Mar 19 2012
1295 lecturas

OpiniónPolítica

El silencio criminal de los medios y las guerras coloniales

Decir basta a la desinformación y la guerra hoy es decidir qué mañana, qué futuro queremos. ¿Dejar a los hijos nuevas colonias o países libres?. Los pueblos del mundo que están muriendo hoy nos necesitan hoy. Por eso es tiempo de decir basta al terrorismo mediático que significa la desinformación cotidiana, convertir a las víctimas, como el pueblo sirio y su gobierno en victimarios.

No podemos dejar caer a Siria ni a Irán. Detener la mano criminal contra el pueblo palestino es salvar a la humanidad, Detener los planes que se trazan contra Nuestra América es decidir por la vida contra la guerra y la muerte. El futuro de la humanidad está en grave peligro en un momento histórico en que se está decidiendo la continuidad de la especie, la continuidad de la vida.

Recordemos:

Primero fueron por Afganistán. No hicimos nada porque no sabíamos. Los medios decían que los invasores tenían razón. Hasta hoy nadie sabe la verdad sobre las Torres Gemelas, pero desde el 2001 todos los países están amenazados por el poder imperial más militarizado y mafioso de la historia.

Después fueron por Irak. Algunas voces se alzaron, pero demasiado aisladas y bajas. Los medios de comunicación las borraron y abrieron las puertas a la invasión. De las atrocidades cometidas por los invasores, sólo mostraron algunas imágenes, no se sabe si como amenaza o entretenimiento.

Luego disfrazaron de primavera Árabe lo que era un plan para abortar las verdaderas primaveras que podían venir y estaban comenzando a gestarse. Cambiar algo para que nada cambie.

Y después vino Libia. Habían descubierto de un día para el otro que su dirigente era un dictador siniestro. Como no conocíamos, no sabíamos y leímos y escuchamos sólo un discurso, una voz, imágenes previamente filtradas por el invasor, nunca los miles de muertos por bombardeos ni las masacres de los invasores: ¿nos confundimos y dejamos hacer?.

Ahora van por Siria, queda tan lejos como los otros países. En un lugar estratégico para los que intentan dominar el mundo entero. Siria no hizo nada a nadie y millones de sirios apoyan a su gobierno en las mayores manifestaciones en la historia de ese país. Pero los medios nos cuentan la historia al revés. Centenares de atentados terroristas y matanzas de los mercenarios y las tropas especiales de las potencias no exsiten para esos medios.

Y cuando el ejército defiende a su país, los medios nos dicen que todos los muertos son consecuencia de la represión del gobierno contra el pueblo. Asi le llaman para que la invasión extranjera se vea como salvación humanitaria.

Más perversidad fascista que ésta imposible ¿Hasta donde es tolerable la mentira criminal sin castigo alguno?. Y detrás o antes o ahora mismo viene Irán. La campaña contra Irán es tan desmedida y brutal que tiene escasos parangones.

Con semejante desinformación, con mentiras repetidas cada día por millones de aparatos de TV en el mundo, por radios, diarios, que sepultan toda voz disonante, que sepultan la verdad, no podemos pensar con nuestra propia cabeza ni sentir con nuestro corazón.

Desde aquella primera vez fuimos cómplices de más de un millón de muertos, en condiciones atroces, de miles de desaparecidos, de la destrucción de culturas e historias de la humanidad, de la creación de cárceles secretas, de torturas inenarrables, del regreso del nazismo con mayor tecnología y todo ésto en nombre del humanitarismo y la democracia.

Pero preferimos no saber, no recordar, no preguntar.

Parodiando lejanamente al eterno Bertold Brecht Cuándo vengan por nosotros será tarde. Lo que dejamos hacer a nuestros hermanos nos lo harán a nosotros. Todos los gobiernos que no obedecen al pie de la letra al imperio y sus potencias deben ser borrados de la faz de la tierra. Todos los países donde los pueblos tengan conciencia son peligrosos y pasibles de ser invadidos y recolonizados. Si no hacemos nada hoy ¿A quien clamaremos cuando vengan por nosotros?.

*Periodista y escritora argentina

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

4 Comentários - Añadir comentario

Comentarios

  1. El silencio criminal de los medios y las guerras coloniales « Espacio de Sergio
    19 marzo 2012 14:06
  2. Alejandra
    20 marzo 2012 17:06

    http://www.youtube.com/watch?v=bY4iU7PUl0k&feature=share
    Vean “La guerra suave:golpeando y seduciendo” en Youtube…Full documental

  3. Luís
    22 marzo 2012 0:45

    El artículo de Estella Calloni me resulta muy importante para tener en cuenta. Estamos impotentes frente a la más terrible de las violaciones que se están cometiendo contra seres inocentes que nada tienen que ver con el interés económico de la primer potencia del mundo, es triste, cruel, injusto…Yo me pregunto: ¿Qué pasaría si todos los soldados del mundo se negaran a pelear y matar inocentes…Y parar de seguir convertiendo el planeta en un infierno?…¡Que bueno sería hacer una guerra nueva, con armas de honestidad, y poder dejar a nuestros hijos una vida feliz, y una paz duradera!

  4. Aura Violeta Aldana Saraccini
    5 abril 2012 4:07

    Intrínseco al capitalismo es el fenómeno de las guerras. Ejemplo concreto lo que está sucediendo actualmente. Por tanto, luchar contra la guerra es luchar contra el capitalismo (en su etapa actual de neoliberalismo y transnacionalización del capital): resistencia para construir la nueva sociedad en paz, o con medios pacíficos; pero sin ceder. Sin caer en el discurso de que la democracia es la “democracia neoliberal”. Hay mucho que decir. Pero lo bueno es que en artículos como éste, no sólo se aprende, sino se aprehenden recursos que dejan las contradicciones “flotando” en la conciencia, para examinar nuestra manera de pensar (de concebir el mundo y la vida) y de actuar (de comportarnos con las y los otros). Gracias a Estella Calloni por tan importante oportunidad brindada.