Ene 28 2020
113 lecturas

Política

El PT cumplió 40 años. ¿Y ahora qué?

 «Ninguno de los gobiernos liderados por el PT se ha movido para llevar a cabo reformas estructurales», escribe Julian Rodrigues, activista del partido y activista de derechos humanos. «PT tiene el desafío de discutir profundamente el carácter del estado capitalista en Brasil y volver a debatir verdaderamente una estrategia de programa», dice

Las interpretaciones sobre el período 2003-2016 que ignoran el peso de nuestra herencia esclava, el carácter depredador y subordinado de las élites nacionales, la dependencia externa, la influencia de Estados Unidos, no son académicas ni políticamente relevantes.Resultado de imagen para partido de los trabajadores brasil

La historia oficial, el «mito fundador» sobre el surgimiento del PT, se destaca como un diferencial en la construcción de un partido de izquierda organizado desde abajo y dirigido por los propios trabajadores. También se enorgullece del carácter plural, democrático y no doctrinal de esta organización fundada el 10 de febrero de 1980, en Colégio Sion, en São Paulo.

A pesar de cierta arrogancia y triunfalismo de tal narrativa fundamental del PT, que a menudo resulta en ignorancia histórica, reproducción del sentido común y/o una buena dosis de anticomunismo, el hecho concreto es que la singularidad, las características únicas y el proceso complejo y complejo La formación plural del Partido de los Trabajadores es realmente extraordinaria.

El PT surgió en un país periférico gigante de América Latina, con un nivel significativo de industrialización, una economía fuerte y una terrible distribución del ingreso; organizado a partir de la herencia esclavista, al final de una dictadura militar que casi diezmó a todos los grupos organizados y militantes de la izquierda, en un momento en que el mundo capitalista se estaba volcando hacia el neoliberalismo, y el mundo socialista comienza a mostrar signos de crisis y agotamiento de su modelo.

montagemDe manera inesperada, inusual y singular, las gigantescas movilizaciones de los trabajadores de ABC y el liderazgo de Lula, personas y organizaciones de las más diferentes concepciones, territorios, orígenes sociales y experiencias se unieron bajo la misma leyenda.

Trabajadores rurales, trabajadores bancarios, metalúrgicos, maestros, trabajadores petroleros, estudiantes, intelectuales y artistas tan expresivos y diversos como Sérgio Buarque de Holanda, Antônio Candido, Mário Pedrosa, Lélia Abramo, Helio Pelegrino, Eder Sader, Paulo Freire, Marilena Chauí, Florestan Fernandes, Henfil, Frei Beto. Padres, teólogos, monjas, miles de católicos de teología de la liberación, corrientes trotskistas de diferentes IV internacionales;.

También  comunistas de muchos, muchos orígenes y organizaciones, los nuevos movimientos feministas, negros, indígenas, LGBT, algo grandes de demócratas y progresistas. Frente tan heterogéneo como dinámico y democrático.

La identidad del PT se constituyó a partir de la idea de un partido verdaderamente clasista que luche contra la dictadura y la redemocratización, comprometido con el pluralismo interno, con la defensa intransigente de los reclamos de los trabajadores y el socialismo democrático.Resultado de imagen para fundacion del pt en brasil

Destaco estos elementos para reforzar que esta amalgama, si no fue capaz de generar un programa y una estrategia socialista con contornos y densidad claros, especialmente en sus primeros años, condujo al surgimiento de síntesis y formulaciones muy innovadoras, aglutinantes y movilizadoras, que crearon fundamentos para el inmenso crecimiento del partido.

Aunque nunca ha sido un partido marxista /comunista /revolucionario /leninista, el PT nació y reafirma, hasta hoy, en todas sus resoluciones, su carácter socialista: está en el corazón de su proyecto histórico. En su originalidad y diversidad, nunca se caracterizó como un partido socialdemócrata ideal, especialmente en el período anterior a la elección de Lula.

No menos importante porque no hay espacio para la socialdemocracia europea tradicional en las tierras latinas, como, de hecho, se hizo evidente la reacción golpista de las élites y los EE. UU.

1980: V Reunión y Constituyente

La transición de la dictadura al régimen liberal-democrático, cuyos hitos son la Constitución de 1988 y las elecciones de 1989, son elementos inseparables de la formación y las luchas del Partido de los Trabajadores.

En este sentido, la historia del PT se fusiona con el proceso de establecimiento y desarrollo en el período histórico que comenzó a fines de la década de 1980, y terminó con el derrocamiento de Dilma Rousseff, un momento en que las clases dominantes y el imperialismo rompen con un Principio liberal-democrático elemental: aceptar el resultado del sufragio universal.

Las luchas populares y sindicales en aumento, la fundación de la CUT, el MST, las huelgas, las manifestaciones y las movilizaciones fueron fundamentales para dar forma a la Constitución de 1988. Un texto muy avanzado, no solo en términos de derechos fundamentales, sino también en el establecimiento de derechos social (SUS, por ejemplo), laboral y el diseño de un modelo económico, la parte que se desmanteló por primera vez, ya a principios de la década de 1990.

Al mismo tiempo que se organiza en todo el país, la disputa dentro del PT está hirviendo, con feroces debates teóricos, programáticos y tácticos. La gran referencia de la década fue la V Reunión Nacional del Partido en 1987, el punto culminante de la elaboración del partido, hasta hoy, no superado. [Una actualización y reapropiación de las resoluciones de la Quinta Reunión, por cierto, tal vez pueda contribuir a armar el PT por el momento].

Resultado de imagen para pt primer congreso 1991Además del análisis detallado y preciso de la situación actual, las tácticas, la política de los partidos y las alianzas sociales (la idea del bloque popular-democrático), el centro de la formulación se centró en establecer el programa popular-democrático (PDP) de la estrategia.

El PDP se implementaría después de la conquista del gobierno federal por un candidato socialista y obrero: «lo que está en cuestión es la posibilidad de conquistar un gobierno democrático y popular con tareas eminentemente antimonopolio, antiimperialista, anti-tierra, de democratización radical del espacio y sociedad – tareas vinculadas a la negación del orden capitalista y la construcción del socialismo ”[1].

En ese momento, el PT resolvió, por mayoría sólida, los grandes dilemas táctico-estratégicos, asumiendo, sin mencionarlo, el «camino chileno» para la construcción del socialismo. Disputar las elecciones como una forma de acumular fuerzas para llegar al gobierno federal, llevar a cabo reformas estructurales y comenzar una transición problemática al socialismo.

Por lo tanto, se descartaron formas insurreccionistas de tomar el poder, como la huelga general revolucionaria, el faquismo, la guerrilla urbana o la guerra popular prolongada.

Se elaboró una mediación que luego se conoció como la «estrategia de pellizco»: combinación de lucha social y lucha institucional, con prioridad para la conquista del gobierno federal (allí Lula), el símbolo de palanca del bloque democrático popular y la materialización del proyecto transformador. . Resultado de imagen para pt y mst

Táctica, por cierto, que se puede restaurar y actualizar en tiempos bolsonaristas, como lo demuestran las últimas investigaciones. João Pedro Stédile lo define así: «Lula es el candidato permanente del pueblo para la presidencia de la República». Máxima expresión de la fuerza popular acumulada y la posibilidad de cambios.

Mayor ironía, volviendo a la Quinta Reunión: la reacción probable de las clases dominantes a esta estrategia de reformas estructurales ya estaba prevista. El campo democrático y popular debe prepararse para una reacción golpista del imperialismo y las oligarquías a la implementación de nuestro programa de reformas radicales.

A partir de esta confrontación, tanto la ruptura socialista dirigida por la izquierda como la restauración neoliberal dirigida por la derecha estarían en el horizonte [La mayoría del PT abandonó esta idea; no creían en la reacción de la derecha, ya que el programa había sido degradado y se evitaban las confrontaciones frontales].

Las bases tácticas-programáticas-estratégicas aprobadas en 1987 (agregadas a la resolución sobre el derecho de tendencia, que organizó la convivencia entre los grupos internos) allanaron el camino no solo para la consolidación y expansión del Partido, sino también para el huracán que fue la campaña de Lula 1989 , casi allí.

Institucionalización progresiva y nueva estrategia.

Aunque el primer congreso del partido, que tuvo lugar en 1991 bajo los auspicios del choque neoliberal, el comienzo de la crisis del gobierno de Collor, pero, sobre todo, bajo los escombros del muro de Berlín (que golpeó e hirió a muchas cabezas comunistas, en ese momento se transformó con entusiasmo en cerebros) liberales) – ha promovido debates impresionantes, después de todo, hubo un vínculo entre los sectores más moderados, los que querían dar un giro liberal y los de la izquierda. Nada ha cambiado mucho, de hecho.

Imagen relacionadaDespués de la destitución de Collor y la dolorosa derrota para FHC en 1994, el punto de inflexión de la década fue la X Reunión Nacional del PT, en Guarapari (1995 :). Zé Dirceu fue elegido por poco presidente del partido. Comienza a implementar otra estrategia y otra concepción de organización, bastante diferente de las definidas en 1987.

En línea con el aire de esos años neoliberales de descendencia de la lucha de masas, y considerando los crecientes espacios institucionales ocupados por el PT, principalmente en los parlamentos y gobiernos municipales, Dirceu opera de acuerdo con la lógica de construir un Partido más institucional, electoral y menos militante. (abandonando la política de nucleación y la formación de cuadros). Actúa para restringir la influencia de los sectores socialista, comunista, radical o identificado como la izquierResultado de imagen para dirceu y lulada del PT.

Sin abandonar el socialismo como horizonte estratégico, o renunciar a su visión estructural del mundo y su chip comunista (a diferencia de muchos otros exponentes del partido que se volvieron filosóficamente hacia el liberalismo), José Dirceu dirigió la adopción por el PT, en el II Congreso, en 1999, del concepto de «revolución democrática» .

Años más tarde, esta formulación, en ese momento una moderación programática para reemplazar la idea de síntesis del programa democrático popular articulado con la transición socialista, fue adoptada por segmentos relevantes de la izquierda del partido.

Dirceu diseñó y erigió la arquitectura política y organizativa que hizo posible la victoria electoral de Lula. Se trataba de forjar una alianza con sectores de la comunidad empresarial basada en un programa basado en el crecimiento económico, en el mercado de masas, en las políticas sociales, pero también en la coexistencia pacífica con los monopolios, con el imperialismo, con los agronegocios e incluso con rentismo (ver la Carta a los brasileños).

Un programa reformista moderado, que promueve políticas sociales excelentes e innovadoras, dirigido a cambiar el presupuesto público, aumentando la participación destinada a los pobres, sin embargo, sin gravar a los ricos. Otra política de alianzas, otro concepto, otra estrategia (centro-izquierda); La ruptura objetiva con el programa democrático-popular de 1987-1989, cuya base son las reformas estructurales (las antiguas reformas básicas del gobierno de João Goulart).

En el gobierno federal

Resultado de imagen para dirceu y lulaLa estrategia de Dirceu y Lula fue exitosa. En todos los sentidos Tuvo su apogeo, sus avances, pero también su techo. Las tensiones, aparte de la política económica palocista inicial, es que los dos gobiernos de Lula y partes del primer gobierno de Dilma son un punto fuera de la curva en la historia nacional. Resulta que los límites de esta estrategia aparecieron y derrotaron la experiencia que se estaba llevando a cabo de manera fulminante.

El PT creció mucho durante este período, tanto en términos de miembros como de parlamentarios, gobiernos federales, municipales y estatales. En este movimiento, enfatizó su carácter de partido puramente electoral, reformista e institucional. Abandonó la formación de cuadros: se distanciaba cada vez más del papel de líder y organizador de las luchas sociales.

El PT se ha desconectado de la juventud y de las nuevas generaciones de militantes, sobre todo de las vanguardias feministas, antirracistas, universidades, activistas digitales, hoy polarizados por el PSOL y otras organizaciones más pequeñas. Las referencias al socialismo han disminuido. Las ilusiones sobre el carácter democrático y generoso de la clase dominante han prosperado. Muchos sectores de la izquierda han abandonado el partido.

Algunos líderes del PT no solo se han adaptado al sistema de financiamiento electoral burgués, sino que también se han corrompido. Antonio Pallocci es el mayor símbolo de esta degeneración. Pero, regístrate. Contrariamente a lo que se ha convertido en sentido común, el número de cuadros PT que se han corrompido personalmente es mucho menor que los que solo se han adaptado a la lógica de la relación con las grandes empresas y el financiamiento privado. Lava-Jato no puede ser un parámetro para las personas de la izquierda.

El debate político y académico sobre los gobiernos del PT, aunque ya es extenso, acaba de comenzar. Desde la existencia real y el significado del concepto de «Lulismo» hasta las innumerables controversias sobre políticas económicas, políticas públicas, reformas, límites, errores, éxitos y todo lo demás.Resultado de imagen para dirceu y lula

En el mundo socialista defensivo desde 1989, los enormes avances en términos de políticas públicas y apoyo popular logrados no contribuyen realmente a generar síntesis y / o explicaciones académicas o políticamente relevantes.

Probablemente el núcleo de la concepción que condujo a la derrota de la estrategia de Lula-Dirceu, y envejeció / burocratizó / debilitó al Partido, sea lo siguiente: la mayoría gobernante fue engañada por el carácter supuestamente democrático de la burguesía y el aparato estatal.

El concepto de «republicanismo», una pseudo prenda sofisticada para cierto idealismo liberal pequeñoburgués, ganó estatus como paradigma partidista, elevando lo que supuestamente era teórico y estratégico solo lo que era sentido común, ilusión, despolitización, moderación y adaptación.

Ninguno de los gobiernos liderados por el PT se ha movido para llevar a cabo reformas estructurales: agrarias, urbanas, políticas, impositivas o mediáticas. La política «republicana» considera al Estado y sus instituciones como neutrales y técnicos, sin carácter e intereses de clase.

Imagen relacionadaPor lo tanto, sería suficiente para fortalecer y honrar a las Fuerzas Armadas, el Ministerio Público, la Policía Federal (independiente), el Tribunal Federal Supremo, etc.

Siguiendo esta concepción, la estructura del Estado y sus instituciones no se modificó, ni siquiera parcialmente: la policía militar, la Policía Federal, las Fuerzas Armadas, el Tribunal de Auditoría Federal, el Ministerio Público o el Poder Judicial, protagonistas de la ruptura con La democracia comenzó en 2016.

Después del golpe, la destrucción llevada a cabo por Lava-Jato, el arresto de Lula, la victoria de Bolsonaro, el surgimiento de la derecha en América Latina, es imposible dejar de notar: el PT tiene el desafío de discutir profundamente el carácter del estado capitalista en Brasil y debatir realmente una estrategia de programa nuevamente.

Más aún: necesitará actualizar su comprensión de las clases sociales, sobre el proceso de constituir la nueva vanguardia y el bloque histórico que liderará la conquista del gobierno federal, sobre la implementación de reformas estructurales y sobre la transición socialista.

¿Habrá otros 40?

El PT es muy, muy grande. Enraizado, representativo y bastante fuerte, para disgusto de sus enemigos a la derecha y sus oponentes a la izquierda.

Aunque envejecido y debilitado, muy enyesado, un poco desanimado, sigue siendo la principal fuerza progresista y popular en Brasil. Lula y el PT continuarán polarizando la disputa política en el país por algún tiempo.

Sin embargo, las dificultades del Partido como herramienta para liderar la superación del ciclo bolsonarista, enfrentar el neofascismo y operar eficientemente dentro de este nuevo régimen político (Estado de excepción) son cada vez más evidentes. El VII Congreso PT no estableció un salto cualitativo en términos de diseño de programas, tácticas o pautas organizativas. Resultado de imagen para lula y gleisi

Sin embargo, mantuvo una táctica y una postura combativa y polarizadora, implementada / sostenida por Lula y Gleisi desde 2017: algunos sectores del campo mayoritario que eran más centristas y moderados fueron derrotados.

Lula es el punto dinámico, el liderazgo de masas y el mayor líder de facto del PT. El grupo más afinado, preparado y apoyado que habla a millones de personas, un genio, un liderazgo popular raro, está hoy más a la izquierda que la mayoría de los cuadros principales, de diferentes grupos internos.

El Partido de los Trabajadores tal como lo conocemos hoy es el resultado del proceso político que comenzó cuando se promulgó la Constitución de 1988. Sucede que el mundo y el país entran en un nuevo período histórico. Ya no vivimos bajo un régimen liberal-democrático. El gobierno de Bolsonaro es ultraliberal y neofascista.

¿Podrá el PT reconstruirse como la principal fuerza de izquierda organizada? ¿Sabrás cómo combinar tu fuerza electoral con la movilización social y las batallas ideológicas culturales? ¿Seguirá siendo la herramienta principal del bloque popular, socialista y democrático en la lucha contra las fuerzas bolsonaristas y ultraliberales?

¿Será capaz de constituirse nuevamente como un grupo de jóvenes, formación de cuadros, organizador de la lucha social, movilizador de masas – reconectado con el pueblo, tensor del orden capitalista, rupturista, el polo principal de la disputa ideológica-político-cultural en el país?

Estas son definitivamente preguntas abiertas. Las respuestas que se construirán en los próximos años definirán la existencia y / o relevancia del PT en las próximas cuatro décadas.

* Profesor y periodista, es activista del PT en Sao Paulo y activista de los movimientos LGBT y de Derechos Humanos. Publicado en 247 y Carta Maior. Traducido y distribuido por el Centro Latinoamericano de Análisis Estratégico (CLAE, www.estrategia.la)

 

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario