,3 millones de personas.

6. Centenas de miles de argentinos multiplican las manifestaciones y exigen un cambio de política y el cese de las medidas contra las capas más vulnerables. Según los sondeos el 43% de los argentinos tiene una opinión negativa del gobierno de Macri contra un 26% que aprueba su gestión.

7. El importe de la deuda se disparó en un año pasando del 43% al 55% del PIB.

8. El déficit fiscal es de un 7%, lo que obligó al Gobierno a contratar préstamos de más de 50.000 millones de dólares en apenas un año.

9. El Gobierno de Macri también atentó contra la pluralidad de la prensa al censurar el canal latinoamericano TElesur, que ya no está disponible en el paquete que ofrece Cablevisión en Argentina.

10. El Gobierno Macri procedió a una represión implacable de toda protesta social. El caso de Milagro Salas, elegida al Parlamento suramericano y militante indígena, es emblemático. Está encarcelada desde enero de 2016, en violación de su inmunidad parlamentaria, bajo la acusación de “incitación a cometer delitos”, por organizar una manifestación en la provincia de Jujuy. Las Naciones Unidas denuncian esta represión y califican esta detención de “arbitraria” e ilegal. La Comisión Interamericana de Derechos Humanos, Amnistía Internacional y otras organizaciones de defensa de los derechos humanos exigen también su liberación.

*Doctor en Estudios Ibéricos y Latinoamericanos de la Universidad Paris Sorbonne-Paris IV

 

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

1 Comentário

Comentarios

  1. Antonio Casalduero Recuero
    13 diciembre 2016 23:11

    Les pregunto a los hermanos argentinos, si hoy las finanzas nacionales andan por los suelos, si ha habido una ola inconcebible de despidos, de gente lanzada a la cesantía, si se ha devaluado tanto la moneda, ¿entonces por qué muchos rechazaban tanto a Cristina? ¿Por qué los sectores más acomodados le declararon la guerra cuando ella gobernaba y no existían estas cosas que hoy padece el pueblo argentino? ¿Por qué no aceptaron al “protegido” de Cristina cuando se presentó a la presidencia y podría haber continuado con su obra? Dicen que las cosas se valoran mucho más cuando se pierden.