May 12 2012
757 lecturas

Política

Elecciones contra el statu quo

En los últimos días hubo elecciones, de diferente naturaleza e importancia, en varios países. Eso es común. Lo nuevo y distinto es que, en todas ellas, triunfaron fuerzas de oposición que proponen cambios en contra de los gobiernos actuales, a quienes hacen responsables de la actual crisis.

Europa votó en Francia, Grecia e Italia, en el continente americano se votó en las antillanas islas de Bahamas. En todos los casos, el sentido del voto fue contrario a sus gobernantes actuales, comprometidos con esta crisis que recorre el  mundo y agobia a los pueblos.
Tenemos el legítimo derecho a dudar si estos vientos son una brisa que anuncia nuevos y mejores tiempos o si ellos son el prólogo de vendavales que le den continuidad a las tormentas actuales.
Sabemos que estos resultados no aseguran un futuro mejor pero por lo menos expresan la disconformidad de los pueblos y su disposición a no aceptar lo que se les ofrece como lo único posible.

Francia

En Francia, la quinta potencia mundial, se realizó la segunda vuelta electoral. Tal como se estimaba previamente, triunfó el social-demócrata François Hollande. Su victoria, por apenas 4 puntos de diferencia, no tuvo la contundencia que la mayoría esperaba.
El nuevo Presidente -con sus 57 años- logró que el Partido Socialista, en el que tiene una vasta experiencia y militancia, volviera al gobierno. Acompañó al Presidente François Mitterand, de quien reproduce gestos y giros verbales, hasta que el socialismo fuera desalojado del gobierno en 1995. Durante 11 años fue el jefe de su Partido. Está separado, con 3 hijos en común, de Segolene Royal, candidata presidencial del socialismo, derrotada por Nicolas Sarkozi hace 5 años.
Hollande -sin consejeros, ni asesores de imagen- se forjó la fama de saber escuchar. Su característica de dirigente pragmático tendrá por delante dos tipos de grandes desafíos, muy relacionados. Se trata de atender los graves problemas internos de una economía en crisis y articular una propuesta para el conjunto de la Unión Europea. En este sentido muchos se preguntan sobre el futuro de las relaciones con Angela Merkel, con quien Sarkozi estableció una fuerte relación que permitió una política común de ambos países (Alemania y Francia) que se impusiera al conjunto de Europa. Hollande propone acordar con las actuales políticas europeas a condición que se renegocie el “pacto fiscal” (tratado presupuestario) incorporando fondos destinados a incrementar empleo y crecimiento económico.
Su Programa interno incluye 60 medidas. Éstas suponen propuestas que van desde prestarle una mayor atención al empleo de los jóvenes, el aumento de los costos de los despidos, reformas fiscales, disminución de la edad jubilatoria (vuelve a los 60 años para quienes tengan 41,5 años de aportes). También plantea que los salarios dejen de crecer de acuerdo a la inflación y se rijan por el índice de crecimiento económico y se compromete a una lenta y progresiva reducción del peso de la energía nuclear (del actual 75% del total de la oferta energética a un 50%, para el 2025)
Habrá que ver si las debilidades congénitas de la social-democracia europea permiten que este conjunto de medidas se puedan realizar y alejar de Francia los nubarrones que hoy la amenazan.

Grecia

Este pequeño país, cuna de la civilización occidental que estructuró gran parte de nuestra cultura, vive momentos de zozobra. Allí se manifiesta, con toda su brutal fuerza, la actual crisis mundial. En ese país rige un sistema parlamentarista y hace una semana se realizaron elecciones legislativas. Para gobernar hay que articular una alianza parlamentaria que reúna más de la mitad de los legisladores.
El resultado electoral puso en evidencia varias situaciones: La vertical caída de los partidos tradicionales; una pronunciada fragmentación del voto y un crecimiento exponencial de las fuerzas más radicalizadas.
Los dos partidos, hasta ahora mayoritarios eran defensores del acuerdo con la Unión Europea, sus “salvatajes” y las consecuentes “políticas de ajuste”. El partido mayoritario, de orientación social demócrata, quedó tercero con un 13% de los votos, en las elecciones anteriores había recibido el 44%. Un partido de centro derecha ganó con un 19%, lejano del 33,5% logrado en la última contienda.
El resto de los votos, contrarios a los actuales acuerdos con la Unión Europea, está dividido entre 9 fuerzas políticas, lo que dificulta un acuerdo entre ellas.
Las fuerzas más radicalizadas -por izquierda y derecha- crecieron notoriamente, con virulentos discursos contra las políticas propuestas de la Unión Europea.
En este marco no es fácil reunir más de la mitad de los legisladores para constituir un nuevo gobierno. Por eso están a las puertas de una nueva convocatoria electoral para el 17 de junio, donde se profundizarían las tendencias ya señaladas.  Mientras tanto Europa amenaza con suspender el aporte de fondos y la crisis se profundiza. Parece acercarse el momento en que Grecia salga de la zona del Euro. Eso afectaría a toda la Unión Europea, particularmente a los países que están con mayores dificultades: Bélgica, Chipre, Francia, Eslovenia, España, Irlanda, Italia, Portugal.

Italia
Entre el domingo y lunes pasado hubo elecciones municipales en más de 900 municipios italianos. La crisis económica y sus consecuencias institucionales (iniciadas durante el gobierno de Silvio Berlusconi y profundizadas durante la actual gestión de Mario Monti) se han hecho sentir, solo votó el 66%, en un país acostumbrado a que lo haga el 80% de los ciudadanos.
Los resultados municipales dan cuenta de un fuerte avance de los partidos de centro izquierda y de un partido dirigido por un cómico (Beppe Grillo) que se caracteriza por su mensaje “antipolítico”.
El partido que responde a Berlusconi (Pueblo de la Libertad – PDL) tuvo una estrepitosa caída. De cifras próximas al 40% que solía obtener, esta vez estuvo rondando apenas el 15%. Una tendencia parecida -aunque no tan drástica- padeció su aliado, el racista Umberto Bossi referente de la Liga del Norte.

Bahamas

Bahamas, en el Mar de las Antillas a menos de 200 millas de la Costa de Florida (Estados Unidos), es un estado independiente de Inglaterra desde 1973, no obstante lo cual mantiene su carácter de miembro de la Comunidad Británica de Naciones, Commonwealth.
Allí desembarcó Cristóbal Colón, el 12 de octubre de 1492. Lo que sus pobladores conocían como Guanahani, el conquistador la denominó San Salvador. Estaba poblada por unos 40 mil arahuacos que, en menos de 25 años, prácticamente desaparecieron resistiéndose a trabajar en la búsqueda de oro impuesta por los españoles.
Allí residen unos 300 mil habitantes, mayoritariamente negros, en un archipiélago compuesto por 24 islas habitadas, más de 600 deshabitadas y unas seis mil isletas o cayos, la mayoría de las cuales solo son visible durante las mareas bajas.
En las elecciones realizadas este último domingo triunfó un candidato de izquierda, desplazando al actual partido de gobierno. La principal fuente de recursos de Bahamas, además de la bancaria, es el turismo. Éste perdió empuje después de los “atentados” a las Torres Gemelas y la crisis económica. El candidato triunfante plantea como salida la explotación petrolífera. Lo que es resistido por otros sectores dado que podría perjudicar al turismo.

*Analista de Question Internacional

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario