Ene 14 2008
319 lecturas

Economía

El informe CADAL. – EL MITO DE LA TRANSPARENCIA, EL MERCADO Y LA DEMOCRACIA

Aparecida en la revista Piel de Leopardo, integrada a este portal.

Una pequeña entidad identificada con el fundamentalismo de mercado –uno de cuyos objetivos centrales es atacar a la revolución cubana– merodea por estos días en los medios de comunicación enarbolando un “informe”(1) destinado a mostrar las bondades del capitalismo salvaje y a desacreditar a las naciones que construyen caminos alternativos o independientes del mundo globalizado.

La institución, pomposamente denominada Centro para la Apertura y el Desarrollo de América Latina (CADAL), fue creada y es sostenida con dineros provenientes de la mafia anticastrista de Miami y de organismos y fundaciones ligadas al gobierno de Estados Unidos, incluida la CIA (Agencia Central de Inteligencia).(2) El informe en cuestión, titulado Democracia, mercado y transparencia 2007, ubica entre las peores naciones del mundo y de sus regiones a Cuba y Venezuela y, para disimular su política pro norteamericana, coloca a Estados Unidos en un módico decimocuarto lugar entre los mejores países de la tierra.

Una lupa para la libertad y la transparencia

Sin ningún pudor, CADAL revela que, para elaborar este trabajo utilizó los datos contenidos en el informe sobre “libertad en el mundo”, de Freedom House; el “índice de libertad económica”, de The Heritage Foundation y un “índice de percepción de corrupción”, de Transparency Internacional. Las tres instituciones cuyos datos utiliza CADAL funcionan como apéndices del gobierno norteamericano y de las grandes corporaciones propietarias del petróleo y del complejo militar industrial de Estados Unidos.

Freedom House es una fundación conservadora que depende en forma directa del presupuesto estatal norteamericano(3) y tiene estrechos vínculos públicos con la Liga Anticomunista Mundial(4) y la Agencia Central de Inteligencia.

La evaluación que hace esta fundación sobre la “libertad en el mundo” es conocida por su arbitrariedad: en el pasado, apoyó elecciones fraudulentas de los racistas de Rhodesia y de los militares genocidas de El Salvador. Actualmente considera “parcialmente democráticas” a naciones que realizaron elecciones limpias y libres y que cuentan con amplio apoyo popular, como son los casos de Bolivia, Venezuela y Ecuador.

Heritage Foundation es una entidad que nuclea a los más duros fundamentalistas de mercado y tiene enorme influencia en el gobierno de Bush. Los halcones de la actual administración utilizan esta fundación para exponer sus ideas belicistas y para cantar loas al capitalismo salvaje.

La mayoría de sus “analistas” pertenecen o pertenecieron a la CIA, al Pentágono, al Departamento de Estado, a las grandes corporaciones, etc. Tal es al caso de Ana Eiras, una argentina presentada como analista senior de Políticas Públicas del Centro para el Comercio Internacional y la Economía (CITE) de la Heritage Foundation. Es autora del “índice de libertad económica” utilizado por CADAL. Antes, Eiras trabajó para la Shell Oil y American Express y para la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) que, como es de público conocimiento, es una de las pantallas utilizadas por la CIA para entrometerse en las cuestiones internas de otros países.

Transparencia Internacional es un caso paradigmático de la manipulación informativa de la que son víctimas los desprevenidos ciudadanos del mundo. Autotitulada “organización de la sociedad civil global en su lucha contra la corrupción” difunde un pretendido “índice de percepción de la corrupción”. No se sabe que los ciudadanos civiles del mundo globalizado la hayan elegido para desempeñar ese papel, pero ella se lo autoimpuso. Obviamente, la elaboración y las conclusiones de su informe no resisten el menor análisis científico.

Los antecedentes recientes de TI son por demás elocuentes: debió resignarse a aceptar que la mafiosa petrolera texana Enron figuraba entre sus mayores aportantes y se vio obligada a “expulsar” a Siemens después de comprobados actos de corrupción. En la Argentina su filial es la desprestigiada Poder Ciudadano.

La manipulación de datos, una especialidad

Las acciones de CADAL son a menudo amplificadas por el diario La Nación, de Buenos Aires. La primera vez que ello ocurrió fue cuando cinco personas firmaron un documento contra Cuba revolucionaria, hace un par de años(5). Desde entonces, varios periodistas del matutino porteño figuran a menudo entre los expositores de los “eventos” que organiza CADAL. Ahora también este informe mereció un espacio destacado en sus páginas.

Curiosamente, el “ránking” que elabora CADAL no es verificable con ninguna de las cifras que brindan organismos internacionales, como el Banco Mundial o la CEPAL. Según su informe Democracia, mercado y transparencia 2007, la Argentina figura en el puesto 10 en América Latina, por debajo de Chile, Uruguay, Costa Rica y otros países. Ni qué hablar de Venezuela, colocada en el puesto 18 y Cuba en el último lugar, el número 20.

Las cifras que acaba de difundir la CEPAL dicen otra cosa: el país al que mejor le fue durante 2007 en la región fue Panamá, que creció el 9,5%. Inmediatamente después, la Argentina, con un 8,6% y Venezuela, un 8,5 %. Hasta la Cuba asediada y bloqueada creció un 7%, porcentaje superior al crecimiento registrado en Chile (5,3%), la niña mimada de los apologistas de la economía de mercado.

Los neoliberales se esmeran en elaborar informes sobre el crecimiento de las economías del mundo y formulan advertencias a quienes no siguen los dictados de instituciones tales como Freedom House, Heritage Foundation y Transparency Internacional. Para ello cuentan con entidades fantasmas que funcionan como satélites, capaces de vociferar mentiras y calumnias de todo tipo.

Hace apenas un par de años (2005), el “índice de libertad económica” de la Heritage ubicó entre las naciones más favorecidas por la “economía libre” a Hong Kong (curioso: es parte de China), Singapur, Luxemburgo, Estonia e Islandia. Los datos del Banco Mundial de ese mismo año lo desmienten totalmente: los cinco países que más crecieron durante la década 1991-2000, fueron China Popular (9,6%), Irlanda (7,7%), Vietnam (7,5%), Birmania –la satanizada Myanmar– (7,4%) y Liberia (7.0%).

A medida que uno recorre las pocas páginas del informe Democracia, mercado y transparencia elaborado por CADAL, no deja de sorprenderse por la grosería de sus “estimaciones” para dibujar un “ránking” a la medida de sus postulados políticos e ideológicos y su dependencia de quienes proveen dinero a sus arcas.

Dos perlas para el final: Venezuela es ubicada en el “informe” en el antepenúltimo lugar en América Latina y en el sitio 117 del mundo. Como ya dijimos, las cifras de la CEPAL ubican al país presidido por Hugo Chávez en el tercer lugar en crecimiento en la región, en tanto otro informe de ese organismo internacional y de la ONU demuestran que Venezuela logró disminuir sus tasas de pobreza e indigencia 18,4 y 12,3 puntos entre 2002 y 2006 y su nivel de consumo viene creciendo al 17 % anual.

El otro caso es China, nación a la que el “informe” de CADAL sitúa en el lugar 133 del mundo. Es decir, sobre un total de 153 países, sólo 20 estarían por debajo del gigante asiático. Desde hace 17 años China crece con porcentajes superiores al 7,5% (11,5% en 2007) y en el año 2006, aportó el 25 % del crecimiento mundial.

Los integrantes de CADAL, que seguramente suscriben el dicho acerca de que las cifras no tienen ideología, debieran respetar un poco los números y tener presente que Eric Maskin y Roger Myerson(6) dijeron hace apenas unos meses, después de echarle una mirada a las estadísticas serias, científicas, que “el crecimiento económico de los países pobres y el auge de China favorecen al bienestar social global”.

Notas

1) “Democracia, mercado y transparencia 2007”. Gabriel Salvia y Hernán Alberro, CADAL.
2) CADAL nació con aportes de la Atlas Economic Research Foundation, de Washington, Estados Unidos; el Directorio Democrático Cubano, de Miami, Estados Unidos; el Instituto Timbro, de Suecia y la filial argentina de la Konrad Adenaeuer Stiftung. En CADAL.org. también recibe colaboraciones de CIPE (Center for Internacional Private Enterprise, de Estados Unidos); la Comisión Pro Derechos Humanos en Cuba, de la Argentina; las Universidades Austral y Católica y otros.
3) Consignado en el Annual Report del presupuesto federal de los Estados Unidos.
4) World Anticomunist League. Concentra lo más granado de la ultraderecha del mundo. Durante la dictadura militar argentina realizó un congreso en Buenos Aires. Entre sus integrantes, en aquel entonces, figuraron los generales Genaro Diaz Bessone y Carlos Suárez Mason.
5) Juan José Sebrelli, Marcos Aguinis, Silvina Walger, María Saenz Quesada y Fernando Ruiz. Ver Los cinco contra Cuba: Una sociedad al servicio de los Estados Unidos, Marcos Taire, Argenpress.info, 2 de febrero de 2004. (aquí).
6) Premios Nobel de Economía 2007.

———————————–

* Un despacho de ARGENPRESS, agencia de informaciones independiente de la Argentina.

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario