Oct 26 2012
991 lecturas

Política

El Vaticano contra EEUU

El estruendo de un coche bomba en Beirut borró el eco del mensaje de paz del Papa Ratzinger, que pidió “el silencio de las armas” en su reciente visita a Líbano. El atentado iba contra los intentos del emisario Lajdar Brahimi de favorecer una salida negociada a la crisis siria. EEUU, Arabia Saudi y Turquía, por su parte, ignoran estas gestiones y siguen armando a los rebeldes (desligados de la oposición democrática) y que son igual de brutos que el régimen de Al Assad.

El deseo de paz de Benedicto XVI para esta tierra, donde casi la mitad de la población es cristiana, se debe a que los interminables conflictos están causando la huida de millones de católicos, dejando a Oriente Medio vacío de su milenaria pluralidad religiosa.

Aun así, el Papa no es un pacifista coherente cuando dice que “la venta de armas a Siria es un pecado”. ¿Y no lo es entregar bombas a los insurgentes para atentar? Este posicionamiento no tendría mayor importancia si no fuera porque el Vaticano podría entrar en la guerra. Según revela el periodista libanes Salim Al-Laouzi, en la década de 1970, y a través de los monjes católicos, el Partido Falange (nacido en 1930 a la imagen de los fascios italianos y la falange española), buscaba, a través de la Iglesia católica, campos de entrenamiento en Europa para su milicia maronita cristiana. Quizá sea sólo una coincidencia que su visita a Beirut fuese el aniversario de la masacre en los campos de refugiados palestinos de Sabra y Shatila de 1982, a manos de los falangistas, y respaldos por Israel.

Antes de a Líbano, el Pontífice viajó a Turquía, Israel, Jordania, Palestina y Chipre, donde la población católica es menor. Allá tenía como objetivo animar a los feligreses a permanecer en sus tierras y a poblarlas con bebés católicos (con los métodos clásicos de prohibir los anticonceptivos, el aborto y la homosexualidad), pedir protección para el patrimonio de la Iglesia y probar la suerte entre los ortodoxos desmoralizados. Ir a un país que tiene un pie en la guerra, le convertía en el ejemplo a seguir: salvar la fe antes que la vida.

El Vaticano -la única institución religiosa con un Estado propio- se posiciona directamente contra las políticas belicistas de EEUU y la Unión Europea en esta zona estratégica . Su enfado no sólo se debe a que Barack Obama le ha incluido en la lista de los potenciales centros de “blanqueo de dinero”, sino porque el apoyo de Washington a los extremistas islámicos en Irak, Yemen, Libia, Egipto y ahora Siria, ha provocado la masiva emigración de la comunidad cristiana -unos 20 millones- de Oriente Medio. La memoria es selectiva. No se acuerda que en la década de 1980 con el fin de destruir a los “rojos y ateos” y debilitar a la Iglesia ortodoxa ubicada en la URSS, Juan Pablo II se alió con la CIA, quién para tal objetivo creó a los grupos terroristas Muyahidines afganos y Al Qaeda.

El afán de extender su influencia por el mundo, llevó a la Santa Sede aumentar su tono contra la URSS, y mientras se acercaba a Israel para contener el avance del Islam, defendía la creación de un estado palestino para impedir el fortalecimiento del judaísmo, otro viejo enemigo.

El imperio necesita expandirse

Lo que ganó el Vaticano de aquella aventura ha sido adueñarse del Partido Republicano de EEUU, a pesar de que desistió de la idea de “catolizar Rusia” y se opuso a la invasión de Bush a Irak, pues provocaba el ascenso de los radicales islamistas y la huida de cerca de un millón de cristianos iraquíes. Duros golpes a las ansias del Vaticano por extender su autoridad y el inicio del desamor entre las dos potencias.

A partir de entonces, “su Santidad”, el hombre más influyente del mundo, lleva adelante su propia agenda, basada en la creencia de que el principal desafío de “la verdadera religión” es crecer aun más arrinconando al Islam y no construir estrategias para poner fin a la pobreza, que humilla a la humanidad. Fue bajo este pretexto que invocó las raíces cristianas de Europa en su Constitución y se opuso a la adhesión de Turquía a la Unión Europea.

El apoyo de Barack Obama a los grupos islamistas de derecha, no significa que el presidente estadounidense sea un musulmán infiltrado, sino que se ilusiona por modelos de gobiernos como Arabia Saudi o Catar, que dan estabilidad a sus países y garantizan los intereses de EEUU. En otros casos, opta por convertir los estados vertebrados y estratégicos en montones de escombros para que les sea imposible levantar cabeza y, por consiguiente, dominables durante largo tiempo. Son los casos de Irak o de Libia. Así, millones de cristianos, judíos, musulmanes y ateos serán simples daños colaterales de estos intereses infames.

Los primeros y únicos defensores de la igualdad de derechos de todos los ciudadanos en los países de Oriente Medio desde el inicio del siglo XX han sido los marxistas. Mientras, los colonialistas y los grupos reaccionarios internos han dividido la población por su fe religiosa.

En las elecciones presidenciales de EEUU, Benedicto XVI no tiene alternativa a Obama. Mitt Romney, además de mormón, está en favor de más guerras, lo que destruiría aun más la base de la Iglesia católica. Así, el Pontífice habría soñado con alguien como Tony Blair, que tras hacer la carrera política gracias a British Petroleum alcanzó la cancillería de Gran Bretaña. Desde allí hizo el negocio de su vida con el ataque criminal al petrolífero Irak, luego se convirtió al catolicismo y ahora es nada menos que el enviado de Paz para Oriente Medio por la Unión Europea. Manda narices.

*Publicado en Público.es

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario