Jul 11 2015
486 lecturas

Despacito por las piedras

EL PAPA FRANCISCO ANDUVO CERCA

Jorge Bergoglio, el Papa Francisco hizo una primera recorrida por el sur de América. Hoy termina en Paraguay la gira que iniciara el pasado martes en Ecuador. No se trata de un viaje cualquiera. Es la primera visita a la región de la cual es oriundo, cuyas angustias, necesidades, debates y esperanzas las conoce muy de cerca.

Es muy difícil resumir en pocas líneas los conceptos que Francisco trasmitiera en esas visitas que seguramente dejarán un fuerte impacto en toda la región.

Muy posiblemente la visita a Bolivia haya marcado lo momentos culminantes de este viaje. En particular cabe destacar su exposición de casi una hora frente a cerca de 5 millares de militantes de organizaciones populares de 40 países que le entregaron el “Documento de Santa Cruz” que el Papa llevaría en un próximo viaje a las Naciones Unidas. Evo Morales fue quien hizo la introducción a las conclusiones de tres días de debate sobre las cuestiones vinculadas a las “Tres T” (Tierra, Trabajo, Techo). Evo destacó que “el pecado que tiene el ser humano es el capitalismo”. Francisco tuvo allí los señalamientos más duros de su gira. Atacó fuertemente al “nuevo colonialismo” bajo sus más diversas formas, “que pretende imponer pautas alienantes de consumo y cierta uniformidad cultural”. En ese contexto criticó con dureza a la concentración monopólica de los medios de comunicación. Sabedor de las complicidades de la Iglesia con el “viejo colonialismo” se atajó diciendo: “pido humildemente perdón, no sólo por las ofensas de la propia Iglesia, sino por los crímenes contra los pueblos originarios durante la llamada conquista de América”

No tuvo empacho en sostener: “Hay que cambiar el sistema, ya no se aguanta” y agregó “Este sistema ya no se aguanta, no lo aguantan los campesinos, no lo aguantan los trabajadores, no lo aguantan las comunidades, no lo aguantan los pueblos. Y tampoco lo aguanta la Tierra, la hermana Madre Tierra”.

Dejó la responsabilidad de promover esos cambios a: “Ustedes, los más humildes, los explotados, los pobres y excluidos que pueden y hacen mucho. Me atrevo a decirles que el futuro de la humanidad está, en gran medida, en sus manos”.

Aclaró que ni el Papa ni la Iglesia tienen “una receta” para solucionar los graves problemas de este mundo. Sin embargo propuso tres grandes tareas: “poner la economía al servicio de los pueblos, ello no es una utopía, los bienes disponibles son suficientes. El problema es el sistema”; también propuso “unir los pueblos en el camino de la paz y la justicia” y -por último- “defender la madre Tierra”

Hubo una recomendación final del Papa Francisco: “¡No se achiquen!”

Juan Guahán/Question

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario