May 7 2014
1011 lecturas

NoticiasPolítica

En Colombia, espiaban a Santos y a las FARC

La fiscal√≠a colombiana descubri√≥ en Bogot√° una sala de intercepciones ilegales de correos electr√≥nicos que ten√≠a como objetivo sabotear el proceso de paz entre el gobierno y las FARC. Tambi√©n se habr√≠a espiado al presidente Juan Manuel Santos, seg√ļn inform√≥ ayer el organismo. ‚ÄúLa finalidad de esa oficina, la finalidad de las personas que est√°n vinculadas con esa empresa criminal, era sabotear e interferir en el proceso de paz en La Habana‚ÄĚ, dijo el fiscal general, Eduardo Montealegre.

La operaci√≥n la adelantaron una veintena de agentes del Cuerpo T√©cnico de Investigaci√≥n (CTI, dependencia investigativa de la fiscal√≠a) en dos inmuebles situados en una zona de oficinas del norte de Bogot√° en la tarde del lunes, que se prolong√≥ hasta la ma√Īana del martes. En estos registros los agentes capturaron a un sujeto identificado como Andr√©s Fernando Sep√ļlveda al que se le imputar√°n cargos por los delitos de espionaje e interceptaci√≥n de datos.

Adem√°s, la entidad est√° investigando si en esta oficina de espionaje se interceptaron correos de Santos, lo que el fiscal consider√≥ ‚Äúprobable‚ÄĚ tras encontrar las primeras evidencias de ello. Si bien el mandatario no se pronunci√≥ sobre este nuevo caso de supuesto espionaje en su contra, el ministro del Interior, Aurelio Iragorri, fue el primer funcionario del gabinete en referirse al asunto. ‚ÄúEstamos detr√°s del zar de las interceptaciones ilegales, lo que queda claro es que no es la polic√≠a ni el ej√©rcito los que estaban en ese tipo de acciones, lo importante es que se llegue al fondo de estas investigaciones, pues es algo grav√≠simo para la seguridad nacional‚ÄĚ, sostuvo. El fiscal advirti√≥ que a√ļn est√° por establecer para qui√©n trabaja Sep√ļlveda, que fue puesto a disposici√≥n de las autoridades y quien expres√≥ su deseo de colaborar con la fiscal√≠a para conseguir eventuales rebajas de su pena.

Este caso recuerda a Andr√≥meda, una fachada de inteligencia militar registrada por la fiscal√≠a a principios de febrero y desde la que se espi√≥ a los negociadores del gobierno en el proceso de paz de La Habana y a periodistas que cubren estas negociaciones. Semanas despu√©s las autoridades confirmaron que al menos dos mensajes de la cuenta de correo personal de Santos hab√≠an sido interceptados por desconocidos, lo que el mandatario atribuy√≥ a ‚Äúmotivaciones pol√≠ticas‚ÄĚ por su campa√Īa para reelecci√≥n en los comicios del 25 de mayo.

En su momento, el ministro de Defensa, Juan Carlos Pinz√≥n, sostuvo que Colombia les pidi√≥ a cuatro pa√≠ses su colaboraci√≥n para tratar de esclarecer el origen del espionaje: Espa√Īa, Reino Unido, Corea del Sur e Israel. La fiscal√≠a dijo en febrero que investigar√≠a ese caso de espionaje contra el primer mandatario. Hasta ahora no se han hecho p√ļblicos los resultados de esa investigaci√≥n. No es la primera vez que se denuncia que un presidente colombiano es v√≠ctima de espionaje. En 2007 se revel√≥ en un medio de comunicaci√≥n una conversaci√≥n telef√≥nica privada del entonces presidente Alvaro Uribe (2002-2010).

Montealegre se apur√≥ a aclarar que en este caso ‚Äúno se trata de un √≥rgano de inteligencia del Estado, que no es una oficina de inteligencia estatal, que no se trata de un organismo de fachada de la inteligencia militar o de polic√≠a o de la fuerza p√ļblica colombiana‚ÄĚ. Se√Īal√≥ que la fiscal√≠a cuenta con ‚Äúdatos de que fue interceptado el jefe de prensa de las FARC en La Habana, adem√°s de un correo institucional del gobierno nacional, y el de dos periodistas cubanos en La Habana que cubren el proceso de paz‚ÄĚ.

Desde fines de 2012 el gobierno de Santos y las FARC adelantan en Cuba un proceso de paz para tratar de poner fin a casi 50 a√Īos de confrontaciones entre las partes. A ra√≠z del primer caso de espionaje, las FARC dijeron sentir ‚Äúgran desconfianza‚ÄĚ y acusaron a la inteligencia militar de pretender afectar las conversaciones de paz, aunque decidieron seguir negociando con miras a lograr un acuerdo que ponga fin a un conflicto armado.col ivan marquez

Pero Santos sali√≥ a hablar ayer sobre los acuerdos de paz. Afirm√≥ que el gobierno no tiene una fecha l√≠mite para la paz, meta que seg√ļn √©l est√° en juego con su reelecci√≥n. Aun as√≠, el mandatario prev√© que a finales de este a√Īo se pueda lograr un acuerdo concreto con el grupo guerrillero. ‚ÄúNo tengo fecha l√≠mite, l√≥gicamente que las circunstancias van desgastando los procesos, la gente se va cansando y el proceso va perdiendo legitimidad, yo esperar√≠a que este a√Īo terminemos esta negociaci√≥n‚ÄĚ, afirm√≥ Santos.

Como una forma de responder a quienes quieren hacer fracasar los acuerdos, el presidente asever√≥ que existe un ‚Äúbuen ritmo‚ÄĚ en el proceso de paz. ‚ÄúCreo que s√≠ hay voluntad en la contraparte y tengo que reconocer que posiblemente este a√Īo al final podamos llegar a un acuerdo‚ÄĚ, dijo, aunque advirti√≥ que se levantar√≠a de la mesa si comprueba que no hay voluntad de paz. Destac√≥ varios avances y dijo que espera terminar el tercer punto de negociaci√≥n de drogas y cultivos il√≠citos, para dar inicio al tema de las v√≠ctimas y entrar en la recta final del controvertido proceso de paz.

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


    Su nombre (requerido)

    Su Email (requerido)

    Amigo(requerido)

    Mensaje

    A√Īadir comentario