Jun 10 2005
220 lecturas

Opinión

El Príncipe de Asturias de Ciencias Sociales

Aparecida en la revista Piel de Leopardo, integrada a este portal.

fotoSartori dijo en Roma que estaba muy satisfecho con la sopresa de obtener el Premio Príncipe de Asturias de Ciencias Sociales. A los 81 años se lo considera en Europa una opinión importante en asuntos de ciencia política. Modesto, sólo estima que su deber es observarla “con toda la honradez posible y hacerla entender a los ciudadanos”.

Por ejemplo: decirles que es menester detener la llegada a Europa de tantos inmigrantes. Europa no puede acoger a toda esa invasión clandestina de africanos, asiáticos, latinoamericanos, porque en realidad, el problema lo genera quien llega de forma irregular. Y en África –se asusta de África– hay cientos de miles de personas que vendrían a Europa si no hay control.

Sería una grosería imperdonable tratar de explicarle al politólogo que toda esa gente –clandestina, indeseable– ha sido convertida en forzados migrantes por la apropiación sumamente indebida de los recursos naturales de sus tierras de origen en el lejano –¿o no tanto?– Tercer Mundo.

Peor aún sería intentar charlar con él –con una taza de café de altura o un mate por medio– acerca de la corrrupción de las elites dirigentes que en esas áreas son tan, tan pro EEUU y UE considerando quién peca más, si el que lo hace por la paga o el que paga por hacerlo (y que nos perdone sor Juana).

Como otros grandes –es un decir– pensadores al uso imperial, Giovanni Sartori tiene las ideas claras: la inmigración clandestina crea serios problemas en la mansa Europa, porque ¿desata? / ¿refleja? / ¿lleva consigo? un conflicto de culturas. Lo que queda muy claro cuando alguien menciona la palabra fundamentalismo, término que no puede ser aplicado a los cristianos. Al Islam sí –porque el Islam es guerrero, dice–, pero nunca a la madre Iglesia.

Sin duda buen lector de los clásicos en materia política sostiene que España jamás debió retirar sus tropas de Iraq. Fue en cumplimiento de una promesa de la campaña electoral de Rodrígez Zapatero, lo reconoce, pero recuerda que en ocasiones las promesas deben dejarse de lado. ¿O acaso queremos que Iraq quede en manos terroristas?.

Decididamente un intelectual liberal.

Luego del otorgamiento del PPA de Comunicación y Humanidades –concedido a los institutos Cervantes de España, Goethe de Alemania, Camoens de Portugal, la Alianza Francesa –de Francia–, la Sociedad Dante Alighieri de Italia y el British Council del Reino Unido– hubo fuegos artificiales.

El director del Cervantes, estimó que es una llamada de atención a los dirigentes de la Unión Europea de que la cultura es importante. Pero el sociólogo español Marcos Roitman estimó “bochornoso” que se piense en la cultura para promocionar un proyecto de Unión Europea, que es netamente mercantil y que no se interesa en ella.

Los PPA se otorgan en las siguientes áreas: Comunicación y Humanidades, Letras, Artes, Ciencias Sociales ,Cooperación Internacional, Investigación Científica y Técnica, Deportes y Concordia.

———————-

Fuentes: Prensa europea del día.

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario