Abr 21 2006
270 lecturas

Sociedad

EL INAGOTABLE TERRORISMO CARIBEÑO

Aparecida en la revista Piel de Leopardo, integrada a este portal.

Tal como informara Associated Press el 14 de abril, dos cubanos miamenses, Osvaldo Mitat y Santiago Álvarez Magriña fotos de apertura), “presuntamente planearon y lanzaron una incursión de comandos contra el gobierno de Fidel Castro en 2001 y mantuvieron un arsenal en las [Islas] Bahamas para ataques futuros, dijeron fiscales norteamericanos en un documento legal”.

El documento fue entregado el lunes 27 de marzo a la Corte Federal para el Distrito Sur de la Florida, pero su contenido no fue divulgado hasta la semana pasada. Fue presentado por los fiscales federales como una “respuesta en contra de la petición de los acusados de que se excluya la evidencia de actos extrínsecos”, es decir, para explicar al juez cómo los previos actos criminales cometidos por los acusados son pertinentes a los actuales cargos de posesión de armas y por qué esos actos previos deben ser admitidos como evidencia.

“Álvarez y Mitat, ambos de 64 años, serán enjuiciados el ocho de mayo en la corte federal de Fort Lauderdale bajo cargos de [posesión de] armas”, continuó el informe de la AP. “El caso proviene del descubrimiento de otros alijos de pertrechos militares en un complejo de apartamentos propiedad de Álvarez en el Condado Broward y en un refrigerador que era transportado a Miami desde los apartamentos. Ambos se han declarado no culpables y están detenidos sin derecho a fianza”.

El caso ha tomado otro giro. “Después de que Álvarez fuera arrestado el año pasado, un informante dijo al FBI [Oficina Federal de Investigaciones] que Álvarez había escondido una gran cantidad de armas en Cayo Guinchos, una de las Islas Bahamas a aproximadamente 12 millas de Cuba”, señaló la agencia. “En agosto de 2005, el Servicio de Guardacostas descubrió allí numerosas armas de fuego, granadas, lanzagranadas y aproximadamente cinco libras de poderosos explosivos plásticos C-4”.

Progreso Semanal ha estudiado el documento de la fiscalía y ha traducido sus principales párrafos para información de los lectores. Las clarificaciones [entre corchetes] son de la revista.

Los cargos actuales

Primero, los fiscales federales resumen el trasfondo del caso, como sigue:

“A los acusados se les imputa conspirar para poseer armas de fuego y otras armas ilegales entre noviembre de 2004 y el 19 de noviembre de 2005. También se les imputan ofensas substanciales de posesión [de armas] el 18 de noviembre de 2005, relacionadas con un refrigerador lleno de armas de fuego incautado a Osvaldo Mitat, y Álvarez es acusado de poseer un arma de fuego ilegal incautada en un trastero (depósito) en los Apartamentos Inverrary en el Condado de Broward el 19 de noviembre de 2005.

“El 18 de noviembre de 2005, Osvaldo Mitat fue arrestado después de haber aceptado la entrega de un refrigerador marino grande lleno de ametralladoras ilegales, un lanzagranadas, granadas, un silenciador y otros artículos. El refrigerador había sido transportado por un informante desde los Apartamentos Inverrary en el Condado Broward, donde el informante recibió las armas de manos de Santiago Álvarez, quien le dijo que las entregara a Mitat. Los agentes [del FBI] sabían que desde noviembre de 2004 Álvarez estuvo almacenando armas de fuego en los Apartamentos Inverrary durante varios meses, ya que el informante los había alertado.

“Después de que las armas fueran incautadas, los agentes obtuvieron una orden de allanamiento para el trastero de Álvarez en Inverrary. Ahí encontraron información adicional de que armas de fuego habían sido almacenadas en ese lugar, además de un componente para otra ametralladora ilegal. El allanamiento fue efectuado el 19 de noviembre de 2005, el día después de que Santiago enviara las armas de fuego a Mitat, y los dos hombres fueron arrestados. El 18 de noviembre de 2005, agentes federales cumplieron una orden de allanamiento en las oficinas de la Caribe Foundation, propiedad de Álvarez, quien la administra.

Los acusados respaldaban a Posada Carriles

“La orden de allanamiento fue obtenida como resultado de la previa confiscación de un pasaporte guatemalteco fraudulento que presuntamente era de Santiago Álvarez pero que fue emitido ilegalmente en Guatemala. Durante el cumplimiento de la orden de allanamiento en Caribe [Foundation], los agentes descubrieron abundantes documentos relacionados con las actividades anticastristas de Álvarez en años anteriores, incluso documentos que reflejaban su participación en el planeamiento y puesta en marcha de una incursión armada hacia Cuba en abril de 2001, la que terminó con la captura y encarcelamiento de los hombres que Álvarez había reclutado y equipado para esa misión.

foto
“Asimismo fueron hallados cientos y cientos de páginas que reflejaban el apoyo dado por Álvarez a Luis Posada Cariles [sic] (izq.) durante su encarcelamiento y enjuiciamiento en Panamá por su papel en el intento de asesinato de Fidel Castro en Panamá. Álvarez fue muy activo al recaudar fondos para la defensa de Posada y organizarla, y tenía una cantidad de documentos que muestran que había tratado de conseguir documentos de viaje para Posada.

“Álvarez también tenía documentos que mostraban que él estaba involucrado en los esfuerzos para traer a Posada a Estados Unidos en forma ilegal, después de que fuera liberado en Panamá; el gobierno [de EEUU] posee otra evidencia que muestra que Álvarez estuvo directamente involucrado en traer a Posada de contrabando a los Estados Unidos en marzo de 2005. Álvarez también tenía documentos que demostraban que él había obtenido en forma ilegal el pasaporte guatemalteco fraudulento que condujo al cumplimiento de la orden de allanamiento.

“Finalmente, en agosto de 2005, agentes federales y autoridades de Bahamas recobraron una gran cantidad de municiones y explosivos escondidos en Cayo Guinchos, en una operación realizada después de que los agentes averiguaran que Álvarez estaba almacenando y cuidando este arsenal. Estados Unidos planea ofrecer evidencia de las actividades aquí descritas durante el juicio”.

Fracasó una incursión a Cuba

La fiscalía procede a argüir que “Los acusados en este caso han estado involucrado desde años en actividades que condujeron al incautamiento de las armas el 18 de noviembre. Mediante testimonio y documentos encontrados en la Caribe Foundation, un centro para las actividades anticastristas militantes de Álvarez, la evidencia indica que los acusados estuvieron involucrados en el planeamiento y puesta en marcha de una incursión armada a Cuba en abril de 2001, que terminó con la captura y encarcelamiento del pelotón de comandos que fueron reunidos, financiados y apoyados por Álvarez y despachados a Cuba para cometer actos de violencia contra el gobierno de Cuba”.

“Por ejemplo”, apuntan los fiscales, “documentos que evidencian el planeamiento y adquisición de armas, municiones y pertrechos para la incursión de 2001 fueron ocupados en la Caribe Foundation, junto a documentos que dan detalles del plan de ataque y personal necesario. Aunque no están relacionados con ninguna arma de fuego o de otra clase incautada en el caso actual, estos documentos contienen una lista de armas, municiones y artillería de tipo y carácter similar y sirven como prueba directa de que los acusados habían acumulando un arsenal de armas para misiones pasadas y futuras.

“Igualmente admisible en este caso es la evidencia relacionada con el apoyo brindado por los acusados al terrorista acusado Luis Posada Cariles [sic] y su papel en traerlo de contrabando al país en marzo de 2005, así como en el encubrimiento posterior. A ojos de extremistas anticastristas como Álvarez y Mitat no existe figura más destacada que Posada Cariles [sic], un terrorista acusado que ha admitido su papel en la voladura de un avión comercial cubano de pasajeros y cuyo relevo de custodia en Panamá por su papel en un intento de asesinato contra Fidel Castro se debió en gran parte al apoyo de Álvarez y sus partidarios.

“Los esfuerzos de Álvarez y Mitat para traer acá a Posada Cariles [sic] y limpiar su nombre son tan pertinentes a este caso como el refrigerador lleno de armas, ya que estos esfuerzos le explicarán al jurado que Álvarez y Mitat estaban totalmente dedicados a su guerra contra Castro y hacían toda clase de esfuerzos para reunir los medios y el personal necesario para seguir planeando estas actividades.

Prueba de previos crímenes es admisible, dicen fiscales

“También admisible en este caso es la evidencia relacionada con un amplio arsenal de armas de fuego y otras armas que Álvarez y Mitat mantenían en Cayo Guinchos en las [Islas] Bahamas”, dice el documento. “La posesión de este depósito de armas tiene una confluencia natural con el depósito de armas incautado en este caso y nuevamente demuestra el planeamiento de los acusados en actividades militantes cuando almacenaron armas para ser usadas en esas actividades”.

Los fiscales entonces resumen por qué el juez debería admitir la evidencia de “actos extrínsecos” que ellos confían presentar durante el juicio.

“La evidencia de previa actividad criminal es esencial para comprender el caso del gobierno contra los acusados y está inextricablemente entrelazada con las pruebas del gobierno relacionadas con la ofensa actual”, declaran ellos. “La evidencia explica el crimen en su totalidad y suministra al jurado una cadena de sucesos que explica los crímenes cometidos por los acusados. Sin esta evidencia de previa actividad criminal, el jurado no podrá determinar adecuadamente la culpabilidad o inocencia de los acusados”.

———————————–

* www.progresosemanal.com/index.php?progreso=Progreso&otherweek=.

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario