Jun 24 2018
818 lecturas

Despacito por las piedras

En el libro de la infamia

En el libro de la infamia hay páginas de todas las lunas. Páginas de todos los colores, de todos los grises, blancas y negras. Páginas en tablillas de cerámica, en cartón, en papel, digitales. Páginas en idiomas de pueblos que ya no existen, de pueblos cercanos y remotos, de pueblos elegidos, de pueblos olvidados, de todos los pueblos. Páginas de las religiones, de los imperios, de los grandes medios, de los ejércitos poderosos y débiles, de las trasnacionales, de los fondos monetarios, de los bancos nacionales y mundiales. Millones de muertos.
En las p√°ginas de la infamia hay historias de todas los tiempos, de todas las tierras, de todos los cielos, de todos los mares. Desde Sumer hasta ac√°, hay guerras en cada rinc√≥n, m√°s peque√Īas o m√°s grandes. Desde el antiguo Egipto hasta ac√° el hambre sigue siendo un arma de la muerte. Millones de muertes.
En las p√°ginas de la infamia hay frases de se√Īores-dioses de la guerra, hay historias de alg√ļn dios que pide quemar a todo un pueblo, hay conquistas y matanzas en nombre de Dios, hay bombas en Hiroshima y en cualquier lugar, hay barcos en el Mediterr√°neo, hay muros, muchos muros. Millones de muertos.
En el libro de la infamia, todos los d√≠as se escriben p√°ginas: cientos de ni√Īos en jaulas que parecen ofrendas del sacerdote de la Casa Blanca para un dios de Wall Street, es una nueva p√°gina, una triste p√°gina, hiriente, de este libro sin fin‚Ķ
Kintto Lucas

 

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


    Su nombre (requerido)

    Su Email (requerido)

    Amigo(requerido)

    Mensaje

    A√Īadir comentario