May 12 2016
777 lecturas

Política

El Senado de Brasil consuma el golpe y cunde la protesta popular: un gobierno para Temer

 

“El impeachment de la presidenta Dilma Rousseff es impensable y generaría una crisis institucional. No tiene ninguna base política ni jurídica”. La frase fue proferida hace menos de un año por un hombre denunciado como integrante de un esquema ilegal de compra de etanol, acusado de controlar la corrupción en el puerto marítimo de la ciudad de Santos y condenado por irregularidad en gastos en campañas electorales.

Ese hombre se llama Michel Temer. A partir de la tarde de hoy asume la presidencia del quinto país más poblado del mundo. Ocupará interinamente el puesto que pertenece a Dilma Rousseff hasta que termine en el Senado el juicio determinado este miércoles.

No tiene ninguna duda de que la presidenta no volverá, y que él gobernará el país hasta el 31 de diciembre de 2018. Por eso pasó las últimas semanas trazando lo que será su gobierno, atento también a lograr una base de apoyo en el Congreso, especialmente en la muy enredada Cámara de Diputados.

Hace días sufrió un duro golpe con la suspensión de su principal aliado, Eduardo Cunha, quien entre un juicio y otro, entre una acusación y otra, presidía la Cámara de Diputados.br dilma fin

Cunha, uno de los símbolos máximos de corrupción, sabría conseguir –a cambio, claro, de asegurar puestos y presupuestos en el nuevo gobierno– el respaldo necesario para posibilitar la implantación de una durísima política neoliberal que será el contrapunto a las políticas sociales llevadas a cabo por el PT de Luiz Inacio Lula da Silva y Dilma Rousseff en los últimos 13 años.

De la mano del nuevo mandatario llegan al gobierno los que fueron sucesivamente derrotados en las últimas cuatro elecciones presidenciales: los del PSDB, del ex presidente Fernando Henrique Cardoso, que se esmeró al máximo para que el golpe institucional fuera exitoso. Además, llegan políticos de la derecha más dura: el DEM (Partido Demócrata).

Temer pasó el fin de semana armando su gobierno. Los que dieron el respaldo necesario para que el golpe triunfara –los barones tradicionales del Congreso, los medios hegemónicos de comunicación, el empresariado, los que controlan el agronegocio, y el sacrosanto mercado financiero– tuvieron un papel fundamental en la elección de los nombres, aprobaron a unos y rechazaron a otros.

Serán 22 ministerios frente a los 32 actuales. El puesto clave: el Ministerio de Hacienda, el más poderoso, será entregado a Henrique Meirelles, el polémico presidente del Banco Central en los gobiernos de Lula da Silva. En ese periodo tuvo las políticas sociales del gobierno como límite a sus ímpetus de neoliberal radical Ahora, con Temer, tendrá manos libres.

No será, como se pretendió anunciar, un gobierno de notables. Primero, porque los mejores en cada especialidad difícilmente participarían en un gobierno ilegítimo. Y segundo, porque Temer sabe que carece de apoyo popular y de poder de decisión: está en manos de sus aliados.

En sus intentos por armar el gabinete cometió deslices espantosos, como intentar tener a uno de esos autonombrados pastores electrónicos evangélicos, ardiente defensor del creacionismo y negador furioso de Charles Darwin, como ministro nada menos que de Ciencia y Tecnología. Luego quiso destinar el Ministerio de Defensa a un joven diputado de 36 años, hijo de uno de los símbolos de la corrupción en Brasil. Los jefes de las tres armas hicieron llegar a Temer un mensaje corto y seco: jamás aceptarían ser comandados por semejante figura.

Al menos cinco políticos que integraron los gobiernos de Lula y Rousseff volverán al gobierno nacido de un golpe. Tendrán a su lado nombres de políticos conocidos no precisamente por la ética y la decencia.

Gobernará a la sombra del senador Aécio Neves, que en 2014, cuatro días después de su derrota, requirió a los tribunales la impugnación de la victoria de Rousseff. Ahora, Neves lo logró, pero en el Congreso.

Gobernará enfrentando al PT y otros partidos de izquierda, y algo aún más grave: las investigaciones que corren en el Supremo Tribunal Federal contra algunos de sus actos y muchos de sus aliados.

En la noche de ayer, mientras en el Senado se consumaba el golpe institucional, miles de personas se juntaban en ciudades brasileñas para protestar contra el golpe. También había, pero en número francamente inferior, los que aplaudían la irremediable defenestración de la presidenta. En Brasilia, la policía reprimió brutalmente una marcha de mujeres que se manifestaban en favor de la primera mujer que llegó a la presidencia de Brasil. Hubo quien preguntó si la brutalidad de la policía sería una muestra de lo que vendrá con Temer.

En los últimos días Dilma Rousseff sacó del palacio presidencial sus objetos y documentos personales. Ayer fue el día de sacar sus últimos libros y las fotos de su hija y dos nietos que estaban en su despacho personal.

Este jueves volverá al Palacio do Planalto para una conferencia de prensa. Será su último acto como la presidenta que recibió 54 millones 500 mil votos y cuyo mandato fue suspendido por los senadores.

A partir de ahora se defenderá en un juicio político que transformó el Congreso en un tribunal espurio, un tribunal de excepción.

*Publicado en el Periódico La Jornada

—-

Represión que empieza

Unos 5000 militantes por la democracia, en su mayoría mujeres, fueron reprimidos por la Policía Militarizada cuando se concentraron frente al Congreso donde aclamaron a la “guerrera” Dilma y denostaron a los “golpistas” Michel Temer, Eduardo Cunha y Renán Calheiros, en ese orden de indignación. La marcha tuvo su pico en la noche de ayer junto al “Muro de Berlín” montado en el centro brasiliense, frente al Parlamento, para evitar choques con la movilización pro impeachment, que reunió poca gente.

Sorprendió la rudeza de la represión policial contra una columna en la que gran parte de las participantes eran activistas que venían de participar en la Cuarta Conferencia Nacional de Políticas para las Mujeres.

Tal vez los machetazos, balas de goma y gases lacrimógenos lanzados casi de forma exhibicionista hayan sido un aviso de los tiempos que avecinan bajo el gobierno entrante.

Los movimientos sociales realizaron el martes en al menos 10 estados la primera de las “marchas de la resistencia” al gobierno “golpista” que se repetirán periódicamente hasta el restablecimiento de la normalidad democrática.

Columnistas importantes de la cadena Globo y voceros empresariales propusieron que la nueva administración reprima las protestas. La nueva ley de seguridad pública dota de más atribuciones represivas a la policía, dado que permite encuadrar como “terroristas” a los movimientos sociales, en línea con la perspectiva de Alexandre de Moraes,el probable ministro de Justicia de Michel Temer.

Los manifestantes contra el golpe “actúan como una guerrilla, hay que identificarlos y tratarlos como delincuentes”, declaró esta semana el probable titular de Justicia.

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

1 Comentário

Comentarios

  1. Ruth
    19 mayo 2016 12:15

    Miren lo que ha pasado en el sur de Europa con el viraje neoliberal: Millones de personas han perdido su empleo; millones se “cayeron” de la clase media en caída libre; a muchísimos otros los echaron de su vivienda por no poder pagar la hipotecas; quiebra de miles y miles de pequeñas y medianas empresas, deterioro de los servicios públicos … Algunas familias que han perdido su hogar se meten ilegalmente en viviendas vacías pertenecientes a los bancos, advirtiendo a sus nuevos vecinos: “Nosotros éramos de clase media…”. Y eso que aquí, mal que bien, el giro neoliberal encontró a la gente “preparada” después de un período de bonanza económica: muchos de clase media y trabajadora ya tenían casa propia bien equipada, ahorros en el banco; algún coche, piano o joya que vender o empeñar; una segunda residencia en la playa o la montaña que se puede poner a la venta; una buena formación profesional. Funciona el seguro de desempleo. La medicina pública subsiste mal que bien. A las bibliotecas públicas, hospitales y centros educativos los pilló el giro neoliberal bien surtidos con libros, aparatos médicos de primera división y ordenadores como para aguantar varios años sin renovación pese a los “recortes”. En el Brasil, el giro neoliberal será mucho peor para el pueblo llano y hasta la clase media baja que en el sur de Europa.