Feb 14 2012
1223 lecturas

OpiniónPolítica

En marcha la locura de una nueva guerra

Nuestros tiempos tienen que forzar las condiciones que hagan realidad las palabras de la Carta de las Naciones Unidas: ‚ÄúNosotros los pueblos hemos resuelto evitar a las generaciones el horror de la guerra‚ÄĚ. Pero no son los pueblos sino unas √©lites descabelladas las que, una vez m√°s, pretenden imponer a la humanidad el desquiciamiento de una nueva guerra.

Nosotros seguimos el curso cotidiano de nuestra vida, lo sigue la sociedad, pero a nuestras espaldas y con resuelta determinación Estados Unidos e Israel aceleran los preparativos de la guerra contra Irán.

Estados Unidos, que tiene más de 60 bases militares e instalaciones en la zona de Oriente Medio con un Comando Central en Qátar, ya ha enviado a Israel más de 8.000 pilotos y técnicos aéreos del ejército estadounidense. A los países vecinos de Irán cerca del Estrecho de Ormuz ha enviado reservistas de la Fuerza Aérea, aviones, 110 aviadores, más de 15.000 marines y en Kuwait se han replegado una buena parte de las tropas sacadas de Irak.

Al mismo tiempo, en colaboraci√≥n con los servicios secretos de la Mossad, viene financiando a grupos terroristas dentro de Ir√°n y a ellos se les atribuye el asesinato en los dos √ļltimos a√Īos de los cinco cient√≠ficos iran√≠es. Cosa que varios senadores estadounidenses han celebrado como una cosa maravillosa, pues puede, entre otras cosas, servir para poder apropiarse de los recursos energ√©ticos del pa√≠s.

Estados Unidos sigue reforzando el Consejo de Cooperaci√≥n del Golfo (Arabia Saudita, Q√°tar, Bahrein, Kuwait, Om√°n, Los Emiratos √Ārabes Unidos) con armas y con un sistema de escudos antimisiles. En el 2004, Israel invadi√≥ L√≠bano y en el 2008-2009 hizo la agresi√≥n a Gaza. Desde entonces, Estados Unidos ha incrementado el suministro de armas a Israel.

La quinta flota de Estados Unidos en el Golfo P√©rsico se ha reforzado aumentando el n√ļmero de portaaviones, varios de ellos nucleares. En noviembre de 2011 han probado un nuevo misil hipers√≥nico de ‚ÄúAtaque Global Inmediato‚ÄĚ, lanzado a una velocidad de 6 mil km. hora, que puede alcanzar cualquier parte del mundo. La Fuerza a√©rea dispone de una nueva bomba llamada ‚ÄúPenetrador Masivo de Artiller√≠a‚ÄĚ, armada con una cabeza de uranio, capaz de penetrar 60 metros de hormig√≥n (38 m. de roca dura). Tiene el poder destructivo de una peque√Īa bomba nuclear. El Pent√°gono ha pagado $ 330 millones para poder producir 20 de estas bombas.

En el presente, el Pentágono pone énfasis en una guerra robotizada con aviones no tripulados, con el uso de mini-drones MALDI (dirigidos a interferir los radares enemigos), con la guerra espacial e informática y la expansión de bases de operaciones especiales por todo el mundo.

Despu√©s de haberse reunido en diciembre pasado altos mandos de Estados Unidos e Israel, han comenzado a realizar maniobras militares conjuntas de defensa, guiadas por radar y computadora como nunca antes se han realizado. Israel est√° haciendo simulacros sorpresa para comprobar la disponibilidad de su ej√©rcito y asegurar la continuidad de Gobierno, en el caso de una evacuaci√≥n y reubicaci√≥n del mismo. Miembros del Gobierno de Israel han pedido un bloqueo masivo de Ir√°n por mar y aire. Ehud Barak ha dicho: ‚ÄúEstamos listos para atacar ahora‚ÄĚ. No es de extra√Īar, por tanto, que Rusia haya programado maniobras militares en la zona en previsi√≥n de un ataque militar de Estados Unidos e Israel a Ir√°n.

Lo dicho hace entender que el gasto de defensa de Estados Unidos, que llega a un 50 % del gasto militar mundial, se haya doblado en el √ļltimo decenio, alcanzando la cifra de $ 553.000.000.000.

Los datos aducidos son preocupantes, en el sentido de que el poder de minorías nacionales desalmadas contradicen y se imponen al sentir mayoritario de la sociedad.
Todas las guerras son demenciales, pero lo son mucho más las guerras de nuestros días. Sin embargo, con su poder mediático ingente, logran ocultar esa demencia y presentarla como necesidad imperiosa frente a otros males mayores que sobrevendrían sin la guerra. Y así comienzan a marearnos con su hipócrita retórica. Lo sabemos y lo hemos experimentado hasta la saciedad en las guerras de Irak y Afganistán. Pero, han logrado paralizar nuestra acción y conducir arrogantemente lo que esperaban iba a ser un triunfo. Hoy, se retiran con la amargura del fracaso. Pero retornan sin aprender, condenados a proseguir el fatal recorrido de sus intereses imperialistas, aunque cueste millones de vidas y laceren hasta la médula al resto de la humanidad.

El clamor creciente contra la guerra brota del corazón de los pueblos. Nos habíamos hecho a la idea de no reincidir nunca más en semejante locura. Nadie, dentro de la política occidental, pide que países como Estados Unidos, Francia, Inglaterra, India, Rusia, Israel, etc. que poseen armas nucleares, se desarmen y se sometan a los dictados del Consejo de Seguridad.

En este punto, se hace patente la contradicci√≥n m√°s obscena: prohibir a unas naciones lo que a otras se permite, por la sola raz√≥n de que s√≥lo as√≠ se puede conseguir con la fuerza lo que no es posible con el Derecho. ¬ŅPor qu√© Ir√°n no y otras naciones s√≠? ¬ŅQui√©n se imagina que Estados Unidos se desarme y destruya su arsenal at√≥mico si otras naciones se lo piden y que, de no hacerlo, le ser√°n enviados inspectores internacionales y se le constre√Īir√° a hacerlo con la guerra?

La desigualdad es la piedra angular de toda la historia colonizadora e imperialista y la clave que sustenta la ventaja y superioridad de unas naciones sobre otras. Hay, de parte de quienes más dicen defender la justicia y el Derecho Internacional, una transgresión palmaria de los mismos. Basta con leer los dos primeros artículos de la Carta de las Naciones Unidas:

‚ÄúLos prop√≥sitos de las Naciones Unidas son: 1. Mantener la paz y seguridad internacionales, y con tal fin: tomar medidas colectivas para prevenir y eliminar amenazas a la paz y para suprimir actos de agresi√≥n u otros quebrantamientos de la paz; y lograr por medios pac√≠ficos, y de conformidad con los principios de la justicia y del derecho internacional , el ajuste o arreglo de controversias o situaciones internacionales susceptibles de conducir al quebrantamiento de la paz. 2. Fomentar entre las naciones relaciones de amistad basadas en el respeto al principio de igualdad de derechos y de la libre determinaci√≥n de los pueblos, y tomar medidas adecuadas para fortalecer la paz universal‚ÄĚ (Cap√≠tulo I, Art√≠culo 1) .

‚ÄúPara la realizaci√≥n de estos prop√≥sitos la Organizaci√≥n y sus miembros proceder√°n de acuerdo con los siguientes principios: 1. La Organizaci√≥n est√° basada en el principio de la igualdad soberana de todos sus miembros‚ÄĚ (Cap√≠tulo I, art√≠culo 2).

La praxis hist√≥rica de determinadas pol√≠ticas nos lleva a concluir que, en realidad de verdad, esa igualdad soberana es humo de pajas. ¬ŅPor qu√© unas naciones pueden tener armas de destrucci√≥n masiva y otras no?

Quiero aplicar al momento presente, lo mismo que cuando la guerra de Irak escribi√≥ Eduardo Galeano: ‚ÄúEl presidente del planeta anuncia su pr√≥ximo crimen en nombre de Dios y de la democracia. As√≠ calumnia a Dios. Y calumnia, tambi√©n, a la democracia, que a duras penas ha sobrevivido en el mundo a pesar de las dictaduras que Estados Unidos vienen sembrando en todas partes desde hace m√°s de un siglo‚ÄĚ.

Estoy convencido que una guerra como la que se está anunciando es del todo injustificable y representará la muerte de grandes valores para una convivencia internacional justa, libre y pacífica.

РBenjamín Forcano es sacerdote y teólogo.

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


    Su nombre (requerido)

    Su Email (requerido)

    Amigo(requerido)

    Mensaje

    A√Īadir comentario