Oct 8 2016
366 lecturas

Despacito por las piedras

EN COLOMBIA Y BRASIL OPINÓ EL PUEBLO: HUBO NOVEDADES

Los pueblos de Colombia y Brasil fueron llamados a opinar y lo hicieron. En Colombia se trataba de un referéndum vinculante respecto a los Acuerdos de Paz, recientemente firmados en Cartagena. En Brasil fue la votación para elegir autoridades municipales en todo el país.

EN COLOMBIA SE IMPUSO EL ¡NO! A LOS “ACUERDOS DE PAZ”
Después de 52 años de guerra civil con millones de personas desplazadas, centenares de miles de muertos y 4 años de negociaciones, hace menos de dos semanas, se firmaron los Acuerdos de Paz entre la guerrilla de las Fuerzas Armadas Colombianas (FARC) y el gobierno de ese país. El marco que tuvo esa firma fue realmente importante. Estaban presentes el Secretario General de las Naciones Unidas y 15 presidentes, entre ellos Macri.
Después de esa “puesta en escena” parecía que el referéndum del domingo pasado confirmaría el ¡Sí! a los Acuerdos de Paz. Sin embargo, por menos de 1 punto de diferencia venció el ¡NO! Partiendo de la base que tal resultado tiene múltiples causas es conveniente señalar algunas cuestiones que emergen de esta consulta.
Una de las claves es que hubo una abstención superior al 60%. Después no se puede dejar de señal que a esta partición, prácticamente por mitades del electorado, e le agrega otra división. Se trata de la existente entre las zonas urbanas y las campesinas. En las primeras hubo mayoría del ¡NO! y del ¡SI! en las segundas, donde la guerra y sus efectos se sienten con mayor fuerza.
Otra cuestión que influyó en el resultado es el escaso apoyo público que tiene el Presidente Juan Manuel Santos. Muchos votos por el ¡NO! eran en realidad contra el actual Presidente. Quien jugó fuerte contra los Acuerdos de Paz fue el ex Presidente Álvaro Uribe, este resultado le ha dado un poder que no tenía.
De hecho es difícil encontrar ciudadanos que votaran por la guerra. El voto negativo tuvo entre sus causas las señaladas y algunas cláusulas del propio Acuerdo, por ejemplo que se le reconociera a las FARC la posibilidad de designar un núcleo de legisladores propios, al margen de los resultados electorales, o un subsidio a los combatientes para facilitar su reingreso a la vida civil. Esto último, en medio de una angustiante situación económica para vastos sectores populares, fue publicitado como un privilegio.
El futuro es incierto. Uribe sostiene que hay que asegurar la paz pero cambiando los términos del Acuerdo firmado; las FARC, los grandes perdedores, piden su vigencia y ratificación y Santos ya está en conversaciones con Uribe y las FARC mientras anuncia que el 31 de octubre se termina el actual cese de fuego bilateral. Cuando el panorama parecía complicado para el proceso de Paz vino el Premio Nobel de la Paz para el Presidente Santos, como “un reconocimiento al duro trabajo y a la muy importante iniciativa por la Paz”, según la comunicación oficial de quienes le otorgaron tal distinción. Ahora tiene mejores condiciones para nuevas y urgentes negociaciones, mientras las fuerzas de la FARC vuelven a sus bases en las zonas que habían abandonando para integrarse al Proceso de Paz, ahora en riesgo.

BRASIL RATIFICA RETROCESO DEL PARTIDO DE LOS TRABAJADORES (PT)
El –hasta hace poco- oficialista Partido de los Trabajadores vivió, el domingo pasado, otra triste jornada. Se realizaron elecciones municipales y el PT, que viene de ejercer durante 13 años la presidencia del país, quedó fuera del gobierno de todas las grandes ciudades brasileñas, con resultados parecidos a los que tenía –en elecciones de la misma categoría- hace 20 años atrás.
En estas elecciones podían votar 144 millones de ciudadanos en 5568 municipios brasileños. Creció notoriamente el voto el ausentismo, el voto en blanco y los nulos, que sumados alcanzan el 33% del padrón electoral.
Los resultados también fueron malos para el PMDB partido del actual Presidente Michel Temer. Las mayores victorias se las adjudicó una fuerza neoliberal el PSDB. Otro partido que tuvo un significativo avance es el Partido Socialista en Libertad (PSOL), una fuerza disidente del PT que –en segunda vuelta- dará pelea por la gobernación de Río de Janeiro.
Los resultados de las elecciones municipales no dan una pauta clara sobre las perspectivas electorales para las elecciones presidenciales de 2018, para las cuales Luis Inácio “Lula” da Silva, del PT se mantiene al frente de las preferencias públicas.

Juan Guahán

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario