Sep 24 2006
241 lecturas

Opinión

El mundo según Bigio. – ALGO PASÓ CAMINO A TAILIANDIA

Aparecida en la revista Piel de Leopardo, integrada a este portal.

NO EL BOX, LA MONARQUÍA

En Tailandia el box se pelea con golpes de patadas y la monarquía constitucional acepta golpes militares. En los 60 años que lleva el reinado de Bhumibol –el jefe de Estado más antiguo del planeta– se han dado casi una veintena de cuartelazos y 26 cambios de gobierno.

En 2001 Thaksin Shinawatra fue electo Primer Ministro y en 2005 se convirtió en el primero que acabó su mandato y fue reelegido. Desarrolló su propia doctrina económica combinando keynesianismo con privatizaciones.

Al igual que el italiano Berlusconi, controlaba las telecomunicaciones y quería invertir en equipos de fútbol. Un escándalo se armó cuando vendió su empresa por US$1 .900.000 sin pagar impuestos.

Lideró una guerra antidrogas que causó 3.000 muertos y una feroz represión contra las tres provincias musulmanas de este reino budista. Por eso EEUU y Australia condenan su caída, aunque ésta es saludada por parte de la oposición democratizadora.

Los últimos meses las calles de Bangkok eran escenarios de grandes marchas que lograron hacer que la corte electoral aceptase las denuncias de fraude.

El golpe del general musulmán Sonthi Boonyaratglin busca frenar esas protestas, estabilizar al país e impedir el Plan Finlandia, con el que supuestamente Thaksin quiso derrocar al rey.

CHILE CAMINA DE REGRESO A UN VIEJO AMOR

Chile regresa a la Comunidad Andina de Naciones tras 30 años de haberse retirado. En 1976, Pinochet no podía compatibilizar mantener los aranceles comunes de la CAN con su estrategia pro libre comercio global. Hoy los dos principales países de la CAN (Perú y Colombia) están suscribiendo sendos TLC con EEUU y Venezuela se retira diciendo que se está traicionando su naturaleza proteccionista.

García es uno de los artífices del giro chileno. Así quiere evitar que la CAN se disgregue y mantenerla para poder negociar con la Unión Europea y otros bloques. García y Bachelet hacen una dupla socialdemócrata pro libre mercado para contrapesar al eje “zurdo” Venezuela-Cuba-Bolivia.

Uribe quisiera fusionar a la CAN con México y Centroamérica, que ya tienen sus respectivos TLC con Washington. Así Latinoamérica se fragmentaría entre los “pacíficos” pro globalización y los “atlánticos” pro bloque regional autónomo.

Ojo, la CAN sigue teniendo cuatro miembros plenos y Chile sólo entra como miembro asociado, el mismo estatus que dentro de la comunidad tienen todos los países fundadores del Mercosur (Argentina, Brasil, Uruguay y Paraguay).

¿SIAMESES EN MÉXICO?

La crisis de la antigua Siam (hoy Tailandia) es bueno estudiarla para ver qué puede pasar en México. Desde que en el 2005 el oficialista partido Tailandeses Aman a Tailandia se reeligió, la oposición ha denunciado fraude. Para contrarrestar las denuncias el primer ministro Thaksin –electo en 2001 y en 2005– volvió a convocar a elecciones para abril 2006, que fueron boicoteadas por los tres mayores partidos y anuladas por la corte electoral, que llamó a nuevos comicios para este octubre.

Thaksin se vio obligado a decir que dejaría el premierato cuando se instale el nuevo Parlamento. Al igual que en México, la oposición denuncia fraude y es fuerte en la capital, a la cual estremece con constantes movilizaciones.

Sin embargo en Tailandia la crisis es más aguda, pues es toda la oposición la que denuncia fraude –mientras que en México sólo López Obrador no reconoce el triunfo de Calderon, cosa que sí han aceptado otros opositores, incluyendo el fundador del PRD: Cárdenas–; además Tailandia es un reino con tradiciones golpistas. El cuartelazo del 19 de setiembre no constituye novedad.

México, en cambio, es una república tradicionalmente estable donde desde 1934 todo presidente ha sido electo por un sexenio, quel ha cumplido plenamente. México no tiene rey ni tradiciones golpistas, sin embargo es el país latinoamericano que ha tenido la más prolongada y sangrienta revolución.

Un golpismo a lo tailandés no se ve como opción inminente. El oficialismo necesita, antes de dar paso a una solución más extrema, agotar la vía de querer dividir, desmoralizar y aislar al lopizmo.

Un prolongamiento del impasse podría conducir a adelantar elecciones. Sin embargo, si la crisis no se atempera hay el riesgo de que la pugna Calderón-López Obrador vaya caldeando los ánimos y haciendo que México salga de su prolongada estabilidad para volver a caer en una guerra civil, como la de hace más de ocho décadas.

…………………………………….

* Analista internacional radicado en Londres. Sus columnas están entre las más leídas en Latinoamérica.
www.bigio.org.

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario